Nueva Nissan Murano III: el renacimiento

La marca presentó en México la tercera generación de su camioneta de lujo, con una personalidad única en la industria y lo último en tecnología.

Revista Motor

05:13 p.m. 28 de junio del 2016
Nissan Murano III

Nissan Murano III

La SUV que se convirtió en un ícono de diseño y un cambio de estilo de la marca japonesa a principios de la década del 2000 vuelve a incorporar en su tercera generación todos los valores que la hicieron un vehículo diferente y con personalidad única en la industria, con todos sus ‘ingredientes’ mejorados.

Mejor en todo, empezando por su diseño, la Nissan Murano renació para su tercera generación. Luego de una tímida evolución cuando se hizo la segunda familia, vigente entre 2008 y 2014, todos los lápices, al igual que las ideas, se afilaron y se abrieron el espacio y la necesidad para hacer un diseño que si bien conserva la interpretación original, volvió aún más expresivos los rasgos de la camioneta y se arriesgó a innovar para volver a diferenciarse de la competencia.

En este cambio, las intenciones de Nissan no solo eran recuperar esa originalidad, sino además dotar a la Murano con una plasticidad casi artística gracias a un perfil de formas esculpidas y fluidas, a un tamaño más apropiado para su segmento, ahora más baja, y a un refinamiento interior que busca estar al nivel del renglón Premium de las SUV.

En este nuevo ejercicio de estilo, la sección posterior de la carrocería se volvió protagonista con un paral trasero que cae de forma pronunciada para restarle el gigantismo y la monotonía del modelo anterior, llevándola a una medida en altura que quiere ajustarse más a la de un vehículo crossover que a una gran SUV.

Además, el paral C viene 'camuflado' como llaman los diseñadores a esa tendencia de pintarlo de negro para romper la continuidad del color de la carrocería. El resultado es el engaño óptico de un gran techo que ‘flota’ sobre el cuerpo de la Murano.

Resulta ser un perfecto camuflaje, en el cual juega también el marco de cromo que se interrumpe en esta porción y que le da deportividad y sobre todo ese toque de distinción, dinamismo y una mejor penetración, para no dejar a nadie indiferente ante su perfil. El resultado fue tan apropiado que, a pesar de ser más grande, esta Murano se ve mucho más compacta que las ediciones anteriores.

Nissan Murano III

Nissan Murano III

Los demás retoques estéticos acompañan por obligación a este punto de renovación, como el frontal que es más robusto, los costados con superficies limpias y cintura alta y muchos detalles como las luces y los bómperes, que conservan la identidad de la Murano, pero que necesitaban ser actualizados.

Pero si por fuera mejoró, por dentro se hizo una renovación total. Al aprovechar la nueva plataforma, que es cuatro centímetros más larga y tres centímetros más ancha pero un centímetro más baja, se logró mejorar el interior con más espacio para los pasajeros, un mejor puesto de manejo, consola central con pantalla táctil de 7 pulgadas y audio Bose con 11 altavoces y una disposición más ergonómica de los mandos y los portaobjetos.

Una vez al mando de la Murano, si no fuera por la vista dominante sobre el horizonte, se podría olvidar que se está sentado en una camioneta. El volante es más pequeño, los mandos están más cerca y el cuerpo no se siente tan alejado del piso. Otra de las mejoras de esta nueva generación.

En movimiento se aprecian otras evoluciones. Gracias a que la prueba de manejo se desarrolló en los caminos desérticos de Baja California, México, se comprobó que el nivel de insonorización y el trabajo del climatizador dual, luchando contra más de 37 grados centígrados en el exterior, fueron más que notables, pues ni ruido ni calor se filtraron al habitáculo.

