La novela que existe detrás del Ferrari 330 LMB que enreda al presidente de Samsung Electronics

El fallo de un juez de EE. UU. que exige la devolución del vehículo luego de ser reportado como robado en 1977, revive esta historia que deja al actual presidente de Samsung en el ojo del huracán.

Redacción Motor

11:00 p.m. 09 de octubre del 2012

La historia comienza en 1963 cuando Ferrari construyó solamente cuatro unidades de la versión 330 LMB, con el objetivo de que compitieran en las 24 horas de Le Mans. Estos carros de carreras son impulsados por un motor de 4.0 litros y fueron de los últimos modelos con motor delantero que salieron de la sede de la firma en Itallia.

Actualmente, los cuatro vehículos existen y con el pasar del tiempo se han convertido en protagonistas indiscutibles en los famosas citas de colección que se celebran por todo el mundo. Algunos expertos calculan que cada uno de estos modelos oscila en un precio de venta de 15 millones de dólares.

Uno de los carros, con número de chasis 4619, es propiedad del presidente de Samsung Electronics, Lee Kun Hee. De los cuatro que fueron construidos, el suyo es el único con tres carburadores, pero hay un dilema, este vehículo fue reportado como robado en el año de 1977 y, actualmente, hay una orden de un juzgado en EE. UU. que exige la devolución del vehículo.

Jalopnik, una página especializada en vehículos se puso a la tarea de hacer un repaso exhaustivo de los propietarios y momentos que rodean a este Ferrari 330 LMB y revivir la historia en varios pasos ya que, al parecer, se pone en duda la propiedad actual del empresario coreano.

La compra
Ivars Blumenau, quien asegura tener los títulos notariales y un informe policial original del vehículo, compró el Ferrari 330 LMB en 1974, en Atlanta, al mecánico y distribuidor de Ferrari, Donald Fong, pero el vehículo se quedó con Fong en modo de custodia por las relaciones personales y de amistad que mantenían estos dos.

El crimen
El 18 de marzo de 1977, el 330 fue robado de la tienda de Donald Fong. Ahí empieza todo, porque en el informe policial se indica que Fong aparece como el dueño del vehículo.

Pero en realidad, el vehículo no fue robado sino que fue vendido a John Hadjuk, un hombre de Chicago, quien asegura no conocer el destino del dinero que pago por el vehículo.

Según Blumenau, la última vez que supo de Fong estaba siendo juzgado y cumplía condena por malversación de fondos.

La trayectoria
Tras la presunta venta fraudulenta, el Ferrari 330 empezó a moverse por todo el mundo, incluso se subastó en 1989 por 4,7 millones de dólares; luego se vio en algunos concursos como Pebble Beach e incluso estuvo expuesto una temporada en el Museo de Blackhawk, California, en 1994.

La polémica
En el año de 1990, el vehículo pasó del Museo Blackhawk a ser propiedad de Kun Hee Lee, actual presente de Samsung Electronics, quien después de un tiempo lo traslado a Corea del Sur.

El presente
Actualmente no existe ninguna evidencia que Lee está involucrado con el robo del 330 y hay tanto misterio con la información que es muy probable que el reconocido empresario no tenga ni idea sobre los antecedentes legales del Ferrari.

Queda a la espera que el caso sea resuelto por las autoridades correspondientes y que Lee aclare que relación tiene en este caso ante los tribunales.

Actualmente, y según lo asegura Jalopnik a pesar de todo el tiempo que ha pasado, Blumenau tiene papeles del carro que le entregó el Estado de Florida (Estados Unidos), donde reside actualmente, y una orden judicial que solicita el retorno del vehículo a su dueño legítimo, pero se enfrenta a uno de los hombres más ricos del mundo y poderoso de ese continente. Amanecerá y veremos...

DATO
En 2008 Kun Hee Lee, actual presente de Samsung Electronics, fue condenado a tres años de prisión por soborno de figuras influyentes, pero al poco tiempo fue indultado por el Gobierno asiático.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.