Las motocicletas Vectrix en el tope de las 'scooter eléctricas'

De origen norteamericano, estas motos eléctricas se venderán en el país en dos modelos a partir de octubre. La VX1 alcanza los 120 kph y es analizada por la Policía Nacional. Se ensamblaran en Cali.

Redacción Motor

03:32 p.m. 17 de septiembre del 2012

Ver galería de fotos de la nueva scooter eléctrica VX1

Con la creciente información sobre vehículos eléctricos y por su inmediata aplicación en el transporte urbano personal, existen hoy cientos de propuestas de aparatos con esta motorización, pero muy pocos más avanzados que los ciclomotores o motos pequeñas con esta alternativa energética.

Como muchas otras empresas, el grupo colombiano Propeller Energy se puso en la tarea de investigar y probar muchas de las motocicletas que se venden en todo el mundo, con el objetivo
de ofrecer no solamente el mejor producto en nuestro país, sino también una maquinaria de un nivel superior y con excelentes aplicaciones, más allá del movimiento urbano.

El resultado de este trabajo, que fue bastante largo en el tiempo, se ve reflejado en la llegada al país de las dos marcas más importantes en la movilidad  eléctrica en el planeta, Smith Electric Vehicles y Vectrix, de origen totalmente norteamericano.

La empresa no solamente decidió dedicarse a su comercialización sino que pretende montar una planta de ensamble en Cali, que sería la primera de su tipo en la región. Vectrix es la marca líder en el desarrollo y manufactura de motocicletas eléctricas en el mundo.

Actualmente produce dos modelos, VX1 y VX2, que ya se están ofreciendo en el país. La VX1 es una maxi-scooter equivalente a una de motor convencional de 650 cm3; la Policía Nacional la está
evaluando pues tiene soluciones y ventajas únicas en su tipo y el propósito de esta entidad es que a un corto plazo toda su flota de patrullas de dos ruedas sea de esta tecnología limpia, más eficiente y silenciosa, factor importante en muchos de sus operativos.

En este momento, Vectrix incorpora en sus motos desde su origen y como parte integral de su funcionalidad gran cantidad de equipos de norma propios de la operación de control, y ya tienen 80 cuerpos policiales del mundo rodando en estas motos.

Por ejemplo, además de las características de su chasis y el desempeño del motor, tiene de serie un sistema de telemetría en tiempo real que indica la ubicación satelital de cada una de las
patrullas, al igual que el estado técnico de las mismas. Con esto se mejora la reacción en casos de emergencia, al tiempo que se pueden realizar actualizaciones y detectar fallas y solucionarlas sin tener que detener el rodaje de la flota.

Esta eficiencia podría tener gran impacto en las finanzas de nuestra policía que actualmente gasta unos 250 millones de dólares al año en gasolina de su equipo, que en su mayoría son motos. Ya en los aparatos, hay que decir que manejar una moto eléctrica es toda una experiencia, porque de entrada puede parecer un juguete, pero cuando uno se sienta y le explican en que está montado, el panorama es otro.

Tuvimos la oportunidad de rodar en la VX1 (versión policía), la cual ya tiene más de 13.000 kilómetros de uso pues ha estado en todas las pruebas requeridas para la homologación del vehículo.

El chasis es una estructura elaborada en aluminio que envuelve las baterías y aporta rigidez al conjunto motor de manera excepcional. El motor está localizado en la llanta trasera y es una unidad blindada y garantizada para rodar 500.000 kilómetros sin ningún mantenimiento.

La transmisión es directa ya que el motor actúa sobre la propia rueda, por lo cual no tiene correas ni cadenas. Los frenos son de disco flotante y doble pistón en ambas ruedas, hechos por Brembo de alta calidad. La suspensión delantera es Marzocchi ajustable y la trasera Sachs, también ajustable en 5 puntos. En las pruebas realizadas con la VX1 se ha comprobado una autonomía de 170 kilómetros a una velocidad controlada en 120 km/h, lo cual excede ampliamente la distancia diaria de un motociclista civil y en mucho
también la de la Policía, que recorre cerca de 70 kilómetros
por día.