Además, la Murano se despereza con facilidad desde el arranque, a pesar de que tiene una caja CVT, y no hay que dotarse de paciencia para que vaya soltando a cuentagotas los 260 caballos que tiene, pues se recupera rápido, inclusive en las pendientes. Una vez en marcha, el paso es bastante deportivo y el velocímetro se mantiene por encima de los 150 kilómetros sin ningún esfuerzo. Entonces, todos los sentidos se concentran en la ruta y en su paso ágil que, por supuesto, hay que comparar solo con vehículos que tengan las mismas cajas de este tipo que, de todas maneras, no son las ágiles.

Nissan Murano III

Nissan Murano III

Esta reacción mejorada de la caja se explica por varias modificaciones mecánicas. La CVT reemplazó las poleas por cadenas y se redujeron las distancias para los cambios, lo cual hizo que su respuesta mejorara en un 7 por ciento.

Pero esa ecuación de mayor dinamismo también la impulsan los 60 kilos menos que pesa la camioneta, gracias al uso de acero de alta resistencia y un ligero ajuste en el motor que, aunque es el mismo V6 de 3,5 litros, no mueve ahora el compresor del aire acondicionado y tiene menos fricción en los cilindros para mejorar la respuesta del torque en un 3 por ciento.

Estos detalles hacen que la Murano camine muy bien y acelerarla sea un gusto progresivo y no una desazón. Además, a pesar de su tamaño, dibuja las curvas como si estuviera anclada al centro e invita a hundir el pedal, por lo cual logramos hacer rutas quebradas a más de 90 kph, sin titubeos, con la seguridad de un pequeño deportivo, como si estuviera calzada en rieles, sin tumbos azarosos, ni extraños.

Esta obediencia se traduce en una suspensión que se ajustó no solo para ser más cómoda en el destapado, al que puede acceder con el espacio de 17,6 centímetros que tiene sobre el suelo, sino también para actuar en conjunto con un chasís de mayor rigidez torsional, en una mejora en la dirección que tiene un menor ángulo de giro y en un control de estabilidad de nueva generación.

Así la Murano corre perfecta, elegante, sobria y muy dócil, y su ‘caminado’ solo tiene una falencia: que una camioneta de este comportamiento y con un deseo aspiracional no cuente con levas en el volante para hacer los cambios.

Nissan Murano III

Nissan Murano III

Pero la queja es una apreciación personal mínima, pues cuenta con tantas ayudas electrónicas que Nissan las tuvo que dividir en tres grupos. El primero de ellos denominado sistemas de alerta, entre los cuales están las cámaras con vista de 360 grados alrededor del vehículo y múltiples sensores que alertan sobre puntos ciegos, ayudan en el parqueo en reversa, avisan de aproximación de otros carros y el control de crucero.

En el segundo grupo están los sistemas de respuesta, como los frenos ABS, el asistente en pendientes, el control de tracción y el control dinámico del vehículo, que corrige algunos errores de manejo.

Finalmente, están los sistemas de protección que mejoran el frenado, los siete airbags en la cabina, la tracción permanente de serie y la seguridad de su carrocería, que ha sido destacada también en las pruebas de los institu-tos de Estados Unidos.

Manejarla fue una gran experiencia en esas largas carreteras, con el mar como telón de fondo en uno de los sitios más costosos y lujosos del planeta, en donde devoró con facilidad los tramos de asfalto que reverberaban bajo la canícula, sin aprehensiones en las pendientes y yendo a fondo con un apetito de combustible mucho más regulado que no pudimos comprobar, pero que la marca asegura que es 28 por ciento menor que el del modelo anterior.

Definitivamente, la Nissan Murano viene preparada para aprobar el siguiente nivel. Lo que realmente decepcionó fue detenerse y tener que abandonar la camioneta.

Su llegada a Colombia será en septiembre, momento en el cual se definirá su precio.

GIOVANNI AVENDAÑO.
Asistimos al lanzamiento regional de la Nissan Murano en Los Cabos, México, por una gentil invitación de Nissan de Colombia.

