'MOTOR' visitó Shanghái 2013 para conocer de cerca los estrenos de y para la industria china

Este mercado se convirtió en el salvavidas de la industria mundial. De ahí que lo que se vio en el Auto Shanghái fue la confirmación de esa 'promiscuidad' de marcas occidentales con las locales.

Redacción Motor

04:50 p.m. 14 de mayo del 2013

Ver imágenes de los lanzamientos y estrenos más llamativos de la cita automovilística

Son unos matrimonios muy convenientes para enfrentar el mal rato que pasa desde hace cinco años la industria europea del automóvil y la lenta convalecencia de la estadounidense. Por eso todas las grandes marcas están en China, que el año pasado puso nuevos récords de producción y ventas en el mundo al fabricar el 51 por ciento de los vehículos, y los chinos compraron el 23,6 por ciento de los matriculados en todo el mundo, según The International Organization of Motor Vehicle Manufacturers (OICA).

En el país asiático todo es grande. Y el Salón del Automóvil de Shanghái no es la excepción. Sus cien mil metros cuadrados de exhibición albergaron más de 1.300 modelos en una ciudad que ‘combina todas las formas de lucha’ en materia de transporte (buses eléctricos, trenes, metro, motos y bicicletas), pero en la que el automóvil gana cada día más adeptos.

Las calles o, mejor, las inmensas y verdaderas autopistas de Shanghái, con sus modernos e innumerables viaductos, pasos subterráneos, túneles y puentes, son de por sí un gran salón del automóvil. Por el glamuroso distrito de Pudong, el centro comercial y financiero de China en donde está el Shanghai Stock Exchange, el principal mercado de valores del país asiático, el Shanghai World Financial y el Jin Mao Tower, entre otros grandes edificios símbolos de la nueva pujanza china, pasan raudos Ferraris, Porsches y Lamborghinis conducidos por una nueva generación china con alta capacidad de compra y ‘contagiada’ por los autos de Occidente.

No obstante, por esas mismas calles, con diferentes nombres y logos, circulan nuestros Jettas, Aveos, Corsas y Mazdas, que se confunden en el pesado tráfico con los ‘carros chinos’, tan populares en nuestro país por su precio. El tren, el metro y la bicicleta, con unas ciclorrutas muy bien definidas, forman parte de la gran oferta de transporte de Shanghái.

Lo mismo ocurre, pero sin tanta opulencia, en Beijing, la capital china. El mercado chino del automóvil siguió su curva ascendente de crecimiento en el primer trimestre de 2013 con un 17 por ciento más de ventas comparado con el mismo período del año anterior.

Pero lo mejor es que a la par crece la infraestructura vial en todo el país. Por donde uno se mueve hay una autopista o un viaducto en construcción. Las comparaciones son odiosas, pero es inevitable hacerlas. Dishui Lake es un sector al este de Shanghái, en donde una ‘nueva ciudad’ está naciendo: ya tiene construidas su sede de gobierno, escuelas, colegios, una universidad, amplias y modernas avenidas, casas y apartamentos para albergar a unas 50.000 personas. Allá se llega por una doble calzada de 110 kilómetros con 10 carriles, cinco por lado, que unirá a Shanghái con el mar de China.

En la ciudad no vive nadie aún y la autopista luce desocupada a toda hora. No hay habitantes ni carros. Es una ciudad pensada para el futuro. Y aquí viene lo odioso de la comparación. En Bogotá, en la calle 100 construyeron hace dos años un nuevo puente que fue proyectado en 1990 para descongestionar esa zona de la ciudad, es decir 20 años después se hizo la obra y hubo una gran algarabía y fiesta porque el constructor lo terminó a tiempo, pero ese puente ya quedó pequeño para las necesidades actuales de tráfico.

De regreso al Auto Shanghái, hay que decir que allí hay dos salones en uno. El primero, y el que despierta mayor interés en los chinos, es obviamente el de las grandes marcas de Occidente, tanto así, que a pesar de los estrictos controles de ingreso el día exclusivo para los periodistas, que debían estar previamente acreditados, era imposible caminar. Nadie sabe cómo logró entrar tanta gente. Este es el salón de una clase emergente y rica de China que también merodea por las lujosas tiendas de Louis Vuitton, Ermenegildo Zegna, Hugo Boss y Salvatore Ferragamo.

El ‘otro salón’ es más terrenal. Allí están todos los autos populares, tal como los conocemos en Colombia, los de uso particular que han mejorado en su diseño aunque siguen siendo muy primarios, y los utilitarios, los prototipos chinos, y una gran muestra de vehículos ‘verdes’. Que sean muy primarios los autos tiene su explicación en el pragmatismo oriental. Con tantos años de comunismo, la mayoría de los chinos se acostumbró a vivir con lo justo. Esa mayoría es poco amiga del lujo y la ostentación y busca que el carro le sirva, y punto.

Esta situación es más palpable en Beijing, en donde contrastan los modernos edificios con los enormes ‘multifamiliares’ de la época ‘roja’, que lucen deteriorados y por este momento del año cubiertos por el abundante polvo que deja esa mezcla de barro y nieve del invierno. Allí, los que no hacen parte de los nuevos chinos ricos se mueven en autos ‘normales’ y en viejas bicicletas. Sus cadenas parecen engrasadas con ‘arena’, pero así los llevan y los traen de la casa al trabajo.

En ese escenario de contrastes, entre ciudades y estilos de vida, se abrieron las puertas de esta edición del Auto Shanghái 2013, al cual las marcas llevaron lo mejor de su diseño e ingeniería. Entre esas novedades locales o modelos que se estrenaron en el mercado chino se destacaron el Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse WRC, el Porsche Panamera hybrid plug-in, el Mercedes GLA Concept y el Volkswagen CrossBlue Coupé.

