La nueva BMW X5 llegó repotenciada y con más cambios por dentro que por fuera

La SUV más antigua y clásica de BMW, fundadora de la línea de alta gama, llegó refaccionada y con un V8 de 5 litros y 450 caballos y un 3L diésel de 258, ambos de última generación y caja de 8 cambios

Redacción Motor

04:13 p.m. 12 de noviembre del 2013

Vea aquí fotos de la nueva BMW X5

Si algo es difícil para BMW es lograr que sus carros respiren por fuera la misma evolución que experimentan por dentro. La razón es la marcada e inamovible imagen que guardan todos sus vehículos y que no se puede modificar de la manera tan radical como intervienen en la dinámica y funcionalidad de los vehículos.

Claro que la tercera generación de la X5 es diferente de extremo a extremo, pero hay que mirarla con detalle para ubicarla, si bien esta vez la parrilla y los bómperes son especialmente más distintivos y van en línea con el tratamiento que se ha visto en los últimos automóviles. Los ‘riñones’ de las parrillas son más anchos, más abiertos y más prominentes, y los pasos laterales del aire por el costado de los bómperes y los nichos de los guardafangos –que también mejoran la aerodinámica– son puntos notorios en el nuevo modelo.

La cabina en general no se pliega a las tendencias de algunas SUV recientes en las cuales el techo se ha agachado mucho en la parte trasera, a tal punto que la visibilidad natural es casi nula para los pasajeros y las maniobras de retroceso deben hacerse a punta de espejos y cámaras. La X5 mantiene grandes ventanas, y antes de comprimir las facciones de la cola, BMW ofrecerá la variante X6, que es, a su vez, la inventora de las SUV ‘coupés’, sin necesidad de sacrificar las características de ergonomía y placer a bordo a cambio de un estilo que no da los mismos réditos de funcionalidad.

Por ello, la X5 se ve como clásica y tradicional. Pero basta ponerla a funcionar para palpar los grandes cambios. Y en BMW hay que empezar por la parte motriz, ahora a cargo de la nueva gama de motores como los V8 de inyección directa biturbo de 450 caballos o el 6 cilindros 3,0 diésel de 258 caballos.

El modelo 50i tiene en la realidad un bloque con capacidad para 4.400 centímetros cúbicos, alimentado por dos turbocargadores secuenciales y la inyección directa de combustible de alta precisión, sumados al sistema de variación de los tiempo los ejes de levas y alzada de las válvulas (Valvetronic). Todo el mapa del motor está enfocado a entregar el mayor torque para garantizar la agilidad del par de toneladas larguitas que pesa la X5, que se escalona muy bien con las ocho relaciones que tiene la caja de velocidades de funcionamiento automático o manual, a voluntad. Los 650 Nm, vistos desde las 2.000 a las 4.500 revoluciones de manera casi lineal, le permiten ir de 0 a 100 en cinco segundos y alcanzar el límite controlado de velocidad alemán de 250 kilómetros por hora.

La X5 con el motor diésel de seis cilindros y tres litros de capacidad rinde 258 caballos a las 4.000 revoluciones con un torque de 560 Nm a las 1.550 vueltas. Llega a 230 por hora y está en los 100 kilómetros apenas después de 6,9 segundos. Al igual que la 50, la caja es de ocho velocidades adelante, automática o secuencial manual.

La dinámica de marcha está pues garantizada y asegurada con todos los accesorios electrónicos de estabilidad y tracción, el control de velocidad en los descensos y los frenos con el ABS de última generación, acompañado del sistema de apoyo electrónico en las paradas de emergencia.

Sobre este punto, hay que decir que una camioneta de estas tiene hoy el comportamiento de un automóvil, y a pesar de su altura, la inercia y las dimensiones, se maneja con la punta de los dedos y al régimen de velocidad que uno quiera con plena confianza y seguridad, encima de unas respetables ruedas 255/50 en rines de 19 pulgadas. Esto de la estabilidad es otro aspecto que ya está inventado, al menos en vehículos de esta estirpe.

La seguridad es total, como es de rigor en todos los carros alemanes. Hay airbags a todo lo largo, ancho y alto de la cabina, cámaras para el estacionamiento, luces y limpiaparabrisas automáticos, lámparas con bombillos xenón, exploradoras, ruedas que caminan sin aire, apoyacabezas delanteros activos, freno de estacionamiento con bloqueo automático y dirección electroasistida controlada por el computador. Y a esto se agregan todos los juguetes y accesorios que ya dependerán del capricho del consumidor.

Tres modelos

Autogermana la ofrece con cuatro posibilidades, tres con motor diésel llamadas XDrive 3.0d, Navigation y Ejecutivo, y una opción en la 5,0 de gasolina.

Las diferencias son los equipos, que forman una larga lista de posibilidades de acabados y accesorios que se puede consultar en la página del importador.

La diésel básica cuesta 185 millones y las de equipo superior están ambas en 210 millones, por lo cual se pueden escoger las configuraciones de accesorios y acabados.

La V8 5,0 está en 240 millones de pesos.

XDrive

Todo el sistema XDrive es de serie y este se resume en que muchos de los mecanismos del motor solo funcionan cuando es necesario, como la bomba de agua, el alternador o el aire acondicionado y tiene reciclaje de la energía en los frenos para cargar la batería, entre otras funciones, y se complementa con tres mapas de manejo seleccionables a voluntad, incluido uno para máxima economía llamado EcoPro.

Precursora

La BMW X5 fue pionera en el estilo de vehículos SUV de alta gama. Lanzada en 1999, ya se han vendido más de 1,3 millones de unidades de las dos ejecuciones previas, y con estos nuevos diseño y mecánica espera seguir la misma progresión que la convierte en el vehículo referencia del segmento.

DATOS

Con el motor V8 biturbo 5,0 la X5 llega a los 250 kilómetros por hora y acelera de 0 a 100 en solo cinco segundos.

La X5, gracias a su impulsión permanente en las 4 ruedas, tiene una enorme capacidad ‘off road’ en condiciones extremas, por eso su versatilidad es total.

El espacio, la amplitud y la claridad de la cabina saltan a la vista. Todos los controles y funciones se operan desde la pantalla central, donde también se incluye la navegación. Hay una gran cantidad de accesorios para configurarla al gusto y necesidad de cada familia.

Por detrás, la X5 también tiene un aspecto diferente en el que sobresalen las salidas de los escapes en los costados del bómper y los stops con un diseño que la hacen ver más ancha y deportiva.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.