Nissan Murano III

Nissan Murano III

Seis claves de la Murano III

UNO DE LOS PUNTOS que mayor cambio tuvieron fue el frontal. Creció el tamaño de la parrilla, en la cual domina una gruesa ‘ala’ cromada que identifica a todos los vehículos de la marca. El logo ‘flota’ sobre una rejilla cuyo diseño es similar y paralelo al ‘movimiento’ del ala. A este estilo Nissan lo denominó Bimotion.

LOS BÓMPERES son más angulosos y tienen más volumen en los extremos para acentuar la robustez. Hay una sola toma de aire inferior que también es más grande y de tipo panal, y el protector inferior se estilizó.

EN EL PARAL posterior está el truco de ‘magia’ del techo flotante. Allí se interrumpe la continuidad del marco cromado que tienen las ventanas laterales y el color de la carrocería da paso a un negro mate que camufla ventanas y metal. Detalle innovador para el segmento.

NISSAN DENOMINA
a sus luces ‘boomerang’ y representan continuidad frente al modelo anterior, pero con formas más agudas y dramáticas. Están compuestas por tres niveles y tiene tiras de ledes para el día que se extienden hasta la mitad del capó.

TAMBIÉN SON NUEVAS las aplicaciones de cromo en los laterales tanto adelante bajo las exploradoras, como en la parte baja de los costados a manera de ‘faja’ para ajustar la silueta de la Murano y en sintonía con la dinámica de las líneas.

EN EL TECHO se centraron varios cambios. Primero, es ‘flotante’, una idea que se acogió del prototipo que se vio en Detroit en 2013. Segundo, el incremento del ángulo de caída en la parte posterior mejoró su perfil y redujo su altura y, tercero, se bajó su índice aerodinámico (0,31 cX) en un 17 por ciento gracias a la menor turbulencia que induce el spoiler trasero.

Nissan Murano III

Nissan Murano III

Una historia de éxito
La Nissan Murano nació en el 2002 en una época cuando los SUV no tenían el reconocimiento en ventas de la actualidad y poco a poco marcó una gran diferencia, al punto que a un año de su lanzamiento en Estados Unidos fue la camioneta del año. Por eso, con la tercera generación se quiere consolidar como un producto de gran demanda, y para ello se montó en la plataforma modular del Máxima (carro de mayor crecimiento en ese mercado), y en cuanto a diseño se centraron en dos principios: Energetic Flow (formas fluidas y energéticas exteriores) y Gliding Wing (para el interior).

Adentro, un salto premium
El interior de la Nissan Murano es de primera clase. Como se mencionó, la columna vertical de su apariencia está en el Gliding Wing o ala delta, que incluye el tablero, la consola central y el centro de mando, y da la sensación de movimiento. Los materiales y espacios son de alta calidad y los acabados de lujo, las sillas tienen un diseño denominado Zero Gravity, que recoge ideas de la Nasa para ofrecer el mejor apoyo ergonómico y dejar el cuerpo como si no estuviera bajo el efecto de esta fuerza. La información y la iluminación se pueden configurar, tiene opción para sistema de navegación integrado en el retrovisor central y conexiones para teléfonos inteligentes. La publicación Ward’s Auto lo declaró como el mejor interior del 2015 entre las SUV.

Nissan Murano III

Nissan Murano III

DATOS

73.000 unidades se vendieron de la Nissan Murano en estados unidos y Canadá el año pasado, lo cual representó un crecimiento del 40 por ciento frente al año anterior para este vehículo.

La Nissan Murano llegará importada de Canton, Misisipi, Estados Unidos, en donde se debió ampliar la producción por la demanda. Se ubicará entre la Qashqai Y La Xtrail, y sus principales competidoras son la Ford Edge y la Jeep Grand Cherokee.

1.980 litros de capacidad de carga tiene la Nissan Murano con todas las sillas replegadas, toda una bodega. Con cinco pasajeros se reduce a 991 litros, lo que la hace una de las mejores del mercado en este aspecto. La puerta trasera se abre y cierra con un botón.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.