La nueva generación de la Ford Escape se renovó en diseño y eficiencia

Esta SUV llega a la tercera generación que viene con un diseño renovado y nuevos motores como el EcoBoost de 2 litros turbocargado que entrega 240 caballos. Arranca en 68 millones de pesos.

Redacción Motor

10:47 p.m. 17 de agosto del 2012

Ver galería de fotos de la Ford Escape 2013

Hay vehículos que llegan de forma discreta al mercado aun cuando
transporten toda una revolución. Ese es el caso de la nueva Ford Escape, que se estrena con un rediseño total de su carrocería
y la implementación de un arsenal tecnológico, tanto en mecánica como en accesorios, que la catapultan como una de
las camionetas más avanzadas del país.

Y es que la tercera generación de la Escape, que arrancó en el pasado Salón de Los Ángeles y que se produjo por primera vez en el 2000 para ubicarse como hermana menor de la Ford Explorer, viene empacada en el mismo 'estuche' estético que la marca estadounidense les está poniendo a todos sus vehículos y que se ha convertido en su principal gancho en las vitrinas.

La Escape 2013 tiene un diseño más perfilado, con una estampa fina y ágil ya que abandonó las formas cuadradas y verticales de su anterior generación y las reemplazó por un trazo más estilizado que le da una línea deportiva, muy actual y compacta a pesar de que la camioneta es 9 centímetros más larga y 3,5 más ancha que
la versión anterior, aunque 45 milímetros más baja.

Por eso, la nueva Escape no tiene sino el nombre en común con el modelo antecesor. Se refinó y se volvió más urbana, casi más amable, menos 'blindada'. En el frontal, por ejemplo, se redujo la parrilla a su mínima expresión y el inconfundible e imponente marco cromado de dos niveles quedó convertido apenas en una línea que sostiene el logo de la marca en la mitad de una diminuta entrada de aire.

El capó también cambió y ya no está hecho en escuadra. Tiene dos nervaduras centrales y dos laterales desde las que se van formando los 'hombros' de la carrocería. En las luces se dejó atrás el cubismo y ahora son oblicuas, con un alargamiento plástico y
armónico sobre la carrocería que termina en la misma perpendicular que da el eje de las ruedas.

Y aunque las apariencias engañen, se aumentó el tamaño y el protagonismo de los bómperes, pues ahora ocupan más del 80 por ciento de la parte frontal, pero, gracias a la división de la toma de aire inferior para albergar a cada lado las exploradoras de forma curiosa y el escudo plástico central, esta pieza se mimetiza dentro de la nariz y hace que se perciba casi afilada, formando una gran V.

Por el costado la camioneta también es otra. Desde la mayor inclinación del panorámico, hasta la nueva forma que adquieren
las ventanas y el marco de las mismas, que se va cerrando a medida que avanza hacia atrás y la hace ver más ágil, forman
un conjunto que remata con la curvatura del techo, que antes era absolutamente plano.

En la parte posterior la modificación también fue mayúscula. El bómper ahora es prácticamente inexistente y apenas sostiene la cubierta de ingreso a la zona de carga y el protector inferior, en donde resalta el doble tubo de escape; los stops son oblicuos, más
angostos y largos, y los divide la hoja de la quinta puerta que
le ganó en área al cristal de la ventana.

En fin, en materia estética en Ford dieron un revolcón para crear esta camioneta. Pero no solo se afilaron los lápices, sino también la mecánica. Ahora la Escape estrena un poderoso motor EcoBoost de 2 litros, 1.000 centímetros cúbicos menos que la pasada generación, que viene auxiliado con un turbocompresor que le permite generar 240 caballos de potencia a las 5.500 revoluciones y un torque de 367 Nm desde las 3.000 vueltas.

Es decir, tiene el mismo rango de potencia, con mejor torque y menor consumo de gasolina que la camioneta que reemplaza.
A este propulsor se acopla una caja automática de 6 velocidades
con sistema SelectShift, que permite controlar de forma manual la
selección de los cambios mediante un interruptor en el lado izquierdo de la palanca de cambios.

