Mercedes Benz presentó el estrato más alto de la Clase S

Más poder y más lujo es la fórmula que resume el nuevo S65 AMG Coupé que cuenta con un descomunal motor biturbo V12 de 6 litros y 630 caballos de potencia. Estética y equipo también exudan distinción.

Redacción Motor

05:10 a.m. 15 de julio del 2014

Fotos del nuevo Mercedes Benz S65 AMG Coupé

El 'más más' de la casa alemana se renovó y se estrenó a nivel mundial como el máximo exponente del lujo, la elegancia y la deportividad de Mercedes Benz: la edición de la carrocería coupé del Clase S que tiene todas las hormonas y los aditivos deportivos de la división especial AMG.

Su nombre completo S65 AMG Coupé y su alma depende del más grande de los motores, un V12 de 6 litros de cilindrada que se alimenta mediante dos turbos y que le permite disponer de  630 caballos de potencia y un bestial torque de 1.000 Nm que están disponibles desde prácticamente desde la primera acelerada, unas 2.300 vueltas.

Con semejante 'pulmón' este coupé puede acelerar de 0 a 100 kph en apenas 4.1 segundos y su velocidad máxima es de 250 kph, contenida electrónicamente por regulación pues este bólido alcanza con facilidad los 300 kph.

A este bloque se acopla una transmisión AMG Speedshift Plus Tronic de siete velocidades y con tres modos de conducción (Controlled Efficiency, Sport y Manual), mediante la que se administra todo el poder que se pone en el suelo a partir del eje trasero.

Pero AMG no sólo prestó su corazón más grande. Este carro cuenta con la suspensión deportiva de la división que tiene el sistema Magic Body Control y que le permite utilizar una función de balanceo en curvas que se tomen entre los 15 y los 180 kph (una barbaridad) para ayudarle al conductor a circunscribirla con la inclinación de la carrocería para tener durante toda la trayectoria el contacto total con la vía y para que los pasajeros apenas sientan la maniobra.

También tiene una suspensión especial que 'escanea' la carretera gracias una cámara instalada en el parabrisas y a partir de su lectura ajusta la suspensión de acuerdo al terreno al que se aproxime. Este sistema trabaja de forma conjunta con la dirección. Y para completar el paquete, los frenos son ahora 20 kilos más ligeros y resisten temperaturas más elevadas y las 'pinzas' se pueden pedir en color gris, rojo o en cerámica.

En materia estética, la diferencia con los 'normales' Clase S son las enormes entradas de aire y los bomperés voluminosos con sus espacios cromados, una parrilla muy deportiva de una sola 'ala' con el logo enorme dividiendo esa boca, los rines de 20 pulgadas de diseño deportivo y con las inscripciones AMG y los escapes cromados.

En la presentación de la cabina, la deportividad corre por cuenta de los asientos tipo cubo en cuero y el volante de tres radios con levas para los cambios, mientras que el cuadro de instrumentos tiene dos pantallas de  12.2 pulgadas TFT de alta resolución, el sistema Head-Up Display y una pantalla táctil en la consola central para manejar los sistemas de infoentretenimiento.

Claro y no faltan las asistencias de cambio involuntario de carril, de parqueo y de alerta de ángulo muerto, un sistema profesional de sonido, cámara de 360 grados y navegación entre un gran arsenal de equipo.

Su precio, igual que sus músculos, está fuera del alcance de la gran mayoría, pues en Alemania, su hábitat natural, cuesta más de 330.000 dólares.

Fotos del nuevo Mercedes Benz S65 AMG Coupé

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.