Nueva marca de carros rusos que se empezarán a vender el próximo año

Yo (Ë, en ruso) es una marca que se empezará a vender con las más audaces y diferentes soluciones de motorización que buscan demostrarle al mundo que en Rusia sí pueden hacer buenos y avanzados autos.

Redacción Motor

07:10 p.m. 10 de octubre del 2011

 Más que un tema de orgullo nacional, es una propuesta de tecnología a seguir muy de cerca.

Vea fotos del prototipo y el nuevo carro ruso

Este curioso aparato no estaba propiamente en la primera fila de las exhibiciones del Salón de Frankfurt sino colocado en uno de los pabellones de bajo tráfico de la feria, confundido con algunos prototipos de las nuevas tecnologías motrices.

Sin embargo, las muy extrañas formas de este aparato cuyas puertas deslizantes hacia atrás y que forman una especie de
cola de una ave en vuelo de alta velocidad no pasaron desapercibidas y menos por tratarse de un carro conceptual ruso.

Pero más allá de la piel de este exótico 'concept car' se esconde un proyecto que puede, guardadas proporciones, hacer un impacto tremendo en la concepción de los vehículos con energías alternativas pues se aparta de manera insolente de los cánones actuales que sus conceptores rusos consideran "obsoletos y basados en viejas teorías en desuso".

Para afirmarlo se necesitan ideas diferentes y las tienen. Sus carros híbridos para consumo deben salir a la venta en un año y ya tienen 100 mil pedidos en Rusia, de los cuales más de 50 mil se firmaron en un solo día. Claro, no había que poner ni un rublo para hacerlo pero el solo movimiento de la gente para dar sus datos indica que el impacto fue radical. La marca se llama el 'Yo', pronunciación de la letra Ë, séptima del alfabeto ruso.

En estos carros, todo se saldrá de la rutina de las teorías de híbridos y eléctricos de hoy. Por ejemplo, no usa batería sino un capacitor que no tiene los problemas de los acumuladores de ion-litio en cuya fabricación se generan muchas emisiones de CO2, ofrece mayor autonomía (1.000 kilómetros), bajo costo, carga muy rápida y una capacidad de un millón de ciclos de uso, cuando las de ion litio apenas sí soportan 10 mil recargas.

El motor de combustión, totalmente diferente, funciona con gas natural o gasolina indistintamente pero no se usa para mover el vehículo directamente sino para activar un generador que carga el capacitor y de ahí se mueve el motor eléctrico cuyas características de torque constante eximen el uso de la caja de velocidades. En el papel, las prestaciones serían muy superiores a las de un Toyota Prius.

La carrocería es en plástico polipropileno fundido a alta presión, cuya resistencia es perfectamente comparable a la del acero pero pesa un 30% menos y es mucho más barata de fabricar en serie. Los autos de uso general, costarán entre 10 y 16 mil dólares.

El prototipo de Frankfurt abrió las puertas internacionales a esta nueva marca que pretende causar un impacto en el mundo proporcional al que lograron los rusos cuando fueron los primeros en ir al espacio. Ojalá no sean solamente ideas descabelladas, aunque parece ser todo lo contrario.

Una fortuna empuja
Detrás de este ambicioso proyecto está la fortuna del billonario ruso Mikhail D. Prokhorov, propietario del equipo de básquet Nets de Nueva Jersey y titular de la tercera fortuna rusa y la 39 del mundo, estimada en 18 billones de dólares. Sus fuentes de ingreso son minas que producen el 20% del níquel del mundo, además de platino, paladio y es el mayor explotador de oro en su país. En este orden de platas, su inversión de 200 millones de dólares en "Yo- auto" no es algo que le mueva los balances de su grupo financiero Onexim, que va en sociedad con la fabricante de camiones Yarovit. Su propósito es quebrar el estereotipo de que "los rusos no pueden producir buenos carros". Sígalo en www.yo-auto.ru

Un motor diferente
Un viejo invento ruso que data de los años 30, que tuvo desarrollo en Alemania, ha sido reciclado para mover el Yo (Ë). Se trata del motor de aletas rotatorias, es algo parecido al Wankel, en el cual los pistones se mueven circularmente. En su momento, los científicos lo perfeccionaron en el laboratorio Novosibirsk, en Siberia, pero nunca fue comercializado. Para evitarles complejas e imprecisas explicaciones pueden ver el despiece y armado en http://www.russiandogs.net/russian-hybrid-cars.html

FRASES

Para incorporar las mejores ideas, ¿Ë¿ abrió un foro en el cual más de 3.000 ingenieros de todo el mundo aportaron soluciones que fueron seleccionadas e incorporadas a este proyecto.

El automóvil que saldrá a la venta el año entrante no tiene el impacto estético del prototipo de Frankfurt, cuyas puertas  deslizantes hacia atrás harán historia. Pero las soluciones técnicas y la audacia para imponer nuevas motorizaciones y materiales en el 'Ë' público harían una revolución si llegan a feliz término y rentabilidad.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.