La nueva generación del Porsche Cayman se destaca por ser más ligero y eficiente

Porsche refaccionó el Cayman y le mejoró los motores, que ahora ofrecen 275 o 325 caballos y llevan el carro hasta 285 kph. Toda la carrocería fue revisada y se empezará a vender en marzo próximo.

Redacción Motor

05:44 a.m. 11 de diciembre del 2012

En todo Porsche nuevo, todo es más. Más largo, más ancho, más
potente, más tecnológico, más avanzado, más estable, más inteligente, más original, más cómodo, más Porsche...

Y como tal, siempre algo más caro. Todo esto lo encontraremos en el nuevo Cayman, presentado la semana pasada en el Salón de Los Ángeles, región donde está su mayor clientela de Estados Unidos. Porsche moldeó la tercera versión de este auto, quizás el
más controvertido, pues no es un 911 como a muchos les parece que deben ser todos los Porsche, con el motor colgando
en la cola y las líneas típicas, sino que calza la maquinaria detrás
de los asientos de los ocupantes en posición central, como debe ser al tenor de la ingeniería de un automóvil de alto rendimiento.

Siguiendo el viejo esquema mecánico de los 550 de los años
60, con el motor central, Porsche hizo primero el Boxster y luego el
Cayman, que tiene el techo duro y fijo, logrando una perfecta mezcla entre los rasgos básicos del 911 y su propia silueta muy personal y original.

El Cayman se mueve con una maquinaria de seis cilindros, por supuesto colocados de manera horizontal en dos bancos de pistones, que desplazan dos cilindradas dependiendo de la versión.

El Cayman, puro y sin letras, tiene un 2,7 litros de 275 caballos de potencia, suficientes para ponerlo a 100 por hora en 5,4 segundos y hurgar el velocímetro hasta la raya de los 266.

Con la S agregada en el escudo, el aparato es mucho más vital porque el motor pasa a 3,4 litros y la caballería suma 325 unidades. Arrancando en la mejor forma, está en 100 kph en apenas 4,7 segundos, y la velocidad tope ronda los 285 kilómetros por hora. Una bala bien camuflada en sus latas retro.

Claramente, en Porsche todos los complementos son quizás más importantes que el propio motor, ya que este seis cilindros, actualizado y remozado, en varias tallas, sigue siendo una unidad
ya muy caminada. Por ejemplo, las cajas de velocidades manuales, todas de seis adelante como equipo de serie, o bien
de siete con doble clutch -sistema del cual Porsche es el precursor-, son famosas por su precisión y eficiencia.

No de ahora sino de décadas atrás cuando a los sistemas de sincronismo patentados por Porsche los compraban otras marcas que los anunciaban como un gran avance. En el Cayman 2013 aparece, por primera vez en Porsche, un sistema de crucero
inteligente, gracias al cual el carro mantiene la distancia con el que le precede de manera automática, y ofrece un equipo de sonido desarrollado específicamente por Burmester.

Externamente, el nuevo modelo se reconoce porque es más largo
entre ejes, tiene prolongaciones de los bómperes delantero y trasero más cortas y las ruedas de 19 o 20 pulgadas le cambian totalmente la silueta, que tiene muchas de las líneas talladas como una cuchilla.

Aunque es muy sutil el cambio, el parabrisas va más atrás y más inclinado, por ende la línea del techo cae más fluida sobre la cola. De paso, mejora la aerodinámica. Adelante tiene unas tomas de
aire mucho más grandes para enviar más aire a los radiadores que
enfrían los motores más poderosos.

El Cayman es un carro costoso, en el orden de los 50 mil euros
FOB, pero es una compra muy racional pues se trata de un Porsche en toda su integridad y marca, que no logra los rendimientos excepcionales del 911 pero que ofrece caballos, diversión, lujo, seguridad y confort más que suficientes.

Y su dueño siempre tendrá el ronquido seco y único de los seis pistones que encienden "de patada" y ruedan de maravilla, en la calle o en la pista.

FRASES:

El parabrisas está más inclinado y el techo cae más suavemente sobre el spoiler trasero para una mejor aerodinámica y estética.

Porsche siempre ha sido fiel a su lema de vender autos para usar en la ciudad entre semana y en la pista los domingos. Ninguno ha
fallado en su misión.

Los rines de 19 o 20 pulgadas le dan al Cayman mayor agresividad y a la vez le permiten calzar unas ruedas más anchas para mejor apoyo en el piso.

RECUADROS:

El puesto de mando
Todo Porsche tiene la llave de encendido al lado izquierdo del timón y ahora sus interiores ofrecen lugares muy comunes, como los mandos del centro de navegación y multimedia y la presentación de los múltiples instrumentos de control, totalmente tradicionales.

El Cayman es estrictamente para dos personas pues el motor va
en los espaldares de las sillas, cuya ubicación en todo el centro del
vehículo permite mejor percepción de los movimientos del auto y
estupenda altura del centro de gravedad para mayor estabilidad.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.