Con la nueva BMW K 1600 GTI la marca presentó el 'buque' insignia de sus motos

A la BMW K 1600 GTL la mueve un motor de 6 cilindros en línea, de 1.6 litros y 160,5 caballos de potencia. Tiene los sistemas electrónicos de los más avanzados automóviles de la marca.

Redacción Motor

05:54 a.m. 20 de febrero del 2012

Fotos de la nueva moto BMW K1600 GTL

Autogermana-BMW trae a Colombia una motocicleta como
pocas en el mundo, catalogada en el segmento llamado Gran Turismo. La K 1600 GTL es un aparato de gran tamaño y mayor motor, que juega el papel de las grandes berlinas de la marca en el mundo de las motos.

Ofrece una posición de manejo supercómoda y relajada para viajes muy largos, acompañada por una alta dosis de tecnología proveniente, en parte, del mundo de las cuatro ruedas y de
los grandes carros com
o el BMW 745.

La K 1600 GTL es una moto inmensa, con un diseño imponente, y
por su tamaño uno pensaría que no es capaz ni de moverla y mucho menos de empujarla para echar reversa.

Pero es maniobrable y relativamente fácil de estacionar, aunque hay que mirarla y abordarla siempre con sumo respeto por su peso y dimensiones. Por supuesto para mover esta señora motocicleta se necesita un motor a la medida de lo esperado y fuera de lo común, como lo es un seis cilindros en línea, situado en posición transversal, de 1.649 cc que desarrolla una potencia de 160,5 caballos, cuyo ronquido hace recordar el clásico sonido de los
motores de BMW 3.0 de los años 70.

Es una máquina que tiene la potencia de los dos litros de automóvil
bien concebidos. Además de la potencia final, este motor posee un torque impresionante de 175 Nm, que desde las 1.500 rpm
ya entrega el 70 por ciento de la fuerza del motor, con una suavidad incomparable a bajas revoluciones.

El propulsor es capaz de recuperar en sexta desde los 30 km/h sin necesidad de rebajar los cambios, y llega hasta las 7.500 rpm con facilidad, en medio de un sonido inolvidable y muy pocas  vibraciones.

Entre los avances más importantes de esta moto está el sistema E-Gas Technology, el cual, mediante un acelerador de control electrónico, controla la entrega de potencia de los seis pistones con absoluta precisión. Este mapa que maneja la gestión electrónica permite modificar las características de funcionamiento del motor y puede ajustarse en cualquier momento de la marcha para que se adapte a las condiciones de la carretera o al estilo
de manejo del piloto.

La moto viene con tres diferentes opciones de manejo. En la posición "Rain", o lluvia, se programa la entrada del torque
de manera mucho más suave y la potencia máxima es limitada para evitar patinazos peligrosos al quebrar la adherencia de la
rueda trasera.

En "Road" se obtiene el máximo torque del motor pero con una curva muy suave a medida que se exige el acelerador. Finalmente, en "Dynamic" el motor entrega instantáneamente toda su expresión tanto en torque como en potencia, generando una sensación mucho más deportiva y poderosa. Mezclando estas
tres posibilidades es muy seguro afrontar la ruta y las calles con un control total de las manifestaciones de semejante motor.

El chasis es de aluminio con una araña de magnesio, con el fin de tarar este buque en el mejor peso posible. De todas maneras, sin combustible muestra 350 kilos, con las maletas y el "top case" a bordo. Pero por la ubicación de los órganos mecánicos el centro de gravedad es bastante bajo y esto facilita su control, a tal punto
que la moto es muy maniobrable desde la mínima velocidad de equilibrio.

Esta moto viene con el sistema de suspensión electrónica adaptable ESA II, que electrónicamente envía las señales de ajuste del resortado y amortiguación trasero y delantero. Se puede optar por posiciones para rodar solo, con equipaje o con pasajero y equipaje, en tres niveles: confort, normal y deportivo, con los cuales se garantiza un control muy preciso en cualquier condición, además de la mayor comodidad para cada circunstancia.

Estos cambio se pueden hacer sobre la marcha y es evidente la diferencia de comportamiento en cada posición. Por supuesto, la K 1600 GTL está dotada de unos superfrenos con sistema ABS.
Se apoyan en un disco delantero doble de 320 milímetros, sobre el cual actúan mordazas de cuatro pistones. El disco trasero es sencillo y también de 320 mm de diámetro, pero las pastillas solo apoyan bajo presión de dos pistones en un "calliper" flotante. Son obviamente muy eficientes y precisos.

