Mercedes Clase G: La gracia de lo feo

Después de 40 años de existencia, este emblemático todoterreno de Mercedes-Benz sigue siendo una caja de sorpresas para sus fanáticos y detractores.

Revista Motor

10:37 a.m. 25 de enero del 2018
Mercedes-Benz Clase G

Mercedes-Benz Clase G

Se ve igual, pero distinto; moderno y clásico; supertecnológico y tercamente rústico; bien portado, pero muy agresivo. Así es el Clase G, pionero del segmento del mismo nombre y sobreviviente a las tendencias mundiales de diseño que lo masifican todo.

Sí. Aunque cueste creerlo, el G 500 de Mercedes- Benz cambió. Y mucho. Para empezar, creció un poquitín a lo largo y a lo ancho (cuestión de la edad) para recibir todo el ‘tripaje’ tecnológico propio de los 4x4 purasangre como este y, de paso, favorecer a los cinco pasajeros que admite en su interior.

De puertas para adentro, las nuevas medidas permiten 38 milímetros adicionales de espacio para las piernas de conductor y pasajero y 150 para los tres que viajan en la banca posterior, mientras que el volumen para los hombros y los codos alcanza 38 y respectivamente.

La carrocería se levanta 270 milímetros, una altura sobre el piso nada despreciable que le permite trepar sin problemas sobre terrenos aptos para hacerlo y le otorga una capacidad de vadeo (inmersión en el agua) de hasta 70 centímetros, 10 más que su antecesor. Permanece estable hasta los 35 grados cuando se ladea (siete más que el modelo actual) y logra ángulos de 31 grados (entrada) y 30 grados (salida).

Mercedes-Benz Clase G

.

Todas estas cifras hablan de su verdadera vocación, la misma otorgada al primer prototipo que pusieron a andar Daimler-Benz y su socio austriaco Steyr-Daimler-Puch, en 1972, con motores diésel y de gasolina, tracción total y un chasís de vigas, los mismos que equiparon al primer ejemplar cinco años más tarde.

En el nuevo G, el eje delantero fue replanteado respecto al de su predecesor con el fin de otorgarle mayor seguridad en destapado y en la carretera. Unido a esto, los diseñadores probaron componentes moldeados con diferentes grados de acero para el esqueleto y con aluminio para techo, puertas y bastidores, que dieron como resultado una reducción del peso de 170 kilos respecto al modelo anterior.

La masa de los pilares A y B, de acero ultrarresistente, fue reducida, una decisión que no influyó en la estabilidad de este cajón con ruedas, ni mucho menos en su rigidez torsional, la cual aumentó un 55 por ciento para someterlo a terrenos extremos, sin ruidos ni vibraciones, manteniendo su carácter confortable.

Mercedes-Benz Clase G

.

La nueva suspensión, diseñada en conjunto con AMG, también fue definitiva para lograr su buen comportamiento: es independiente, de doble tijera adelante y eje rígido atrás, este último controlado por cuatro brazos y con barra estabilizadora.

Semejante engranaje le permite un viaje seguro en destapado al tiempo que lo hace sentir como una verdadera limusina en la carretera, pues la carrocería logra descender hasta 82 milímetros y recuperarse hasta 142 en ondulados pronunciados. En otras palabras, no presenta ‘topeteos’ molestos, aun en condiciones extremas.

Otra novedad es el selector de cinco opciones de conducción, que modifica las entregas del motor, la transmisión, la suspensión y la dirección de acuerdo con los requerimientos del chofer. Trabaja de la mano de un sistema de articulación automática que le otorga rigidez a la amortiguación si el vehículo ‘nota’ que lo están conduciendo a gran velocidad, o la ablanda si se siente circulando sin aspavientos.

Mercedes-Benz Clase G

.

Mercedes-Benz destapó la versión G 500 en el Salón Naias de Detroit, equipada con un motor V8 de 4,0 litros biturbo de 422 caballos de potencia y 610 Nm de torque, amarrado a una nueva transmisión de nueve velocidades G-Tronic con convertidor de torque (fabricada, exclusivamente, para este modelo), la cual mejoró la respuesta del motor entre cambio y cambio y, consecuentemente, optimizó el consumo de combustible.

Fue presentada por uno de los miembros de la junta de Daimler AG, que la calificó como “un G que sigue siendo G, pero mejor”. Es la definición que acompaña a estos camperos de lujo, herederos indiscutibles del tatarabuelo del clan (el 200 GE de 1979) y, en el modelo que nos ocupa, dotado de toda una gama de soluciones tecnológicas y mecánicas de última generación que tomaría varias páginas nombrar y describir.

Mercedes-Benz Clase G

.

Con sutiles retoques exteriores
Los cambios exteriores más evidentes son luces delanteras de tecnología led con tira circular para iluminación diurna, los stops traseros (más estilizados), la parrilla con travesaños dobles y la estrella sobre fondo negro, además de los protectores de los guardabarros (más delgados) y los espejos laterales redondeados. Conserva las prominentes luces de cruce delanteras, los anchos boceles laterales y las bisagras de las puertas a la vista.

Mercedes-Benz Clase G

.

Caja de pandora
La fábrica de Steyr-Daimler-Puch, ubicada en Graz (Austria), armó el primer todoterreno de Mercedes-Benz, reconocido como Geländewagen (vehículo todoterreno) y equipado inicialmente con cuatro motores diferentes, potencias de entre 72 y 156 caballos y tres carrocerías: cuatro puertas, cupé y cabriolet. En 1989 inició su proceso evolutivo y en 1993 fue bautizado oficialmente ‘Clase G’. En el 2017 emergió de la línea de producción de Graz la pieza número 300.000 de este emblemático tropero.

Mercedes-Benz Clase G

.

DATOS
107.400 euros es el precio de lanzamiento de la versión G 500 2019, que empezará a rodar en junio de este año en los mercados mundiales. Equipará, de serie, todas las novedades, como las luces ledes, el paquete de asistentes de conducción, los asientos en cuero y el tren motor descrito en este texto. Aquí pasará de los 400 millones de pesos.

El tablero es digital, pero refleja el odómetro y el velocímetro de forma análoga para conservar el estilo ‘g’ de siempre. Las rejillas del aire reproducen la forma de las luces delanteras, y la enorme pantalla de 12,3 pulgadas, opcional aquí, es la misma que equipa el sedán Clase S.

El Clase G contempla series limitadas, como el Mercedes-Maybach Landaulet (2017) que registramos en nuestra edición 669, o el enorme g 500 4x4 2 (2015). La versión AMG fue lanzada en su aniversario 25 como g 55 AMG Kompressor y hoy se ofrece como g 63 AMG, de 571 caballos, y g 65 AMG, de 630 caballos de potencia, con molduras más agresivas y acabados exclusivos.

Ficha técnica
Versión: G 500
Motor: V8 biturbo de 4,0 litros
Potencia: 422 caballos
Torque: 610 Nm a 2.000-4.750 rpm
Caja: 9 marchas G-Tronic
Impulsión: 4x4

Noticias recomendadas

Más noticias

Muchas ideas, pocas alternativas

Los fabricantes de vehículos de transporte masivo tienen 4 alternativas viables y reales de propulsión: eléctricos, a gas, híbridos y diésel Euro VI. 

Agenda de actividades a motor

Información sobre la tercera fecha del Campeonato Total Lubricantes TC 2.000 Colombia, la F1 en Francia y más.

Visión de 360 grados para motos

Ride Vision, una compañía israelí, presentó un prototipo de sistema anti colisión para motocicletas, que bien podría llegar a producción.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.