Motos: ¿quiénes son las víctimas?

La moto se ha convertido en una herramienta útil de trabajo y medio de transporte, sin embargo, la falta de conciencia y responsabilidad por parte de los motociclistas ha elevado de manera alarmante el número de accidentes en los que se ven involucrados.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

La moto llegó a las grandes ciudades para quedarse. Estigmatizada por unos y amada por otros, ya es arte y parte del desarrollo de nuestro país y se convirtió en herramienta invaluable para quienes integran nuestra enorme franja de trabajadores informales.

Sin embargo, pareciera que a medida que va creciendo el parque de motocicletas se van incrementando los accidentes de tránsito asociados con ellas.

Un estudio del Instituto de Medicina Legal, analizado por el especialista en prevención vial Jorge Humberto Rozo, llama la atención sobre la accidentalidad y demuestra cómo el 30 por ciento de las muertes en accidentes de tránsito recae sobre los motociclistas y sus pasajeros.

¿Adicionalmente ¿dice el experto-, si consideramos los 372 peatones atropellados por motos, los accidentes de motocicleta provocan el 37 por ciento del total de las víctimas fatales¿, amén de los ciclistas, que le agregaron 43 difuntos a la estadística.

La moto es cosa de hombres

Socialmente, la masculinidad está asociada al tamaño, la agilidad y la potencia de los motores de sus carros. Esta máxima parece evidenciarse en el caso de las motos, ya que, según Medicina Legal, el 94 por ciento de los 1.278 motociclistas muertos en el 2006 era del sexo masculino.

De ellos, el 26,4 por ciento tenía entre 18 y 24 años de edad, el 37,2, entre 25 y 34 y un 3,9 por ciento lo componían menores de 17 años. Cabe decir que, de estos últimos, ninguno tenía licencia de conducción.

Lo anterior demuestra otro hecho dramático: muchos jóvenes económicamente activos están dejando sus vidas en las calles y avenidas, bien sea cuando se transportan de un lugar a otro o mientras trabajan con su moto.

De ahí que el estudio contemple el nivel de escolaridad y la falta de entrenamiento de quienes manejan motocicleta como factores de valoración importantes: una cuarta posee estudios primarios, el 60 por ciento de ellos, completos. Igual porcentaje posee educación secundaria y tan solo un 15 por ciento es técnico o adelantó educación superior.

Al respecto, Rozo añade que ¿hay claras conductas de riesgo ejecutadas por los motociclistas y que muy frecuentemente son observadas en las calles de nuestras ciudades¿.

Se refiere a imprudencias tales como la circulación continua entre vehículos (asociada con el 86 por ciento de ellos), el cruce de semáforos en amarillo (60 por ciento), el exceso de velocidad (49 por ciento), la utilización de aceras y andenes (49 por ciento), la circulación en contravía (49 por ciento) y la conducción en estado embriaguez (29 por ciento), entre otras.

Lo anterior explica por qué es en las áreas urbanas en donde ocurren el mayor número de accidentes asociadas con las motos (68 por ciento), aunque sin descartar la preocupante cifra de accidentalidad en carretera (30 por ciento).

Se estrellan contra todo

Conductas imprudentes asociadas con la impericia hacen que los motociclistas se accidente ¿porque sí¿ y ¿porque no¿.

Por eso los muertos en choques contra objetos fijos, como postes, muros o árboles ocupan un honroso segundo lugar en la estadística (22 por ciento de los casos), precedido por accidentes contra otros vehículos (57,1 por ciento). El 8,8 por ciento pereció luego de caerse o volcarse.

Cabe decir que los pasajeros o ¿parrilleros¿ están poniendo una alta cuota en estos accidentes (15 por ciento) y que 331 peatones murieron en zonas urbanas al ser arrollados por estos aparatos.

¿El conflicto peatón-motociclista está asociado especialmente con la circulación, tanto del uno como del otro, entre vehículos ¿continúa el especialista en seguridad vial-. El ascenso y descenso de buses en mitad de calzada o la no utilización de puentes peatonales son parte de la problemática¿.

Aquí hay que destacar que son los peatones mayores los que están llevando la peor parte: 238 de las 331 víctimas registradas en los accidentes de motos de las zonas urbanas tenía 60 años de edad o más.

De los ¿parrilleros¿ muertos, el 70 por ciento era menor de 35 años y, dentro de este porcentaje, el 13 por ciento no había llegado a los 18 años. Los pasajeros hombres llevaron la peor parte, con un 56,8 por ciento.

¿CÓMO BAJAR LA ACCIDENTALIDAD?

El especialista en prevención y seguridad vial Jorge Humberto Rozo propone acciones puntuales de prevención, dirigidas a quienes manejan moto. Si usted es uno de ellos, tome nota.

En cuanto a la conducción¿

*Saque su licencia de conducción en escuelas reconocidas.
*Exíjales que cumplan con las horas reglamentarias de teoría y práctica.
*Sométase al examen de conocimiento y aptitudes.
*Adelante cursos de manejo preventivo y de aprendizaje de técnicas de conducción.
En cuanto ala indumentaria¿
*Use el casco y el chaleco reflectivo con las especificaciones de seguridad.
*Use botas altas y protección en rodillas y manos.
*Jamás conduzca descalzo.
En cuanto a la conducta¿
*No circule entre vehículos (es difícil que lo vean).
*Respete todas las señales de tránsito.
*Jamás transite por los andenes.
*Circule dentro de los límites de velocidad.
*No maneje embriagado, usted lleva siempre las de perder.

LA EMPRESA ES RESPONSABLE

El experto Jorge Humberto Rozo llama la atención sobre el papel que deben cumplir las empresas que tienen trabajadores motorizados.

En conducción¿

*Exija que el conductor tenga su licencia al día y que ésta no sea falsa.
*Compruebe que tiene las habilidades y destrezas suficientes para manejar moto.
*Lleve un registro de incidentes y comparendos para aplicar sanciones cuando haya lugar a ellas.
En salud ocupacional¿
*Desarrolle programas con énfasis en seguridad vial.
*Realice cursos periódicos de reentrenamiento en manejo preventivo.
*No exija labores en tiempos muy cortos que puedan poner en riesgo al motociclista.

En mecánica¿

*Exija la comprobación periódica del estado mecánico de la moto.
*No admita motos con piezas incompletas o rotas, como los espejos, el tubo de escape o la silla.
En indumentaria¿
*Dote al empleado con casco y chaleco reglamentarios y seguros.
*No olvide la protección de manos, rodillas y pies.
*Verifique que el uso de estos elementos estén registrados dentro del reglamento de la empresa.

 

 

 

 

 

 

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.