Nissan presentó el Versa, un sedán compacto para público joven

Hecho sobre la misma plataforma del nuevo March, viene con caja automática de cuatro velocidades y un completo equipo que incluye doble airbag, manos libres, control crucero, EBD y ABS.

Redacción Motor

09:40 p.m. 12 de diciembre del 2011

Fotos del nuevo Nissan Versa

Cada día se hace más evidente que los motores siguen perdiendo tamaño y peso mientras van ganando en eficiencia, y que las marcas tratan de acercarse a un consumidor mucho más racional en el uso de los vehículos, que exige un tamaño más ajustado, espacio interior agradable y, muy importante, economía.

Nissan no se queda atrás y está tratando de interpretar el sentir de ese conductor moderno, al menos el que tiene acceso a los vehículos más populares. De ahí que le esté apuntando con decisión al segmento popular y al medio, con modelos como el March, de reciente lanzamiento, y el sedán Versa, un vehículo más 'señorero' y muy acorde con eso de que el carro es para vivirlo por dentro.

Precisamente comodidad y seguridad son los dos calificativos que mejor se ajustan al nuevo Nissan Versa, el cual se ubica en precio y accesorios por encima del exitoso Tiida y encaja a la perfección  dentro de un segmento con clara vocación familiar en donde ruedan desde hace un buen tiempo los Aveo y Optra de Chevrolet, y los Logan y Scala de Renault, cuatro de los modelos con los que, con toda seguridad, se enfrentará en ventas.

Pero lo hará con una ventaja que salta a la vista: una cabina moderna, atractiva y cómoda, pensada sobre la misma plataforma con la cual nació el compacto March de reciente lanzamiento en nuestro país y con el cual comparte el motor DOHC de 16 válvulas, 1.6 litros y cuatro cilindros de 106 caballos de potencia a 5.600 rpm y un torque de 105 libras/pie a 4.000 rpm.

El Nissan Versa se ofrece por ahora solo con transmisión automática de cuatro velocidades, que le procura una marcha silenciosa, aunque sin picante ni emociones, especialmente en las subidas más pronunciadas, en las cuales el conductor se ve obligado a 'cajear' entre segunda y tercera para no quedar mal frente a su partner de plataforma, ese sí sorprendentemente ágil en virtud de sus cinco velocidades manuales.

La versión mecánica llegará a principios del año entrante para darle más adrenalina a este sedán, sin sacrificar lujo interior ni espacio, dos virtudes en las cuales anda sobrado de lote, además de una conducción relajada, promovida esencialmente por dispositivos de última generación, como control crucero, manos libres Bluetooth y radio CD MP3 con auxiliar y conector iPod, todo maniobrable desde el timón.

En accesorios no le falta nada respecto a sus rivales: aire acondicionado, asiento del conductor con ajuste en altura, vidrios eléctricos, portaequipaje iluminado, portavasos delanteros y traseros, tomacorriente de 12 voltios, y su completo sistema de audio con cuatro bocinas es lo más destacable de la cabina.

En el exterior, las luces de niebla, los espejos exteriores con ajuste eléctrico desde el interior y las molduras del color de la carrocería le permitirán brillar dentro de su segmento, además de los rines de aleación que lo hacen ver más moderno frente a su competencia más inmediata.

El Nissan Versa calza unas llantas 185/65 montadas sobre rines de 15 pulgadas de acero o de aluminio, según se trate de la versión Sense o la Advance. Ambas se ofrecerán con opción manual automática y adaptadas a una carrocería de 4.465 milímetros de largo por 1.695 de ancho y 1.514 de alto, medidas muy 'citadinas' pues le permiten camuflarse entre los autos compactos al tiempo que se vive como todo un sedán por dentro.

El rodaje es muy suave en virtud de la suspensión delantera tipo McPherson y trasera con eje semirrígido, las dos con barra estabilizadora. Es muy frecuente que se compriman a tope los resortes y golpeen duro cuando se pasa por cualquiera de los innumerables baches de nuestras calles y carreteras. Eso sí, y en honor a la verdad, ya no hay suspensiones que pasen de agache sobre los cráteres por los que nos acostumbraron a circular nuestras autoridades.

Hay que decir, sin embargo, que el diseño exterior guarda las características que la marca les ha venido incorporando a todos su modelos, con líneas rectas, similares a las de su hermano menor, el Tiida, y muy propias de estos y otros vehículos japoneses, siempre controvertibles porque, prácticos como son, los nipones priorizan siempre la comodidad y la seguridad ante la estética.

