El Mercedes Benz Kompressor C-220 se sobró en clase

Con aspecto más agresivo y motor más potente, este bello auto llega por debajo del precio del modelo que reemplazó, el Kompressor C-180.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

Un carro que tiene unas curiosas ranuras en las pastas de los ¿stops¿, que hacen parte de un muy bien estudiado diseño aerodinámico que se complementa con la caída del bómper trasero para en conjunto lograr un efecto de alerón de auto de carreras, tiene que descrestar a cualquiera.

Y si a eso se le agrega una buena pinta exterior, un interior refinado, una máquina estupenda y tecnología de punta en todos sus detalles, aquel que tenga la plata lista se lo lleva puesto, pues al nuevo Mercedes Benz Clase C no le bastan los innumerables atributos físicos, sino que tiene uno aún más atractivo: el precio, pues más motor y más juguetes cuestan menos que el modelo anterior. El precio es de 115 millones de pesos.

En cuanto a la mecánica, el C-220 incluye un motor de 2.2 litros de cuatro cilindros y 184 caballos de potencia que aceleran ¿como los dioses¿, pues el sistema de alimentación de aire, conocido como Kompressor, hace las veces de turbo y compensa la falta de oxígeno a la altura de ciudades como Bogotá.

Algo particular de este Mercedes es que la aceleración puede ser muy rápida o muy suave, dependiendo de la presión del pie sobre el acelerador. Así, el usuario lo puede llevar al tope del velocímetro (de cero a 100 kph en poco más de 8 segundos y hasta 225 kph) si quiere sentirse en un deportivo; o disfrutarlo aún más si lo maneja suave, mira el paisaje y se deja consentir por la suavidad de los asientos, el confort del habitáculo y el silencio del interior.

El modelo viene con caja automática de seis velocidades y opción para manejo secuencial, cuyos cambios casi ni se sienten, gracias al óptimo escalonamiento de las diferentes marchas.

La suspensión es supremamente suave, aunque eso no debe preocupar a los gomosos del manejo más agresivo, pues con un solo botón se puede poner en modo de ¿agility control¿, que endurece las suspensiones para cruzar con mayor velocidad y agarre.

Los frenos, con varias ayudas tecnológicas, como sistema antibloqueo ABS y control de la fuerza de frenado, detienen el carro en una fracción de segundo, vaya impulsado o no, y son de las características mecánicas que primero saltan a la vista.

Con esa calidad de frenos las detenciones sobre cualquier tipo de terreno son, en definitiva, mucho más seguras.

Un avión por dentro
A pesar de la sencillez de su interior, la clase y el buen gusto priman sobre cualquier otro aspecto. Es tan discreto el tablero, por ejemplo, que la pantalla LCD a color en la mitad de este no se ve, a menos que se abra una tapa bajo la cual yace un monitor que muestra de forma gráfica el dial del radio, los ajustes del clima interior y otras funciones del vehículo.

Lo que aparece en la pantalla se maneja con facilidad desde un botón que gira sobre su eje y se desplaza hacia delante o hacia los lados, bastante intuitivo y amigable, ubicado justo detrás de la barra de cambios.

Los mandos de las puertas, para controlar el bloqueo central y las ventanas, también tuvieron su rediseño, pues en este modelo se encuentran al alcance de la mano izquierda, sin levantarla del apoyabrazos, cosa que sí sucedía con el modelo C-180.

Otros detalles del interior son los mandos del radio en el timón y la tecnología Bluetooth, que usa el sistema de audio como sistema manos libres; mientras que en el exterior se destacan el cromo en mayor abundancia, las direccionales empotradas en los retrovisores y, por supuesto, los ¿stops¿, que hacen las veces de alerón.

FICHA TÉCNICA
Motor: 2.2 litros, cuatro cilindros.
Caballos de potencia: 184.
Alimentación: inyección multipunto.
Dirección: hidráulica.
Caja de cambios: automática de seis velocidades, con opción para manejo secuencial.
Frenos: de disco, ventilados adelante y sólidos atrás, con ABS y EBD.
Accesorios: radio CD con mandos en el timón, ocho airbags, sillas con memoria para su ajuste, tapicería en cuero.
Precio: 115 millones de pesos.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.