Este es el 'muscle car' más potente en la historia de Dodge y entre los representantes americanos

El nuevo Challenger SRT Hellcat tiene un poderoso V8 Hemi de 6,2 litros que entrega 717 caballos de potencia, que se transmiten al eje trasero con un brutal torque de 880 Nm. ¡Endemoniado!

Redacción Motor

08:02 p.m. 14 de julio del 2014

Imágenes del nuevo 'muscle car'

Dodge quiso retornar al pasado glo­rioso de los 'muscle car' americanos con su nuevo Challenger SRT Hellcat, aban­donando la timidez actual de los construc­tores que ponen un enorme motor bajo el capó, donde el tamaño de los cilindros y la multiplicación de los turbocompresores suben exponencialmente el número de caballos pero sin el sabor de los carros de hace años, cuando el uso de la gasolina era libre y las emisiones eran casi bienvenidas si de caballos provenían. Por ello su nuevo Hellcat es un regreso al verdadero automó­vil deportivo americano, cargado de orgu­llo, músculo y altivez.

Para ello recurrió al mejor motor del grupo Chrysler, el célebre Hemi, con los enormes pistones en V que devoran 6,2 litros de capacidad. Como si este tamaño fuera poco, lo sobrealimenta con un super­cargador, con lo cual le exprimió más de 700 caballos de potencia y unos 880 Nm de torque que se entregan al eje trasero, como es mandamiento, y que puede estar acoplado a una caja automática de 6 velocidades de se­rie o a una nueva transmisión de 8 velocidades.

Precisamente, esta transmisión automática se denomina Torque­Flite, y es uno de los más recientes desarrollos de la marca para opti­mizar tanto el consumo como el comportamiento dinámico de los vehículos. Al punto que se estima que este será el 'muscle car' de producción en serie más potente y veloz de la historia, ya no solo de la marca, cuando se empiece a comercializar a finales de este año.

Y tiene un detalle adicional para contener o dar rienda suel­ta a esa enorme potencia. En el más puro espíritu deportivo este carro tendrá dos llaves, una de color negro y otra de color rojo, la primera para que solo se dé rien­da suelta a 500 caballos, y la otra para contar con toda la potencia y el modo más deportivo de conduc­ción. Usted escoge cuán animado será su paseo.

Semejante paquete necesitó tam­bién la unidad de frenado más efec­tiva del grupo Chrysler. Por ello el Hellcat cuenta con discos de 15,4 pulgadas de origen Brembo con mordazas de seis pistones de alta eficiencia. Con este conjunto traba­jan también el sistema ABS, el con­trol de tracción y el control de esta­bilidad, necesarios para detener el paso endemoniado de un carro que tiene una relación peso-potencia de 2,6 kilos por caballo.

Pero no solo se trató de inyectar­le una dosis extra de 'hormonas' al Challenger más endemoniado hasta la fecha. También ese homenaje al pasado hizo una evocación estilísti­ca de las versiones que se vendieron en los años 70.

En el exterior el Challenger SRT Hellcat recibió varios retoques, principalmente en su frontal, que lo diferencian de los otros deportivos de la línea como, por ejemplo, una rejilla tipo panal que sirve al mismo tiempo de parrilla y cuyo fondo fun­ciona como marco negro para aco­modar el doble juego de luces fron­tales separadas, así como el capó de apertura eléctrica que tiene una enorme entrada de aire central y dos extractores laterales de calor para una mejor refrigeración del motor y en aras de reducir la turbulencia bajo el mismo.

El bómper también se rediseñó y ahora luce una 'boca' enorme y rec­tangular y en sus extremos se aco­modan las exploradoras. Debajo hay un alerón inferior que se conecta con los faldones laterales y también el nuevo bómper trasero. No son un adorno pues se confeccionaron según las exigencias aerodinámicas que se recogieron en las pruebas en el túnel de viento.

En la parte posterior los cambios fueron menores y solo se identifican los nuevos stops que, aunque con­servan el diseño del modelo de 1971, ahora son en led, y un spoiler más alto que tiene la insignia SRT.

En el interior todo se centró en hacer más fáciles las tareas de conducción, con una orientación ergonómica de los mandos, la con­sola y el tablero hacia el piloto, y al mismo tiempo se le dio un toque muy tecnológico cuya raíz está en el tablero de instrumentos con grá­ficos y medidores digitales, en una combinación de números y relojes en rojo y negro tanto para el velo­címetro y el tacómetro como para la información vital de conducción, como consumos, recorrido, autono­mía y demás.

La parte retro la aporta la ver­sión más civilizada del Hellcat con caja automática de 6 velocidades, cuya palanca de cambios es­tá coronada por una esfera, mientras que el indómito ejemplar de 8 velocidades cuenta con un elegante mango en forma de T que está muy cerca del conductor. El volante en am­bas versiones llega con un nuevo diseño que combina cuero con aluminio y que tiene el logo cen­tral SRT y los mandos de radio satelitales.

Así se configuró el más 'muscu­loso' de los deportivos americanos de la actualidad, por delante del Chevrolet Corvette o del Ford Mus­tang, cuya frontera está en los 650 caballos de potencia. Un fuera de serie que pone en lo más alto del podio a Dodge, por el momento.

Imágenes del nuevo 'muscle car'

Detalle clave

Los rines y las llantas son específicos para este bólido estadounidense. Los pri­meros son de 20 pulgadas, tienen un acabado mate y se hicieron a mano en una aleación ligera de aluminio forjado con siete radios de doble punta. Las llantas son Pirelli P Zero Nero, capaces de resistir las enormes fuer­zas de tracción e impulsión que genera el tren motor.

Identificación indeleble

En la parrilla, en el alerón y en los costados se colocaron los logos que identifican esta serie y su poder, tanto el SRT, como el Supercharged del que presume su mecánica. En su diseño, son particularmente las luces, individuales y dobles, adelante y atrás, una huella distintiva de este nuevo deportivo.

Interior setentero y tecnológico

La pantalla táctil de infoentretenimiento también tiene una iluminación en rojo y negro que realza el aspecto salvaje de la edición, y desde esta se controlan algunas funciones y los modos de conducción, entre ellos la suspensión. Los marcos de la consola central, las rejillas de ventilación y las manijas tienen una combinación de cromo, aluminio y decoración tipo fibra de carbono. El aporte retro lo ponen la tapicería en cuero y los soportes laterales de los asientos con costuras decorativas y emblemáticas de la serie.

DATOS
El Dodge Challenger volvió a la vida en 2008 después de que su producción se detuviera durante más de dos décadas, desde 1983.

El Challenger SRT Hellcat se fabricará en la planta de montaje de Chrysler en Ontario, Canadá, y su producción arrancará en el tercer trimestre de 2014.

Al parecer el nombre Hellcat proviene del más famoso y mortífero avión de combate que utilizaron los aliados durante la segunda guerra mundial.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.