Mitsubishi trajo al país el Montero Sport

Luce una pinta diametralmente diferente que delata un estilo de vida menos agreste que el de los reconocidos GLS y ‘Hard Top’ de cinco y tres puertas.

Revista Motor

05:38 p.m. 12 de julio del 2016
Montero Sport: cambio de sangre

Montero Sport: cambio de sangre

Llega con motores de gasolina o de diésel, caja automática de cinco o de ocho marchas y tracción delantera o 4x4.

El año 1982 marca el inicio del Mitsubishi Montero, el mismo periodo en que llegó a nuestro país luciendo una carrocería cupé cuadrada (de faros redondos y molduras rústicas), con la cual sedujo de inmediato a los amantes de los camperos, al punto que fue ensamblado desde 1989 hasta el 2013 por la desaparecida Compañía Colombiana Automotriz (CCA).

Montero Sport: cambio de sangre

.

Desde entonces han pasado cinco generaciones de un vehículo que nunca dejó de lado su vocación todoterreno, a pesar de la evidente evolución de su mecánica, su diseño (en 1989 empezó a comercializarse en Colombia la versión de cinco puertas) y las tecnologías que hoy lo acompañan. Al menos no hasta la aparición de este, bautizado Sport por sus creadores, el cual sigue siendo un tropero purasangre, pero enfocado a la buena vida de sus ocupantes gracias a las líneas exteriores y a su interior, claramente pensado en el confort.

Lo anterior para decir que el Montero Sport no dejará en la banca a los exitosos y muy diferentes modelos GLS (cinco puertas) y Hard Top (tres puertas). Más bien rodará por los mismos terrenos en que lo hace la SUV Nativa, de la cual heredó el estilo y la plataforma tecnológica (proveniente de la pick-up L200), pero con argumentos ligeramente diferentes, como tamaño, pinta y soluciones mecánicas, que lo ubican un escalón por encima de aquella.

Fue trazado con líneas mucho más anguladas y presentado con una pinta robusta que se manifiesta en los rines bicolor de las versiones más equipadas, el capó, el conjunto formado por el bómper, los faros delanteros, la parrilla y la entrada de aire inferior (enmarcada por dos enormes boceles verticales) y las unidades de luz traseras, las cuales dejan de lado los plásticos horizontales envolventes para darles paso a dos piezas tridimensionales que perfilan de arriba abajo la tapa del baúl y, consecuentemente, parecen escurrirse hasta el parachoques cuando están encendidas.

Montero Sport: cambio de sangre

.

A Colombia llegará a partir de este mes en cuatro versiones: dos equipadas con motor de gasolina de 2.998 centímetros cúbicos que logra 216 caballos de potencia y funciona con tracción delantera o 4x4 Super Select 4WD de segunda generación, y otras dos con una máquina de diésel de 2.442 y 2.477 centímetros cúbicos common rail , de 134 caballos (4X2, unido a una caja automática con modo secuencial de cinco velocidades), y de 178 caballos de potencia (4x4), amarrado a la nueva transmisión automática con opción manual de ocho velocidades, la misma que incorporan los dos modelos de gasolina.

Sus dimensiones generosas y detalles como la tercera fila de sillas que se despliega en el baúl, los dos anclajes Isofix para sillas de niños, el enfriador trasero, el calefactor para la segunda fila de asientos y los tapizados impermeables de los asientos de los modelos menos equipados delatan una vocación familiar, pero sin sacrificar el carácter todoterreno característico de Mitsubishi, especialmente en las versiones 4x4 (diésel y gasolina).

Montero Sport: cambio de sangre

.

El diseño de la cabina remite igualmente al lujo y el confort, pues incluye detalles de color cromo alrededor de la barra de cambios, en las puertas y bordeando la consola central, los cuales contrastan con el color negro de los asientos, tapizados en cuero (con ajuste eléctrico el del conductor) en los 4x4. El freno de emergencia eléctrico también es exclusivo de los modelos más equipados, al igual que las seis manijas de techo ubicadas a lado y lado de las tres filas de asientos, el portagafas de-lantero y los dos ganchos portavestidos instalados atrás.

Estas versiones (las de mejor equipamiento exterior e interior) fueron dotadas con luces exploradoras, lavafaros delanteros y sistemas de seguridad de última generación, como el selector de modos de tracción -que permite migrar de 2WD a 4WD (4H para terrenos ondulados y 4LLc para superficies deslizantes) y viceversa, a través de una perilla ubicada en la consola central-, o los asistentes de arranque en pendiente, descenso, estabilidad, tracción y frenado de emergencia, muy útiles sobre terrenos difíciles.

Además de estas ayudas, las versiones 4x4 incluyen un botón bautizado Modo off road, que con solo pulsarlo permite seleccionar la tracción para las superficies por las que se pretende circular (Barro/Nieve, Arena y Rocas) y que ajustan la potencia del motor, la transmisión y la eficiencia de los frenos para optimizar el uso del vehículo en situaciones extremas.

Montero Sport: cambio de sangre

.

Salvo por el tamaño de los rines (16 pulgadas en las versiones 4x2 y 18 pulgadas en las 4x4), las dimensiones de los cuatro modelos son las mismas: 4.785 milímetros de largo, 1.815 de ancho y 1.800 milímetros de altura, con una distancia entre ejes de 2.800 milímetros que permite una cabina de dimensiones generosas: 2.585 mm de extensión, 1.420 de ancho y 920 de alto, suficientes para llevar cómodamente a siete pasajeros.

