La noche, enemiga de los conductores. Manual de Conductores (XIV)

Debido a la falta de visibilidad, un buen conductor debe extremar las precauciones para evitar accidentes.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

De noche, los conductores no pueden ver los peligros tan fácilmente, por lo que no pueden reaccionar en el mismo periodo de tiempo que si fuera de día, según el Manual de Conductores de Automóvil Club de Colombia, y cuando se les toma por sorpresa están en condiciones menos favorables para evitar un choque.

Una de las causas por las que ocurren accidentes es quedarse dormido. Según el Manual de conductores, hay gente que no se da cuenta de lo cerca que está de quedarse dormida y por esto debe evitar manejar siempre que sienta algo de sueño, ya que la única cura para el sueño es dormir y por lo general es una acción del cuerpo que no controlamos en su totalidad.

Al conducir de noche se presentan diferentes problemas como:

La visión
Evidentemente la visión en la noche no es la misma que por el día, porque no hay la misma claridad, ni tanta luz. Y si al hecho de transitar a oscuras se le suma que a muchos carros no les funcionan las luces correctamente, que las personas que caminan por las calles durante la noche no tienen reflectores ni nada que los distinga, o que es a esta hora en la cual se incrementa el número de personas en estado de embriaguez, la actividad de conducir se torna en algo altamente peligroso.

El resplandor
Una luz muy fuerte o brillante que pase frente al conductor puede cegarlo por un momento y su recuperación puede tardar un tiempo, que aunque es corto sigue siendo fundamental. Los conductores de mayor edad son los que más sufren con el resplandor. Quedarse sin visión por algunos segundos puede ser muy peligroso, si se tiene en cuenta que un conductor va a 80 kilómetros por hora y que en segundos puede recorrer una distancia de más de media cancha de fútbol.

Según el Manual de Conductores, la mejor manera de evitar esto es fijar la mirada al lado derecho del carro y seguir la línea que marca el camino, si ve que un carro o una luz muy fuerte vienen de frente.

Como sucede en muchas de las carreteras nacionales, cuando no hay demarcación del camino lo que se debe hacer es siempre tener una fotografía mental de los siguientes 50 u 80 metros que va a recorrer, es decir prever un recorrido por el que usted pueda andar unos instantes casi a ciegas.

Pero lo más fácil es jamás quedarse mirando las lámparas del carro que viene en dirección opuesta.

El cansancio
Estar fatigado, cansado, no haber dormido adecuadamente antes de conducir o la falta de agudeza mental son factores que la noche puede convertir en un grave problema, ya que se acentúan. En la mayoría de casos en que los conductores se quedan dormidos mientras están manejando, es porque el sueño y la necesidad que tiene el cuerpo humano de dormir es una acción que, aunque no lo parezca, está fuera del control de las personas.

Según el Manual de Conductores la falta de agudeza mental aumenta después de media noche y más si se ha estado manejando por mucho tiempo.

Por eso, si se siente cansado, pídale a alguien responsable que maneje por usted, o deténgase en un lugar seguro y duerma una media hora.

Recuerde que muchas veces puede ir cansado pero cierta terquedad o ego le impide soltar las llaves y por ello es importante hacerlo conciente y salvaguardar su vida, la de sus pasajeros y la de otros actores de la vía.

Si va de copiloto y observa que el conductor bosteza demasiado, se refriega los ojos constantemente o trata de adoptar diferentes posturas, es porque está en su último estado de cansancio. Su deber pedirle que se detenga y que descanse o entregue las llaves.

Iluminación deficiente
Muchas carreteras o vías que atraviesan el país no cuentan con la iluminación adecuada; este no es un problema que afecta en el día cuando hay un mayor flujo de tráfico, pero sí puede ser grave en la noche, si no se tiene la precaución necesaria, ya que en estos casos sólo se dependería de las luces del carro.

Igual sucede cuando se transita por un camino iluminado. Puede que esta luz no sea suficiente para ver las señales de tránsito o las personas que caminan o transitan sin elementos reflectivos. Para esto el Manual de Conductores aconseja manejar despacio para aumentar el lapso de tiempo para reaccionar.

Las luces del carro
El Manual de Conductores dice que  en las noches la principal fuente de luz son las luces del carro, no sólo para que el conductor pueda ver sino para que los demás lo vean.

Las luces medias permiten ver hasta 75 metros adelante, las altas de 105 a 150 metros. Es por esto que aconsejan reducir la velocidad calculando la distancia en que se puede ver y en que puede reaccionar; es decir que debe ir lo suficientemente despacio para poder frenar si algo aparece frente a usted en la distancia en que lo pueda ver.

Las luces direccionales y los frenos
Estas luces siempre deben estar limpias y funcionando correctamente, ya que son fundamentales para los conductores que saben utilizarlas para comunicarse con los demás, más si es de noche.

Los parabrisas y los espejos:
Igual que las luces, los parabrisas y los espejos limpios son indispensables al momento de conducir, de noche o de día. Por las noches cualquier suciedad que haya en un parabrisas puede convertirse en un estorbo para la visión. Por esto, el Manual de Conductores aconseja que antes de conducir de noche se debe limpiar el parabrisas por dentro y por fuera.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.