Mini presentó la nueva cara de su modelo Cabrio

Llega en versiones Cooper y Cooper S, con motores Twin Power Turbo de tres cilindros y 1.5 litros y de cuatro cilindros y 2.0 litros, respectivamente.

Revista  Motor

10:54 a.m. 19 de abril del 2016
Nuevo aire al Mini

Nuevo aire al Mini

El descapotable de la marca inglesa llega con los mismos motores de tres y cuatro cilindros de sus pares de techo duro y un atractivo diseño que incluye cubierta de tela negra que se abre en dos tandas para llevarlo con sunroof o completamente destapado. Se ofrecerá en las versiones Cooper Cabrio Pepper, Cooper S Cabrio Pepper y Cooper S Cabrio Chili, de 122 millones, 162 millones y 164 millones de pesos, respectivamente.

El viento es otro accesorio que ofrece Mini dentro de su ya extensa oferta. Viene ‘instalado’, exclusivamente, en su convertible Cabrio, ahora con techo de lona que se pliega en 18 segundos mientras circula a una velocidad no superior a 30 kilómetros por hora.

Esta reencarnación del modelo del mismo nombre que vio la luz hace un cuarto de siglo por iniciativa de la empresa alemana Lamm (que convenció a Rover de fabricar un Mini con capota removible para ofrecerlo como vehículo de serie limitada), salta a los mercados mundiales con medidas más generosas que las del modelo inmediatamente anterior y equipado con los nuevos motores aportados por BMW: Cooper, de tres cilindros y 1,5 litros Twin Power Turbo de 136 caballos de potencia a 4.400 rpm, y Cooper S, de cuatro cilindros y 2,0 litros, también turbocargado, de 192 caballos a 5.000- 6.000 rpm, amarrado a las mismas transmisiones.

Son igual de nerviosos a los correspondientes de techo duro, pero aquí la sensación de deportividad se multiplica con el techo abajo y en el modo Sport de la caja Steptronic con levas de cambios en el timón del modelo Cooper S. Esta posición no solo cambia el sonido de la salida del motor (una virtud que agradecen mucho quienes les gusta llevar las revoluciones al límite), sino que además le otorga más torque y potencia al vehículo.

Nuevo aire al Mini

Nuevo aire al Mini

Como todos los Mini, los Cooper y Cooper S Cabrio fueron diseñados para llevar sentadas a cuatro personas, pero a pesar de sus medidas más generosas y a que la suspensión fue suavizada, lo cierto es que, por el tamaño de la cabina, su uso es sopor-table para conductor y acompañante, sobre todo en trayectos largos.

Estos cuentan con un completo equipo interior, que en el caso del Cooper S incluye asientos de cuero, climatizador de dos zonas, sistema de información y entretenimiento Mini Connected, y en seguridad, airbags frontales, laterales para la cabeza y de tórax, en todos los modelos.

Fiel a su estilo

Las unidades lumínicas delanteras, de tecnología led, los stops traseros y la parrilla ovoide con entradas de aire inferiores son idénticos a los de los modelos Cooper y Cooper S de última generación. El Cooper S Cabrio que manejamos calza rines de 16 pulgadas de diseño exclusivo (de 15 la versión Cooper Cabrio) e incluye un completo equipo, como alertas de parqueo, sensores de luces y de lluvia, encendido sin llave con función start/stop y un baúl de 215 litros (de 160 con el techo abierto).

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.