MOTOR manejó el nuevo Citroën DS5 que llegará a mediados de 2012

La familia DS se amplía a una gama de gran lujo con el DS5, mezcla de camioneta, SUV y automóvil, lleno de detalles y diferencias sustanciales en diseño externo e interno inspirados en la aeronáutica.

Redacción Motor

12:01 a.m. 29 de noviembre del 2011

Decir que el nuevo Citroën DS5 es una clara demostración del "lujo a la francesa" es de alguna manera un contrasentido pues si hay un estereotipo del lujo y la moda ese es todo lo francés. Sin embargo, así presentaron al DS5, última adición a esta nueva familia de autos que no solo le da una segunda vida a la famosa sigla DS, sino que le brinda a la marca una generación de autos totalmente diferente con diversos perfiles de clientes.

El 5 es un aparato grande, con medidas en las cuales se confunden las de una SUV pequeña con las de un auto de talla más que 'médium'. Es cinco puertas, alto, elegante, fino y fluido con perfiles únicos en la carrocería.

"Si hay alguien legítimo para tomar riesgos en el diseño es Citroën", definió el equipo de especialistas que nos presentó el automóvil en Cap Ferrat, Francia, un exquisito lugar en los suburbios franceses de Mónaco. Los tomaron con prudencia y mucha visibilidad. El mayor elemento es un bocel cromado que va desde la parte baja del parabrisas hasta las lámparas, lugar hasta ahora inexplorado por los diseñadores. Juega con la ventanilla que
va por delante del marco de las puertas delanteras gracias a la cual pudieron prolongar y acostar de manera importante el parabrisas. Esa ventana es mucho más grande que en los otros DS y el carro hay que catalogarlo como de seis cristales laterales
efectivos.

Si el DS3 fue clasificado como el "antiretro" pues lo pensaron para competir con autos claramente inspirados en los pasados de sus marcas como el Mini, el Alfa Mito, el Fiat 500, destinados a nichos juveniles, el DS4 que salió después es un modelo de transición en las clientelas más generales y tuvo un excelente impacto pues recibió prontamente 20 mil pedidos, y esperan para el DS5, más señorial, lujoso e imponente, una dosis de 40 mil clientes anuales.

No se puede decir que es un auto que vaya a quitarle espacio a algún nicho del mercado porque su polivalencia de formas y funciones le permite pellizcar un poco entre todo tipo de clientes, y si necesita afinar su oferta, se anunciaron dos carrocerías más en la misma línea.

El DS5 tiene sus modales mecánicos derivados de varias motorizaciones de 1.6, 2 litros gasolina y diésel e híbrido, todas con suficientes arrestos para moverlo en la zona de aceleraciones y velocidades de la competencia, que la marca estima tipificada en el Audi A4 y por ende en BMW Serie 3. Aún no se conocen las versiones ni los precios que llegarán a Colombia pues la comercialización se dará bien entrado el 2012.

Derivado de un concept car llamado C Sport Lounge visto años atrás en los salones europeos, el C5 tiene una clara inspiración aeronáutica en el interior. Hay switches de clavija en el techo y en la consola, el techo de cristal abre como la carlinga de un avión en tres fases y las sillas tan envolventes y mullidas como las de la cabina de clase ejecutiva. No es para menos, esa es la clientela.

Mide 4.53 metros de largo, lo que indica que hay suficiente lámina para ofrecer un gran baúl, perfecto espacio de ocupantes, altura al techo y perfecta visibilidad. La gran carrocería se maneja con un dedo gracias a las ayudas y la precisión de los elementos de suspensión y frenos, y el auto transmite una marcha señorial y elegante, exclusiva por las formas, la mínima para lucirla por las exquisitas calles del principado de Mónaco. Seguramente esa sensación será mucho más notable en Bogotá cuando lo probemos y vayamos en más extensión con sus características y comportamiento, una vez esté a la venta localmente y que reseñaremos en su debido momento.

José Clopatofsky

· Asistimos al lanzamiento del DS5 en Francia por una amable invitación de Automobiles Citroën y el importador Parra Arango y Cía.

Clase única
El DS5 juega en el límite correcto entre lo lanzado y lo tradicional en todas sus partes. Los asientos tienen cueros y abullonados diferentes a todo, los mandos son como los de un avión y por todas partes destila lujo y diferencias. Los enormes rines parecen
propios de un "concept car" por la talla de sus formas y sus acabados similares a la fibra de carbono.

FRASES

Todo punto del DS5 merece observación, desde el reloj totalmente retro de la consola hast a las impactantes linternas que juegan con el curioso bocel que adorna la parte lateral frontal de la cabina.

El DS5 no está pensado para competir con un tipo de auto específico porque tiene un poco de todo. Es camioneta, pequeña SUV y berlina de lujo en un mismo vestido.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.