Mercedes Benz presentó la variante de tres ejes del poderoso G63 AMG

Cuatro ruedas no fueron suficientes para desenfundar toda la agresividad innata de un todoterreno, por esa razón Mercedes-Benz creó un vehículo capaz de abordar sin complejos la laboriosa tarea.

Redacción Motor

04:45 p.m. 30 de septiembre del 2013

Ver en imágenes la 'bestia' más potente de Mercedes-Benz

Hace varios meses una revista alemana ‘interceptó’ un par de estos ejemplares G63 AMG 6x6 en traje de civil, viajando en plataformas y listos para salir rumbo a Emiratos Árabes. Camino a Medio Oriente fueron capturadas algunas imágenes de dos gigantes en versión pick up. Luego de ese espionaje, Mercedes anunció que en octubre pondrá a la venta 30 unidades de este singular 6x6, a un precio que casi triplica el G63 AMG de serie (alrededor de 500.000 dólares), convirtiéndolo además en el segundo modelo más caro de la marca alemana, detrás del SLS Drive Electric.

Las seis voluminosas ruedas motrices giran sobre tres ejes especiales independientes, que al actuar de forma autónoma le garantizan la mejor adherencia posible con la superficie. Tiene una altura final sobre el suelo de casi 2,3 metros, que se ven equilibrados con un ancho de 2,1 metros, un peso de 3,85 toneladas y su imponente diseño. Usa un bastidor especial, amortiguadores Ohlins con sistema de control de presión de neumáticos marca Hutchinson, ideal para todo terreno y operable en tiempo récord, y una transmisión que combina cinco diferenciales que se pueden bloquear mientras el vehículo está en movimiento.

En lo que concierne al sistema de presión de neumáticos, este puede ser ajustado por el conductor, permitiéndole afectar el eje delantero o los dos traseros por separado, gracias a un compresor de alta capacidad y cuatro tanques de aire presurizado instalados en los pasos de rueda traseros, que permiten hacer toda la maniobra ¡en menos de 20 segundos!

Todas esas características hacen que el G63 AMG 6x6 se desenvuelva con gran facilidad en las condiciones topográficas y meteorológicas más complicadas, bajo una conducción confortable para semejante configuración. Y es que esta máquina combina los avanzados sistemas de confort de la clase G de Mercedes con el lujo que propicia la división AMG.

Todo ese andamiaje lo mueve el motor AMG V8 5,5 litros biturbo, que desarrolla 536 caballos de potencia y 760 Nm de par, cifras correctamente administradas por la transmisión automática AMG Speedshift Plus 7G-Tronic.  Adicionalmente, la transmisión cuenta con tres modos de funcionamiento y doble desembrague para descenso. El modo Eficiencia Controlada (C) ofrece la opción más económica para administrar los arrestos del motor. Las posiciones Deportiva (S) y Manual (M) ajustan el motor y la transmisión para un manejo más ágil.

Su exterior también lleva elementos de distinción, como la doble hoja horizontal sobre la parrilla frontal del modelo y unas luces led que van integradas sobre el borde superior del parabrisas. Los amplísimos pasos de las ruedas tienen un acabado rudo pero elegante, mientras la barra antivuelco en acero brilla como si quisiera contrastar con la sobriedad general del aparato.

Por dentro no se podía esperar menos. Un diseño elegante y bien pensado para sus ocupantes, incluye una gran pantalla a color con toda la información y el infoentretenimiento a la altura del modelo. Finos cueros y cuidadosas costuras; asientos independientes y ajustables eléctricamente, además control de temperatura, y para el techo y los pilares, revestimientos en alcántara.

FRASES:
No habrá terreno vedado para este enorme aparato cuyas dimensiones y peso de 3,85 toneladas lo circunscriben a usos muy específicos, y es menos universal que el Hummer.

La arena es una prueba de fuego para este 6x6, pues por su volumen y masa es más susceptible a enterrarse que un vehículo liviano, pero todos los sistemas de tracción y agarre de las ruedas lo sacan de cualquier atolladero.

RECUADROS:
Rústico pero lujoso
Este aparato, que es un rústico en el sentido de su presentación exterior y sus usos, es a la vez todo un producto con el confort de los modelos de la Clase G, agregando las diferencias que pone AMG no solamente en la mecánica sino también en la presentación y funcionalidad de los interiores, de tal forma que cruzar el desierto o incursionar en terrenos impensables es una aventura para el vehículo pero no para los pasajeros, que viajarán en primera clase. En la cabina no hay diferencias con la que ofrece el vehículo de serie, salvo las alturas de acceso y los mandos adicionales para los sistemas de transferencias de las cajas.

La altura sobre el piso
Mercedes recurre a un truco muy empleado en aparatos de fuera de carretera extremos para darles mayor altura sobre el piso: consiste en bajar el apoyo del eje central de las ruedas en el portamaza central, que se conecta con unas tijeras aligeradas que tienen la menor exposición a los obstáculos del terreno. La fortaleza de todos los elementos es evidente en esta foto, lo mismo que los rines ‘artilleros’ que montan las seis ruedas motrices.

Ver fotos de la versión más todoterreno de Mercedes-Benz

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.