Con la nueva versión del Hyundai i30 la marca muestra su perfil más escultural

La segunda generación del i30 tiene acertados cambios en su diseño exterior que lo ubican en un esquema más europeo y universal. Motor 1.6 de 128 caballos y caja manual de seis adelante.

Redacción Motor

03:54 p.m. 25 de junio del 2012

Galería de fotos del nuevo familiar de Hyundai

Es innegable. Los carros de Hyundai y Kia, hermanos de sangre, tecnología y finanzas, son los que están marcando diferencias
en el diseño exterior dentro de las gamas populares. Para la muestra el nuevo Hyundai i30, que llega a su segunda generación y ahora se distancia de ser una aproximación al primer BMW Serie 1 en la parte trasera, para adquirir su propia firma y apellido.

El i30 equivale al Kia Cerato pues comparten plataforma y gran parte de su mecánica, y viene a competirle directamente. Pero, además, por sus medidas y gama de precio se encuentra en el sector del Mazda 3, Nissan Tiida en sus versiones altas, Volkswagen Gol, Peugeot 308, Citroën C4, Megane III y Chevrolet Cruze, entre los principales.

Un entorno duro, en especial por los lados del Cerato, Mazda, Renault y Cruze. El perfil del carro es para el mercado global y clientes de tipología europea, como los colombianos. Es compacto, bien puesto, amplio por dentro, muy bonito y de motor con las últimas normas de eficiencia, tema con el cual hay que estar obligatoriamente conectado.

El concepto de diseño es interesante y evidente. Hyundai dice que el i30 tiene una estructura fluida y agrega en su explicación del carro definiciones como "proporciones dinámicas, líneas naturales que emanan movimiento, contraste en la superficie, tensión  dinámica", y otros varios arrebatos de prosa con los cual los colegas periodistas técnicos tratan de plasmar, con rebuscados códigos para los lectores y clientes, cosas fáciles de decir: es
muy bonito, sin excesos en las líneas, moderno y bien ejecutado.

De ahí en adelante, los más o menos son algo muy subjetivo. De todas maneras, hay que anotar que se mantiene la forma hexagonal de la parilla, en la cual convergen ahora todos los Hyundai en busca de una identidad óptica más duradera, y que las luces y stops son muy alargados y juegan con el diseño lateral del carro, sobre todo atrás donde tienen un juego muy importante en la línea de caída de la capota y terminación del guardafango.

El i30 llega solamente en la versión hatchback de cinco puertas, lo cual de una vez nos ubica en su función como auto de familia, muy espacioso interiormente y de baúl con buen acceso. Mide 4.30 metros de largo, apenas 1.47 de alto y 1.78 de ancho con los espejos retraídos, operación que se hace a voluntad con mandos eléctricos desde la cabina.

Hyundai mueve el i30 con un motor de 4 cilindros colocado transversalmente adelante, y la tracción es frontal. La máquina
desplaza 1.600 cm3 con un desarrollo de 128 caballos de potencia.

El torque es de entrega bastante plana pues el motor camina suave y parejo desde el arranque del tacómetro, pero sí muestra una notoria alegría cuando pasa de las 5.000 revoluciones y está en acción el sistema de cambio de posición de los ejes de levas para una mejor respiración.

Con un peso de 1.175 kilos en vacío, la relación es de 9.2 kilos por caballo del motor, cifra a su favor por encima del promedio de la categoría. Ayuda mucho que esté conectado con una caja de seis velocidades adelante, manual, que genera un mejor escalonamiento de las relaciones y, por ende, el aprovechamiento
del motor es mejor para bajar el consumo de gasolina.

Por ahora no está prevista la caja automática. Está bien  Suspendido en mecanismos tradicionales con amortiguadores del sistema McPherson adelante y un puente flexible atrás. Pusieron un resortado muy suave, agradable, confortable y que aísla muy bien la carretera de la cabina, sin castigarle una correcta posición
en las curvas de mayor velocidad.

La dirección es una pluma gracias a la asistencia eléctrica, lo
cual se combina con el frenado exacto que le dan los discos en las cuatro esquinas, apoyados por el ABS, aunque sin la ayuda adicional de la distribución electrónica de presión (EBD).

Accesorios más, accesorios menos, el i30 está con un rango de equipo muy similar al de la concurrencia, aunque lejos de los tiempos cuando los carros coreanos eran sobrados de "gadgets" y curiosidades. Solamente tiene dos airbags delanteros, el sistema de sonido no recibe entrada de equipos por la vía auxiliar, no tiene bluetooth ni conector USB y hace falta un mando para abrir el baúl desde la cabina.

Se destacan los espejos abatibles, el techo panorámico en cristal, que es una opción que sube la cifra del cheque en tres millones, los rines de aleación para llantas de 16 pulgadas de diámetro y las exploradoras de serie, que son parte esencial del diseño de la trompa.

Los acabados interiores están muy bien, en colores oscuros, de materiales para trabajo pero elegantes, y el diseño del cuadro de instrumentos y mandos tiene una notable personalidad, con una consola central muy elaborada en la cual instalaron los mandos de audio y climatización, con un buen display de todas las funciones
en la pantalla central.

Las guarniciones son de color aluminio mate discreto y las utilidades de guanteras en todos los puestos abundan. Desde el punto de vista funcional, se destaca el buen espacio vertical en los puestos traseros, a pesar de la bonita caída externa de la capota
y la distancia para las piernas con respecto a las sillas delanteras, que es muy generosa.

RECUADROS:

Excelente estampa la del nuevo Hyundai i30. La parte trasera evoluciona alrededor de la forma de los stops, que limitan los guardafangos traseros y alegran toda la caída del techo. Parte de los stops va en la compuerta para dar un mejor acceso al baúl.

La segunda generación de este automóvil coreano tiene importantes y acertados cambios en su diseño exterior que lo ubican en un esquema más europeo y universal. Motor 1.6 de 128 caballos y caja manual de seis adelante.

De la aerodinámica a la escultura
Si usted desea filosofar y complicarse acerca de las formas del i30, acá tiene las definiciones originales y textuales de la fábrica coreana: "¿Cuál es la línea aerodinámica? Es una línea de carácter dinámico que refleja el flujo natural de los proyectos energéticos que desafían la gravedad y la capacidad rápida de reacción.

¿Qué es la cultura de los fluidos?
La esencia de la escultura de fluidos se caracteriza por ser inspirada en la naturaleza, representando la armonía de la creación. La técnica de moldeo original de la Hyundai de la "escultura" captura no solo los intensos esfuerzos del diseñador
y la pasión que entró en la creación de este vehículo, sino al mismo tiempo todo el proceso creativo". Amén.

Moderno y funcional
El puesto de mando está cuidadosamente elaborado con formas
y colores notorios pero sin excesos y bien mezclados con las
guarniciones de color aluminio mate, que juegan bien con toda la
modernidad del i30.

FRASES:

El i30 vale 49 millones en la configuración básica y sube a 52 millones si se quiere con el techo panorámico de cristal.

El techo panorámico en cristal es la única opción que hay en la oferta del I30 y, en proporción a su influencia y mecanismo, no es tan costosa.

Ver fotos de la nueva versión del Hyundai i30

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.