Ellos pueden acceder a una instalación de sonido con cuatro altavoces y dos tweeters conectados a una pantalla central con radio AM/FM, ranura para discos compactos y puerto USB en todas las versiones, el cual se puede manipular desde el timón (salvo en el modelo de entrada) e incluye manos libres con control de voz o a través de mandos en el manubrio.

Estas ayudas son especialmente útiles para no distraer al conductor, que también tiene a su disposición otros sistemas de seguridad, como cámara de reversa con sensores de aproximación instalados en los cuatro modelos; alerta de punto ciego, encargada de captar y advertir la presencia de vehículos pequeños que se aproximan desde la zona posterior, y control crucero.

Montero Sport: cambio de sangre

.

En cuanto a su comportamiento en destapado, Mitsubishi puso especial atención en la forma del armazón, bautizado ‘Rise’ por sus diseñadores y soportado sobre un chasís más resistente a la torsión respecto a la SUV Nativa, que le permite al Montero Sport un ángulo de ataque de 30 grados y uno de salida de 24,2. También puede ‘nadar’ hasta 700 milímetros en el agua.

No en vano este Montero es fiel a la tradición de sus tocayos más aventureros y a la marca en general, a pesar de los accesorios de confort que le fueron incluidos, como las levas de cambios en el volante, la apertura de las puertas y de encendido del motor sin intervención de la llave (salvo el modelo diésel 4x2), la banca trasera con portavasos, las luces de cortesía en toda la cabina, las ventanas de accionamiento eléctrico y el climatizador de dos zonas, todos presentes en las cuatro versiones.

Los airbags laterales, de rodillas y de cortina sí son exclusivos de los modelos de tracción total, pues los de tecnología 4x2 solo se ofrecen con doble bolsa delantera. Sin embargo, los sistemas ABS y EBD fueron incluidos sin distingo, a pesar de que el más básico (diésel 4x2) incluye discos adelante y tambor atrás, mientras que los de gasolina 4x2 y los de diésel y de gasolina 4x4 se detienen gracias a los discos ventilados sobre tambor instalados en las cuatro ruedas.

Montero Sport: cambio de sangre

.

El Mitsubishi Montero Sport pertenece a un segmento que ha cogido vuelo en países como el nuestro, en donde este tipo de vehículos son muy apetecidos por su versatilidad y las soluciones todoterreno que proponen. Eso ha motivado a marcas aventureras, como Toyota (Fortuner y RAV4), Subaru (Forester), Honda (HR-V), Mazda (CX-5) o Nissan (Qashqai y X-Trail) a ofrecer sus ‘cuatro por cuatro’ con opción de tracción sencilla, pero sin descuidar la versatilidad que las caracteriza.

Esta decisión la siguen agradeciendo los usuarios de países con carreteras ‘en vías de desarrollo’, que se sienten privilegiados cuando pueden acceder a vehículos que los hacen sentir ‘más grandes’ que los demás, así se trate de camionetas armadas sobre plataformas de automóviles compactos, como el Renault Duster, el Ford Ecosport o el Chevrolet Tracker.

No en vano este Montero Sport proviene de Tailandia, un país en donde reinan las SUV y las pick-ups de todos los tamaños, equipamientos, marcas y precios, y en el cual las casas japonesas de quilates, como Mitsubishi, encontraron el punto de ensamble idóneo para cubrir los insaciables mercados de este tipo de modelos, especialmente los de Asia, Centro y Suramérica.

Montero Sport: cambio de sangre

Montero Sport: cambio de sangre

Diseño que brilla

Dynamic Shield es el nombre de la nueva cara adoptada por Mitsubishi para el Montero Sport, en donde sobresalen los cromados, el logotipo de gran tamaño ubicado en el centro de la parrilla y resaltado sobre fondo negro, y las unidades de luz que forman parte del diseño de la parrilla. Estas son halógenas en las versiones 4x2, y ledes en las 4x4, mientras que los stops iluminan también con bombillos de tecnología Led.

Montero Sport: cambio de sangre

.

Se le mide al destapado

La suspensión del Montero Sport fue armada con doble brazo independiente, resortes helicoidales y barra estabilizadora adelante y de tres puntos con resortes helicoidales y barra estabilizadora atrás. La altura al piso, de 218 milímetros, y el diseño de la carrocería con voladizos sesgados, le permiten un ángulo ventral (de sobrepaso sobre montículos, sin golpear por debajo) de 23,1 grados y uno de desplazamiento lateral de hasta 45 grados.

Montero Sport: cambio de sangre

.

DATOS

5,6 metros alcanza el muy buen radio de giro de este modelo, que incluye control de tracción y estabilidad para regular la fuerza de frenado en curvas y ayudar con el equilibrio.

Montero Sport: cambio de sangre

.

En plata blanca, el Montero Sport 2017 es la evolución de la SUV Nativa, la cual rueda en otros países, desde su nacimiento, con el nombre de este nuevo modelo, pero que en Colombia adoptó un apelativo diferente para conquistar con precios más accesibles y, de paso, seguir en escena con argumentos diferentes.

Montero Sport: cambio de sangre

.

216 caballos de potencia máxima alcanza el motor de gasolina instalado al Montero Sport, un V6 de 2.998 centímetros cúbicos y 24 válvulas (16 el de tecnología diésel), con un torque de 284 Nm a un régimen de 4.000 vueltas por minuto.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.