¡El mini Mini!

La marca presentó la edición cupé que es la mínima expresión de su carro en tamaño pero una de las máximas en deportividad. Con solo dos asientos, un baúl enorme y cuatro opciones de motorización.

Redacción Motor

05:04 a.m. 28 de junio del 2011

Motores diésel y gasolina que van desde los 122 hasta los 211 caballos de potencia.

Cuando un carrocero quiere hacer un verdadero deportivo, los primeros rasgos que plasma son una carrocería compacta, un espacio interior biplaza, un buen motor y un diminuto baúl. Todo eso lo tiene el nuevo Mini cupé, excepto por el baúl, lo cual más allá de ser un defecto se vuelve una cualidad.

Así, este es un carro que nació cupé pues tiene un reglaje especial en el chasis que se estructuró en tres volúmenes, motor, habitáculo y maletero, lo que se hace por primera vez en la historia de la marca y cuenta con un nuevo reparto de pesos de la carrocería para que su manejo sea muy similar al de un kart a pesar de medir 3.72 metros de largo y 1.37 de alto, lo que lo hace 6 milímetros más pequeño que sus hermanos mayores, pero manteniendo la misma una distancia entre ejes de 2.46.

De la misma forma, está 29 milímetros más pegado al piso y recibió un trabajo de diseño en el techo que tiene forma de casco y le provee una aerodinámica sobresaliente ya que el flujo de aire a altas velocidades se conduce hacia el deflector posterior y trabaja en conjunto con el alerón trasero que se regula automáticamente cuando el auto supera los 80 kph.

En el manejo dinámico del Mini Cooper cupé, de tracción delantera, intervienen la dirección con asistencia electromecánica que se endurece en proporción a la velocidad, el sistema de estabilización
DSC que viene de serie y refuerza la tenida en las curvas.

La potencia está a cargo de cuatro motores de 1.6 litros, de los cuales tres son de gasolina y uno de diésel. De hecho, la motorización equivale al mismo número de modelos. En el primer escalón se encuentra el Mini Cooper cupé de 122 caballos de potencia cuya velocidad máxima es de 204 kph, le sigue el Mini Cooper S cupé de 184 caballos que alcanza 230 kph y el más potente, el John Cooper Works cupé, de 211 caballos y 240 kph. El motor de diésel lo tiene el Mini Cooper SD cupé de 143 caballos y un tope de 216 kph. La transmisión de serie es una caja manual de seis velocidades adelante y hay una opcional automática de seis.

De esta forma, el cupé se suma a la familia Mini que comercializa en el mercado local el Clubman, el tres puertas, el Cabrio y el Countryman.

La máxima expresión
La edición Mini John Cooper Works cupé tiene el motor de gasolina más potente con turbocargador e inyección directa y el bloque y el cárter hechos en aluminio, los pistones reforzados y cigüeñales de peso optimizado. Entrega su potencia máxima a 6.000 rpm y su par máximo es de 260 Nm, que con la función overboost puede llegar a ser de 280 Nm. Así puede acelerar de 0 a 100 kph en apenas 6.4 segundos. De forma adicional y para darle mayor agarre a esta 'bestia' se le dotó de control de tracción y bloqueo electrónico del diferencial. Además, cuenta con enormes discos de frenos en las cuatro ruedas y rines de 17 pulgadas.

FRASE

Hay un chasis opcional para la versión John Cooper Works, con lo
que el carro queda 10 milímetros más bajo, los amortiguadores son más duros y las barras estabilizadoras más anchas.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.