Nissan pone a punto el Leaf para su producción en serie en Estados Unidos en 2011

Es un carro de uso familiar y de tamaño mediano diseñado para esta motorización que lidera la propuesta eléctrica con apoyo de municipalidades y gobiernos que la han estimulado tributariamente.

Redacción Motor

04:08 p.m. 15 de julio del 2011

El año entrante se inicia en Estados Unidos la fabricación en serie del carro eléctrico de Nissan. Es el vehículo de uso familiar y de tamaño mediano específicamente diseñado para esta motorización que lidera la propuesta de esta alternativa con apoyo de muchas municipalidades y gobiernos que han entendido y estimulado tributariamente sus beneficios ambientales.

El tema del carro eléctrico consume cada vez más corriente en las noticias mundiales y despierta reflexiones sobre el motor del futuro en nuestros vehículos. Sin embargo, de los anuncios y exposiciones a una real presencia de estos carros sigue existiendo bastante trecho logístico y tecnológico por recorrer.

Por ejemplo, hace un año asistimos a Japón, para acompañar a Nissan en la presentación de su automóvil eléctrico Leaf y a la documentación de toda la política y plan de introducción en los mercados compatibles con toda la infraestructura para operarlos.

Hace tres meses, en Alemania, manejamos el MiniE, de los cuales hay 600 ejemplares rodando a título experimental en varios puntos neurálgicos del mundo y, en ese mismo escenario, BMW (la dueña de Mini) anunció que su auto eléctrico futuro se apartará completamente de lo que manejamos ese día en el Mini (Motor No. 514 del 14 de julio de 2010), para solucionar una serie de dificultades técnicas de peso, espacio y comportamiento que surgen siempre que se trate de adaptar un carro al motor eléctrico y sus accesorios.

Esto ya lo tenía previsto Nissan cuando dio a conocer el proyecto Leaf: Hay que hacer un carro totalmente dedicado a la electricidad, con una plataforma que pueda albergar las baterías distribuidas muy bajas en todo el piso del vehículo
para bajar el centro de gravedad y dejar el habitáculo libre para la gente (en el Mini no hay asientos traseros). Además, Nissan quiere ofrecerle al público un automóvil polivalente en tamaño, capacidad, habitabilidad y rendimiento al que cualquier persona adquiere hoy en el mercado común de la "combustión interna".

Este planteamiento de Nissan va paralelo, pero con otro impulso y enfoque, con el de los pequeños carros urbanos eléctricos como el Mitsubishi Miev (idéntico al que trajeron al Salón de Bogotá y que Peugeot venderá como Ion) ya que se trata de ofrecerles a las personas una solución alternativa pero completa de movilidad y no vehículos pequeños de capacidad limitada.

Como auto puramente eléctrico también se anuncia para el año entrante un Ford Focus, estimado para una autonomía de 160 kilómetros y una producción de 10 mil unidades al año.

También están en la misma ruta de masificación y venta al público de aparatos ecológicos y de energías alternativas, pero con una solución técnica diferente.

El Volt de Chevrolet, que se vendería el año próximo a un precio cercano a los 30 mil dólares. Pero este no es puramente eléctrico sino un vehículo híbrido en el cual alternan motores de gasolina y eléctricos, lo cual es otra familia en los carros verdes donde también se clasifican el Toyota Prius Plug-In, estimado para 2012 y el Honda Insight, entre los principales.

Este sistema se está masificando más rápidamente pues no es tan complejo ni exige plataformas dedicadas como las que se verán en los puramente eléctricos.

Finalmente, después de toda esta introducción que se requiere para poder poner bien los pies en los pedales, manejamos el Nissan Leaf en la vida real. Es un carro de tamaño mediano, un poco más grande que un Tiida, con un diseño exterior que va muy
en línea con el del Juke, en el cual la cola tiene una mezcla de líneas muy armoniosa y diferente y las linternas van colocadas en largas lágrimas plásticas transparentes sobre el capó y los guardafangos delanteros. Es evidente que se distingue en el paisaje común de los autos familiares de este tamaño.