El cuadro de instrumentos es mucho más que eso pues hace parte de la "cabina" de la moto. Es un alto obligado estudiar
todos los comandos y funciones ya que es como abordar un carro, y de los sofisticados. Tiene dos cuadrantes análogos (velocímetro y tacómetro), una zona con testigos de advertencia y una pantalla TFT de 5,7 pulgadas con contraste automático, acompañada de muchos botones con múltiples funciones, todos ellos muy visibles y a la mano.

El sistema de audio, a pesar de trabajar al aire libre y sin mayores posibilidades de resonancia acústica, tiene buena fidelidad y calidad gracias a la instalación de los parlantes que, en conjunto con el parabrisas electrónico ajustable y los útiles deflectores de viento laterales, ofrecen una muy buena calidad de sonido. Se puede conectar cualquier reproductor Mp3 o una memoria USB y está listo para usar cualquier Ipod.

Estas unidades se pueden guardar en una guantera especial hermética para protegerlas. En la ruta es una moto muy agradable de manejar. Al principio intimidan mucho el tamaño y, por supuesto, el peso, pero después de prender el motor, poner primera y avanzar unos metros se nota que es muy dócil, además es imposible resistir las ganas de oír el espectacular ruido del
motor que acelera con mucha propiedad, aunque no es fácil acostumbrarse al mando electrónico porque es bastante sensible.

Los reglajes electrónicos de suspensión y motor trabajan perfecto.
En carretera el torque del motor deja llevar la moto muy baja de vueltas en sexta y rodar a 120 km/h sin problema. Frena muy bien a pesar del peso y tamaño y se inscribe en las curvas con mucha facilidad. En un par de ocasiones el control de tracción se activó, pues al salir de las curvas uno se entusiasma y acelera a fondo
pensando que tiene entre las piernas una moto más liviana, pero afortunadamente esta ayuda corrige oportunamente los excesos
de manejo.

El sonido del motor y la entrega de potencia son dignos de oír y sentir, pues evoca el sonido de importantes y emblemáticos
carros de esta marca con los motores de seis cilindros que en esta escala se reproducen perfectamente.

Es un aparato ideal para viajes largos, pues ya tiene las maletas incorporadas con bloqueo central para dejar todo el equipo bajo llave y con el calentador de asiento y manubrios, parabrisas
regulable y un buen equipo de sonido. ¡Qué más se puede pedir!

FRASES:

Esta supermoto ya está disponible en Autogermana y demás distribuidores de la marca en el país por un valor de $77.900.000.

El sonido del motor de seis cilindros en línea es idéntico al de los carros de la marca de alto rendimiento. ¡Una potente y fina orquesta!

Algo exclusivo es poder graduar eléctricamente la altura del parabrisas según la estatura del piloto o las condiciones de ruta.

RECUADRO:

La electrónica al alcance de un dedo

Todas las funciones  lectrónicas del tablero son operadas a través
de un multicontrolador en el lado izquierdo del manubrio, por
lo cual el piloto tiene todo el acceso al control de la moto sin dejar
de manejarla y sin perder de vista el camino, pero toma tiempo acostumbrarse a las diferentes funciones y navegar en el menú.

Las funciones son la lectura de la presión de llantas individual,
nivel de aceite del motor, graduación del audio (¡tiene radio y un
full equipo de sonido!), GPS, Intercom con el pasajero, calefacción
del asiento y los manubrios, control de tracción y de la suspensión
ESA II, entre otras. La pantalla de mando está localizada en el
centro del tablero, directamente en el ángulo de visión del piloto,
y desde ese display se monitorean todas las actividades y posibilidades de marcha.

Luces Xenón autoadaptables
La K 1600 GTL es la primera motocicleta en el mundo con luces de Xenón autoadaptables para mayor seguridad en la noche. Una luz de Xenón normal consiste en un módulo con movimiento que proyecta el Xenón con un espejo reflector.

Debido a la 'compensación de inclinación' de la función permanente de control del haz de luz, el faro emite luz en el área preestablecida, sin importar las condiciones de manejo o de carga. La novedad de las luces de Xenón autoadaptables consiste en un servomotor adicional en el espejo reflector que asegura que la carretera esté iluminada de la mejor manera en cada curva.

El servomotor automáticamente compensa el ángulo de inclinación de la motocicleta en curva, dirigiendo la luz a la carretera con el ángulo correcto y genera un gran avance en la seguridad activa.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.