No es un mito, existen diferentes niveles de seguridad automotriz dependiendo el mercado

Mientras en Europa el control de estabilidad se volvió norma para todos los carros nuevos, en mercados como el nuestro ni el ABS ni el Airbag son obligatorios y en otras latitudes la cosa va peor.

Redacción Motor

04:58 p.m. 04 de noviembre del 2014

De mayor a menor. No es nuevo que los mercados más exigentes en materia de seguridad sean EEUU y Europa y hacia allí se dirigen los mejores carros y los equipos más avanzados en materia de seguridad y todas las normas se encaminan a, ojo a la palabra, "democratizar" la seguridad para los compradores de carros nuevos.

Esto significa que desde el más popular, en términos de precios, de los carros que se venden en estos mercados y gracias a una normatividad coherente, se vende con airbags y frenos abs. Y ahora , a partir del 1 de noviembre, Europa da un paso más: suma el control de estabilidad a la lista de elementos de serie que deben estar en TODOS los carros nuevos.

Esa 'loable' ley que incluye a todos los vehículos hasta de 3.5 toneladas de peso, lo cual no sólo incluye a los autos y camionetas particulares, sino incluso a las vanes y pequeños camiones urbanos.

De esta forma, Europa entra a formar parte junto con Estados Unidos y Canadá, como los mercados en los que este sistema es obligatorio y eso que en el último año el 84 por ciento de los carros nuevos ya lo incluida de serie. Pero, como este tipo de leyes allá es para todos, pues ahora será el 100% el que los tenga.

Y a partir de allí, la seguridad en el resto de los mercados se va decantando. Por ejemplo, en el mercado latinoamericano aún hay muchos carros cuyas estructuras ni siquiera pasan las pruebas de choque hechas en la región. Y sí hablamos de equipamiento, son pocos los países que exigen que sean de serie elementos como el sistema ABS de frenos o los airbag.

Y en este caso, Colombia ocupa una de las deshonrosa plazas en las que no se ha podido ( o querido?) imponer como norma estos mínimos elementos de seguridad, por lo que para nuestro caso, la seguridad no está al alcance de todos.

Pero ese no es el peor panorama. En países como India se venden carros que ni siquiera registran una sola estrella de seguridad, ni una. Es decir, son poco más seguros que una moto o quizá ni eso. Y para la muestra, dos botones.

Los más recientes resultados de Global NCAP, una división de la organización que se encarga de hacer pruebas de seguridad para mercados como el de India, probó hace menos de dos días el Datsun y el Suzuki Maturi Swift, dos carros hechos en y para ese mercado. Y los resultados para ambos vehículos fueron 'vergonzosos'. (Suzuki Swift y Datsun Go en pruebas de Global Ncap)

La conclusión del estudio es que sus carrocerías son inestables y conllevan un alto riesgo para la vida de sus ocupantes adultos en caso de accidente y realmente los vídeos de las pruebas de choque son bastante evidentes. Sí eso pasa allá, que es el quinto productor de vehículos del mundo, da mucho para pensar y por el momento, la "democratización" de la seguridad seguirá estando en lo más alto de la pirámide.

Por eso, ante las muchas campañas de responsabilidad, los fabricantes y los gobiernos tienen una prioritaria, una verdadera campaña social de responsabilidad con lo que es el núcleo de su negocio: proteger la vida de quienes compran sus vehículos.

Datos

El control de estabilidad es un elemento de seguridad activa del automóvil que actúa frenando individualmente las ruedas en situaciones de riesgo para evitar derrapes, tanto sobrevirajes, como subvirajes. Fue desarrollado por Bosch en 1995, en cooperación con Mercedes-Benz y fue introducido al mercado en el Mercedes-Benz Clase S bajo la denominación comercial Elektronisches Stabilitätsprogramm (en alemán "Programa Electrónico de Estabilidad", abreviado ESP).

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.