Motociclista: de usted también depende su seguridad

A mayor número de motos, más imperativo se hace respetar las reglas mínimas de convivencia entre ellas y los demás actores de la vía.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

A mayor número de motos, más imperativo se hace respetar las reglas mínimas de convivencia entre ellas y los demás actores de la vía.

Sí. Es cierto que los motociclistas están en desventaja frente a los demás vehículos. Es verdad que la obligación de circular por la derecha de la calzada los pone ¿al encubierto¿ frente a los puntos ciegos. No hay duda de que el desorden de nuestras ciudades y el estado lamentable de nuestras calles conllevan riesgos permanentes para ellos.

Pero hay que ver las licencias que se dan cuando sienten que caben en todas partes: no hay conductor o peatón que no haya pillado a más de uno circulando por las ciclorrutas; estacionadas en medio de dos busetas mientras el semáforo pasa a verde; viajando en contravía para entregar el pedido a tiempo; tomando el ¿atajo¿ por el carril de TransMilenio. ¿Quién no ha visto, al menos, un policía motorizado andando ¿a toda¿ sobre un andén?

Tanto ¿despelote¿ puede verse también desde el nivel del usuario.
Según un estudio del Comité de Ensambladoras de Motocicletas Japonesas (Auteco-Kawasaki, Fanalca-Honda, Incolmotos-Yamaha y Suzuki Motor de Colombia), el ingreso de los compradores de motocicletas equivale a los estratos 1 y 2.

¿La motocicleta sigue siendo un aliado de las personas de menores estratos, quienes han encontrado en este vehículo no solo un medio de transporte eficiente y económico, sino una herramienta de trabajo para su subsistencia y la de sus familias¿, asegura el estudio.

Las ensambladoras reconocen que el promedio de ingreso requerido para financiar una motocicleta es de 1,5 salarios mínimos, aunque admiten que los estratos 3 y 4 han incrementado su interés hacia este medio de transporte. ¿El grupo de usuarios pertenecientes a los estratos 5 y 6 permanece en un nivel bajo del 7 por ciento¿, añaden.

Lo anterior sugiere que los usuarios de motocicleta están cambiando el bus por vehículo propio, fenómeno que no tiene nada de malo, si no fuera porque, prácticamente, están ¿saltando¿ del transporte masivo al particular sin que medie una capacitación sobre normas mínimas de convivencia vial y manejo defensivo.

¿Ver para aprender?
Según estadísticas del Ministerio de Transporte, solo dos de cada 20 motociclistas han tomado un curso de manejo. Los demás aprendieron solos o gracias a algún conocido que tampoco había recibido un curso.

Para Guillermo Castaño, copromotor de iniciativas para el mejoramiento de la movilidad, el respeto y los índices de accidentalidad en moto se está fallando en el proceso de certificar conductores y otorgarles licencias, aunque son tres los niveles que componen la cadena de irresponsabilidad:

El del usuario, que adquiere una moto y se arriesga a manejar sin la preparación adecuada.

El de las escuelas de motociclismo, que no cuentan con programas, equipos ni pistas adecuadas para dictar los cursos, y cuyos instructores rara vez han recibido capacitación formal.

El del Estado colombiano, que ha sido incapaz de regular y controlar a las entidades y emitir un pénsum unificado y obligatorio para todas las escuelas. 

Este vacío ha obligado a organizaciones privadas, como el Comité de Ensambladoras de Motocicletas Japonesas y organizaciones, como el Fondo de Prevención Vial, a realizar campañas preventivas y educativas alrededor de la conducción segura en motocicleta.

Iniciativas como ¿Calle segura¿ y ¿Manéjese bien¿ se han enfocado hacia temas clave, como el mantenimiento adecuado del vehículo, el conocimiento de las normas y comportamientos seguros sobre la vía. 

¿Esta experiencia (campañas) se llevó a cabo con éxito en el 2007 en ciudades principales (¿). En el tiempo que se lleva implementando la actividad se han impactado cerca de 15 mil motociclistas¿, añade el informe del Comité.   

TOME PRECAUCIONES
Manténgase visible con casco, ropa y chaleco de colores fuertes.
Obligue a su pasajero a usar casco y chaleco.
Respete las señales de tránsito.
No obstaculice las zonas peatonales ni transite por andenes o ciclorrutas.
Manténgase en su carril y no culebree entre carros y buses.
Déles prioridad a los peatones, no les eche la moto encima cuando vea que están cruzando.
Trate de no viajar al lado de vehículos grandes, pues tienen un punto ciego que no les permite verlo.
No lleve niños ni más de un adulto como pasajero.
Evite frenar sobre las áreas demarcadas con pintura, pues esta no es antideslizante y se convierte en un ¿jabón¿ para el motociclista.
 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.