A este 'lo pulieron' un poco pues le incorporaron unas luces delanteras más alargadas que flanquean una parrilla prominente, y en la parte posterior, unos stops envolventes para mostrarlo más agresivo y 'europeizado', además de permitirle un baúl muy generoso que se vuelve infinito abatiendo los asientos traseros.

La lectura de los dos instrumentos centrales es muy fácil no solo por la disposición del tablero y la luz que los acompaña, sino porque el timón y el asiento del conductor son graduables en altura, lo cual permite ajustar el carro a cada necesidad anatómica.
Igual sucede con los pasajeros de atrás: dos adultos 'macizos' o tres más flacos quedan muy bien sentados y con las piernas libres para reacomodarse en viajes largos.

Para la familia ofrece seguridad de última generación, incluidos frenos ABS con asistencia de frenado EBD+BA, además de cinturones de seguridad retráctiles adelante y atrás, sistema de anclaje para silla de bebé, cierre automático de seguros y alarma con control remoto.

Su motor no se escapa de la onda verde por la que están pasando todas las marcas e incorpora el sistema 'Pure Drive' propio de Nissan que, según pruebas de la propia marca, reduce sustancialmente el consumo de combustible al tiempo que genera muy bajas emisiones a la atmósfera (por debajo de 140 gramos por kilómetro, según lo prometido por la ficha técnica).

La pregunta que queda en el aire es por qué la marca lo ubica por encima del Tiida, pese a que se comercializa con un motor más pequeño (el Tiida es 1.8 litros y cuesta 50 millones de pesos, full equipo).

Quizás son los accesorios de última generación de este modelo, quizás su motor 'ecológico' o las líneas más modernas. Lo cierto es que tanto el Versa como el Tiida y el March llegan de la planta que tiene Nissan en Aguas Calientes (México), los tres para competir en el difícil segmento de los vehículos familiares, aunque cada uno con su carácter definido.

Al nuevo Nissan Versa lo describen sus fabricantes e importadores
como un 'sedán para el ejecutivo joven' por su pinta y tamaño, sus
lujos interiores y, por supuesto, por su precio, que arranca en los 36'900.000 pesos, por debajo de su competencia (incluido el modelo 1.8 de la misma marca nombrado arriba), aunque con muy buen equipamiento.

TAMAÑO 'CITADINO'
El Nissan Versa llegará en las versiones Sense y Advance, ambas con opción manual o automática y adaptadas a una carrocería de 4.465 milímetros de largo por 1.695 de ancho y 1.514 de alto, medidas muy 'citadinas' pues le permiten camuflarse entre los autos compactos al tiempo que se vive como todo un sedán por dentro. Viene con molduras del color de la carrocería, rin 15 (acero para el Sense y aluminio para el Advance), espejos regulables desde el interior y las cuatro ventanas eléctricas (delanteras para la versión básica).

PARA VIVIR POR DENTRO
Espacio y comodidad son dos virtudes en las que el Versa anda sobrado de lote gracias a dispositivos de última generación, como control crucero, manos libres Bluetooth y radio CD MP3 con auxiliar y conector iPod, todo maniobrable desde el timón. Incluye accesorios clave como aire acondicionado, asiento del conductor con ajuste en altura, anclajes para silla de bebé y portavasos delanteros y traseros.

EN LA ONDA ECOLÓGICA
El motor del Versa no se escapa de la ola verde que están atravesando todas las marcas e incorpora el sistema 'Pure Drive' propio de Nissan, el cual, según pruebas de la propia marca, reduce sustancialmente el consumo de combustible al tiempo que genera muy bajas emisiones a la atmósfera (por debajo de 140 gramos por kilómetro, según lo prometido por la ficha técnica). El motor se ofrece por ahora con transmisión automática de cuatro velocidades, que le procura una marcha silenciosa, aunque sin picante, especialmente en las subidas más pronunciadas.

FRASES
Al Nissan Versa lo describen sus importadores como 'sedán para el ejecutivo joven' por su pinta y tamaño y por su precio, que arranca en los 36'900.000 pesos.

La lectura de los dos instrumentos es muy fácil por la disposición del tablero y porque el timón y el asiento del conductor son graduables en altura.

Al Versa 'lo afinaron' un poco pues le incorporaron unas luces delanteras más alargadas y unos stops envolventes para mostrarlo más agresivo y 'europeizado'.

El Versa, como el Tiida y el March, llega de la planta que tiene Nissan en Aguas Calientes (México) para compet ir en el difícil segmento de los autos familiares.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.