Lo probamos sin limitaciones en la linda región vecina de Nashville, donde Nissan tiene su principal planta en Estados Unidos y en la cual se están haciendo las adecuaciones para iniciar el año entrante la fabricación en serie del Leaf y una zona especial para construir las baterías. Ya un punto de trabajo similar existe en Japón y lo habrá pronto en Inglaterra con lo cual el Leaf tendrá tres posibilidades de origen para los países de su vecindario.

El carro es muy simple de manejar. Una palanca -ya no de cambios sino de movimiento- permite seleccionar entre parqueo,
adelante y atrás. El motor eléctrico no necesita relaciones de caja de velocidades pues su torque o fuerza son constantes y muy elevados y simplemente cambia la cantidad de revoluciones lo cual va en directa relación con la velocidad del carro. Por supuesto, basta con dos pedales para manejarlo: acelerador y freno.

El motor está acoplado a las ruedas delanteras y produce 90 kilovatios, equivalentes a 121 caballos. Su marcha es mucho más suave y amable que la que percibimos en el MiniE y las suspensiones acomodan perfectamente las características del motor eléctrico. No hay variaciones de trayectoria al acelerar y en general todas las respuestas a los controles son muy suaves, amables y silenciosas. El tablero de información es muy simple con indicadores que estiman la distancia al alcance de la carga de la batería, un indicador de manejo que le sugiere al conductor la posición más económica para reducir el gasto de energía.

La batería dura en uso normal una distancia de 140 a 160 kilómetros, que nos pareció muy rendidora, aunque no hicimos el recorrido hasta agotarla. Dispone de un sistema de generación de electricidad al soltar el acelerador y al usar los frenos que dependiendo del sitio de rodaje, mejora la duración de la carga. En ciudad es mucho más eficaz que en carretera debido a que se suelta con frecuencia el acelerador y se activa el mecanismo, lo que no sucede en ruta abierta. La batería de ion litio tiene una garantía de 8 años o 100 mil millas.

El Leaf ya tiene un precio de ventas estimado en unos 25 mil dólares, descontando el valor de un subsidio federal de 7.500 dólares que habrá para estos autos en los Estados Unidos, ayuda que es obligatoria para que el producto sea competitivo. En otros Estados, hay rebajas adicionales en impuestos que van entre los 4.500 y los 6.000 dólares y bonos hasta de 2.000 dólares para quien instale una estación de recarga rápida, que es más eficiente.

Asistimos a Nashville por una invitación de Nissan y de la Distribuidora Nissan en Colombia.

MANDOS DESDE EL TELÉFONO
El Leaf tiene una batería tradicional para los sistemas de climatización, radio y la iluminación que se alimenta con un panel solar que va colocado sobre la aleta trasera. Todo el paquete eléctrico se carga de dos maneras. Con la corriente doméstica que requiere una conexión de 7 horas y media en 120 voltios o de 15 horas en 240 voltios para llenar todos los acumuladores en un 100%. Una estación especial de 50 kW/hora lo hace en 30 minutos. Este cargador se puede programar para que inicie a determinadas horas (se supone que habría tarifas preferenciales para estos vehículos) y también es viable tener en la memoria las horas para encendido del climatizador, caliente o frío, de tal manera que cuando se aborda el carro ya está en la temperatura deseada usando energía externa para no agotar las pilas del motor.
Una característica bien simpática es que estos sistemas se pueden manejar desde un Iphone, en el cual también se reciben señales a distancia del estado de las baterías, el proceso de carga y se le puede ordenar funciones diferentes como encender a voluntad el climatizador, radio, luces y modificar los tiempos de carga. O sea que uno puede intervenir en su carro desde cualquier parte del mundo por las vías de Internet o de telefonía móvil.


FRASES
La insonorización de muchos mecanismos, que con el motor de gasolina no se perciben, es uno de los puntos más complejos del carro eléctrico. Hasta la antena tiene una forma especial para quitarle ruido aerodinámico.

LA PROTECCIÓN A LOS PEATONES ES UN PUNTO ADICIONAL YA QUE EL CARRO ES MUY SILENCIOSO Y LA GENTE NO LO SIENTE LLEGAR. EL LEAF TIENE UN EMISOR DE SONIDOS ESPECIALES PARA QUE EN LAS CALLES LO DETECTEN CON ANTICIPACIÓN.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.