En materia de capacidad off road, la versión que se venderá en un comienzo es la 4x4, y a partir de septiembre llegará la edición 4x2.
Entre su equipamiento de seguridad, la Escape es la primera SUV
de Ford que combina la tecnología Curve Control y el Torque Vectoring Control, que permiten desacelerar la camioneta de forma automática cuando el conductor entra en una curva demasiado
rápido, y acelera, sin gestión del piloto, cuando está en medio de un giro.

Para esto cuenta con un nuevo sistema inteligente 4WD (4x4) que mediante un innovador programa y sensores avanzados analiza los datos de 25 señales externas, como la velocidad de las ruedas, la posición del pedal del acelerador y el ángulo del timón, antes de actuar.

Para ello, ejecuta acciones preventivas, sumando o restando
torque, según sea necesario, valiéndose de un embrague electromagnético. Otros elementos con los que cuenta son el control electrónico de estabilidad y de tracción, sistema automático de asistencia de frenado, 7 bolsas de aire (2 frontales, 2
laterales, 2 de cortina y una para las rodillas del conductor) y el monitoreo de presión de las llantas.

Esta camioneta, que es la SUV más vendida en los Estados
Unidos, también cuenta con una serie de tecnologías inteligentes, entre las que están el sistema SYNC con MyFord Touch de última serie, que ofrece múltiples maneras para gestionar y controlar la información, ya sea por medio de comandos de voz, menús a los
que se ingresa por controles en el volante, pantalla táctil o botones
en el tablero central.

La actualización de este sistema incluye una nueva apariencia
que facilita aún más el uso del teléfono, el sistema de audio y
la climatización. A esto se suma el acceso con código de apertura, techo panorámico con mandos eléctricos, sistema EasyFuel con
tanque de combustible de cierre hermético sin tapa, climatizador electrónico dual y sistema personal de control de manejo MyKey, entre muchos otros accesorios que trae esta nueva camioneta, que por su precio también promete ser revolucionaria pues se venderá en dos versiones: 4x2 desde 68 millones, y 4x4 en 74.

FRASES:

La tercera generación de la Ford Escape se presentó en el pasado
Salón de los Ángeles de 2011 y mostró el gran cambio estético que la marca estadounidense les está aportando a sus vehículos.

Con el nuevo diseño de la Escape no solo se mejoró su pinta. También la eficiencia aerodinámica aumentó casi en un 10 por ciento con respecto a su antecesora.

La zona de carga está solo a 68,5 cm del suelo, por lo que su acceso es fácil. De paso, la nueva Escape tiene un mayor volumen interior y 971 litros de volumen de carga con 5 pasajeros.

RECUADROS:

Un motor ganador
El EcoBoost 2 litros pertenece a la misma familia del propulsor
de un litro que fue destacado como el mejor motor del mundo en el 2012. Este tipo de motores combina una reducida cilindrada con una turboalimentación e inyección directa junto con un sistema de doble eje de levas de distribución variable (Ti-VCT), que permite que aprovechen un 20 por ciento más la eficiencia energética del
combustible y tengan un consumo 15 por ciento menor, al igual
que sus emisiones contaminantes. Se espera que para 2013 el
90 por ciento de los vehículos de Ford tengan estos eficientes
'corazones'.

Refinamiento interno
Así como en el exterior, también la presentación interior se actualizó. La presentación de los relojes de instrumentos se proyectó y son de rápida lectura, pues cuentan con una iluminación azul sobre fondo negro.

Escape de tecnología
En la mitad está una pantalla digital con información sobre la personalización del manejo. Como dato curioso, tanto los tapetes como los plásticos que protegen los pasos de rueda, el motor y algunas otras piezas se hicieron con botellas plásticas recicladas. Los rellenos de las sillas son de espuma de soya. Ford dice que esta camioneta es reciclable en un 85 por ciento.

Ver galería de fotos de la Ford Escape 2013

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.