Otras marcas aprovecharon para presentar su incursión en otro tipo de motores, como Maserati que estrenó la Ghibli, una berlina que incorpora el primer diésel en la historia de la marca italiana, un V6 turboalimentado de 3,0 litros. Y la alemana Porsche llevó a Shanghái la nueva generación de su Gran Turismo Panamera, que cuenta como gran novedad con una versión híbrida.

El espacio en Shanghái también fue para las celebraciones. Allí estuvo el hermoso Lamborghini Aventador LP720-4 50 Anniversario, el superbólido con el cual la marca italiana conmemora su medio siglo de historia. Y Porsche anotó a Shanghái como otro destino en su agenda de celebraciones de un aniversario más con su vuelta al mundo por los principales eventos de autos. En esta parada llevó un Porsche 911 de 1967.

Lo que más brilló en la muestra: 

BRILLIANCE H330

Este sedán es una versión más pequeña del H530. Se fabricó así para reducir costos y atraer a nuevos compradores en China. Tiene un motor 1,5 litros y 105 caballos de potencia. Brilliance debutó en Colombia el año pasado en el Salón del Automóvil de Bogotá, y en China es el socio de la alemana BMW.

HONDA ODYSSEY

Los japoneses también están en China. Honda presentó un prototipo, el Concept M, una monovolumen que tiene gran acogida en el país asiático, pero también llevó la familiar Odyssey, con retoques en los faros y la parrilla y que, como curiosidad, viene con su propia aspiradora.

 BAIC CONCEPT 900

Esta empresa de propiedad estatal está entre los cinco fabricantes de autos más poderosos de China. El año pasado BAIC vendió más de tres millones de unidades. Con este prototipo deportivo con puertas ‘alas de gaviota’ muestra a dónde quiere llegar en tecnología: sin palancas, con mandos de voz a través de una tableta.

TOYOTA FT-HT YUEJIA

La marca nipona presentó en el Salón de Shanghái el prototipo Toyota FT-HT Yuejia. Sería para seis pasajeros, con tres filas de asientos. Lo único que se sabe con certeza es que será un híbrido que se venderá exclusivamente en China.

LA NUEVA VAN DE FOTON

La marca china estrenó esta van (View S) pintada de dorado para el Salón de Shanghái. A Colombia llegarán dos muestras para explorar el mercado. Comparte el mismo motor Cummins 2,8 litros de la pick up Tundland, y se puede configurar para llevar cómodamente a cinco ejecutivos o 16 pasajeros.

50 ANIVERSARIO

Lamborghini, la casa italiana que por estos días celebra sus 50 años, llevó a Shanghái el Aventador LP720-4 y una amplia muestra de todos sus hermosos vehículos, como este Lamborghini Gallardo.

SKODA SUPERB

La marca checa Skoda, propiedad de Volkswagen, presentó la nueva generación Superb, que hace parte de una ofensiva mundial que introducirá, en corto plazo, ocho nuevos modelos. El Superb incorpora distintivos de la marca que se estrenaron en el Octavia, en el que sobresale la parrilla delantera.

VOLKSWAGEN CROSSBLUE COUPE CONCEPT

Este prototipo de la marca alemana, de aspecto agresivo, de grandes dimensiones (mide 4,89 metros, 1,68 metros de altura y 2,01 de ancho total), es turboalimentado. Su motor produce 295 caballos de potencia. También tiene dos motores eléctricos gemelos (adelante y atrás) con baterías de iones de litio. En conjunto, este VW tiene una potencia total de 415 caballos.

EL PRIMER DIÉSEL

La casa italiana estrenó una berlina llamada Ghibli, un V6 turboalimentado de 3,0 litros, que se convierte en el primer motor diésel de Maserati.

LEXUS LF-LC CONCEPT

Este concept que se ‘estrenó’ en el pasado salón de Nueva York estaría en las calles el próximo año. Sería un coupé de diseño tan llamativo como el del prototipo. Se rumora que su motor sería un 4,2 litros híbrido y su precio superaría los 100.000 dólares.

LOS QUE NO PUEDEN FALTAR

Ferrari tiene seguidores en todo el mundo. En Shanghái fue uno de los stands más visitados e incluyó una muestra de la que hicieron parte un F1 y, claro, la última creación de la casa de Maranello, LaFerrari, que se robó todas las miradas.

SMART FORJEREMY

Este pequeño auto diseñado por el estadounidense Jeremy Scott, conocido como Smart forjeremy, acaba de entrar en la fase de producción y ha causado furor por su aspecto exterior, que a muchos les recuerda el casco de Astérix el Galo, el personaje de la famosa historieta cómica francesa.

GW KULLA

Los city car irrumpieron con fuerza en el mundo. En China, varias marcas están encaminando sus esfuerzos hacia estos pequeños y versátiles autos, como este eléctrico Kulla de Great Wall, que llega a los 65 kilómetros por hora, con autonomía de 100 kilómetros.

CHERY CONCEPT 2.0

Transporte personalizado para el futuro. Así piensa el automóvil para el futuro la marca china Chery, que presentó este llamativo prototipo eléctrico.

FRASES:

MÁS DE UN MILLÓN DE VISITANTES ASISTIERON AL SALÓN PARA VER APROXIMADAMENTE 1.300 MODELOS DE MÁS DE 20 PAÍSES.

BUGATTI VEYRON GRAND SPORT VITESSE WRC, EL PORSCHE PANAMERA HYBRID PLUG-IN, EL MERCEDES GLA CONCEPT Y EL VOLKSWAGEN CROSSBLUE COUPÉ, FUERON LOS GRANDES ESTRENOS LOCALES EN SHANGHÁI.

Ver los estrenos más importantes que se revelaron en China

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.