Rodando por la ciudad hay que acostumbrarse, ya que en la marcha empiezan a escucharse ruidos extraños, como la fricción de las ruedas contra el piso o el trabajo de los frenos, que en las motos normales están camuflados por el sonido del motor.

No hay vibraciones y la sensación de velocidad y aceleración es impresionante gracias a que el motor eléctrico entrega todo su poder a cualquier número de revoluciones. Es obligatorio destacar la maniobrabilidad del aparato, y lo fácil que es poner la potencia pues el "acelerador" está muy bien calibrado, y es ideal usar el regenerador para la parada, lo cual se logra con poco tiempo de práctica.

La velocidad máxima está controlada electrónicamente en 120  km/h en la VX1, suficiente para una scooter de ese tamaño. La VX1 tiene una posición de manejo muy cómoda y cumple con los estándares de seguridad exigidos por la Policía, que serán sobrados para un conductor civil. Ofrece guantera y un espacio debajo de la silla para guardar un casco integral y el cable de carga.

También existe una versión más pequeña, la VX2, equivalente a una scooter de gasolina de 150 cm3, con una autonomía de 80 kilómetros y una velocidad de 60 km/h limitada electrónicamente. Esta moto está concebida para quienes necesitan moverse de la casa al trabajo, y para trabajo pesado hay una versión exclusiva para domicilios que ya está en pruebas y sin duda será una alternativa para remplazar las motos viejas tradicionales por su economía, eficiencia y rodamiento muy barato.

Seguramente Vectrix será un referente muy importante para la solución de los problemas de movilidad en las principales ciudades y aportará un punto a favor en el control de la contaminación con
la última tecnología a la mano. Las motocicletas estarán disponibles a partir de finales de octubre en Bogotá, en la misma sede de ventas de Vespa, Carrera 11 con calle 93A.

FRASES:

El tablero de instrumentos es muy completo. Lleva velocímetro
análogo en la parte central, un reloj digital indicador de carga
y estado de la batería, más los estimados de duración según el
consumo de todas las luces e indicadores de emergencia.

La recarga se hace en cualquier tomacorriente local de nuestro tipo y en solo dos horas se garantiza una recuperación del 80 por ciento de la batería.

La Vectrix VX1 acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en solo 6,5 segundos con mucha suavidad. Es muy eficiente si se tiene en cuenta que pesa 192 kilos.

Los precios de la VX1 están en el rango de los $28 millones, y
para la VX2 en $9,8 millones.

RECUADROS:

Para muchos el cuento de las motos eléctricas se reduce a unas pequeñas y limitadas máquinas urbanas que cada día se ven más en las ciclorrutas de Bogotá y Medellín. Pero hay otro nivel de aparatos que ponen a la moto eléctrica en la gama de las grandes scooters y con ventajas.

Baterías para ocho años
Las baterías de litio ION utilizadas en las Vectrix tienen una vida útil prolongada: ocho años en la moto a pleno rendimiento, y se estima que pueden durar otros diez años como fuente de energía colateral o de abastecimiento en áreas o poblaciones sin acceso estable a la electricidad para hacer funcionar electrodomésticos u otros aparatos. Este valor residual es una forma más de contribución energética y social.

Regenera la electricidad
La Vectrix tiene un mecanismo regenerador de la electricidad que, además, ayuda al frenado de la moto porque invierte el sentido de la energía y se opera manualmente al regresar el acelerador a su punto mínimo. Con este sistema, en un ciclo de uso completo,
es viable recuperar gratuitamente un 15 por ciento de la electricidad consumida.

El sistema es tan eficiente que en muchos casos obvia el uso de los frenos, cuya vida se aumenta en un 40 por ciento ya que incluso es capaz de parar la moto en una bajada, sin problema. Y es de gran ayuda para estacionar porque si la moto está detenida, al manipular el regenerador anda en reverso.

Ver galería de fotos de esta motocicleta eléctrica

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.