El nuevo Audi A1 se conecta con la juventud colombiana

Diseñado para competir con el Mini, el Citroën DS3, el Alfa Mito y el Mini, este carro busca refrescar la clientela de Audi con una oferta de nicho, joven y sin antecedentes en la marca alemana.

Redacción Motor

05:13 a.m. 08 de abril del 2011

Vea fotos del Audi A1

La disputa entre los fabricantes alemanes, concretamente entre BMW y Audi, es un elemento que ha alegrado y enriquecido el mercado automotor. Cuando BMW empezó a lanzar camionetas, Audi replicó de inmediato con la familia Q y ahora a nivel mundial lanza la réplica para el Mini, un modelo que les lleva una larga delantera en el tiempo, pues son las vueltas con las cuales BMW se quedó después de su fallida alianza con la Rover inglesa.

El Audi A1 es la respuesta a ese modelo tan exitoso de BMW, pero ahora sus fauces se extienden a un segmento de clientes jóvenes, que buscan carros más personalizados y de alto rendimiento, con obvias diferencias exteriores que expliquen el sobreprecio que pagan por estar a la moda.

Además del Mini, el A1 claramente compite también con el Citroën DS3 reciente, el Fiat 500 en sus modelos más equipados y el Alfa Romeo Mito. Todos son autos de tres puertas, bajos, estilizados, finos y diferentes pues aunque concurren tras la misma clientela lo hacen con perfiles diferentes.

El Alfa, el Mini y el 500 se mueven en el argumento retro, el Citroën está más enmarcado en el concepto de glamour y "fashion" de los franceses y el Audi A1 es un carro típicamente alemán, fuerte, simple, rápido y con una silueta totalmente nueva y propia, salvo la trompa que lleva el ADN de la marca.

El A1 se explica gráficamente por las fotos que acompañan este artículo. Es bajo, largo proporcionalmente pues está montado sobre la misma plataforma en la cual el grupo VAG vende el Skoda Fabia, el Seat Ibiza y el VW Polo, ancho y se caracteriza en sus versiones más costosas por la pintura bicolor que corta la línea lateral con los parales en una tinta diferente a la de la carrocería. Que hasta se puede considerar tricolor cuando viene con el techo de cristal ya que este es negro y tiene una franja de ese color que empata con el parabrisas delantero.

La parte mecánica es sumamente interesante y mucho más en la ruta que en el papel. Viene con un motor de 1.4 litros turbocargado con inyección directa de la mezcla en las cámaras (TFSI,) que le permite rendir 122 caballos efectivos con una lineal entrega del torque que se mide en 200 Nm, igual entre las 1.500 y las 4.000 rpm por lo cual su aceleración y respuesta son perfectas y muy por encima de lo que sus números intuyen. Toda la concepción y mapa del motor están previstos para una buena entrega del torque y el aprovechamiento perfecto a través de las siete relaciones de la caja con el mecanismo secuencial que Audi llama S-Tronic. La potencia final está dada a 5.000 rpm por lo cual no paga exprimirle el tacómetro cuya raya roja se marca en las 6.200 vueltas.

Esta cascada de multiplicaciones permite el aprovechamiento total del motor y también la búsqueda de una buena velocidad final. La caja se puede usar en automático simple para una marcha despreocupada pero si se pasa a "Sport" el temperamento del carro sale a flote ya que se puede mantener siempre en el mejor punto de rendimiento. Adicionalmente, la caja es bastante inteligente pues hace los cambios muy rápido y sincroniza perfectamente los retrocesos, bien sea manejándo la con la palanca convencional o con los mandos desde el timón que vienen en el modelo más equipado.

El catálogo le reporta 203 kilómetros por hora de velocidad máxima, con un paso de 0 a 100 kph en 8.9 segundos, moviendo 1.100 kilos de peso total en orden de marcha. Es más que suficiente para su perfil y mecánica. Existe una versión más poderosa, con el motor de 180 caballos pero no está autorizada aún por la fábrica para Colombia.

El interior del carro responde perfectamente en línea con su vocación deportiva. La posición de manejo es baja con respecto al piso, la instrumentación muy visible complementada con la pantalla de información del sistema de audio, funciones del vehículo, el motor y el navegador cuando aplica, que se despliega en el centro del tablero de manera muy evidente, pero es escamotable a voluntad.

Los acabados de los muebles difieren dependiendo de los modelos pero en general está forrado con elementos muy funcionales, mezcla de cuero y telas, todos en color oscuro para buena longevidad y en dos tonos para alegrar más el ambiente de la cabina.

Por supuesto que el chasís y el comportamiento rutero del automóvil son excelentes como era de esperarse. Pisando llantas 205/55 en rines de 15 pulgadas de acero de 6" en el auto básico, pudimos observar su excelente maniobrabilidad.

Frena perfecto, es sumamente silencioso a alta velocidad a tal punto que disimula la velocidad de crucero que se sostiene fácilmente por encima de los 160 sin esfuerzos y transmite confianza y seguridad en todos los aspectos.

En la pista y exigido al máximo, es aún más notoria la cuidadosa ingeniería y la dinámica del carro. Con las ayudas de tracción y estabilidad es un juego llevarlo entre las curvas y al desconectarlas es un carro muy neutro que sale fácil de los virajes gracias a la tracción delantera y el buen reparto del peso, además de su bajo centro de gravedad. Cabe anotar que en el A1 no está disponible el sistema Quattro de Audi y no se necesita para su perfil. Igualmente la altura sobre el piso atrás es justa y tiende a pegar fácilmente cuando va con el cupo con los obstáculos altos.

Lo correcto sería decirle el Mini Audi pues el A1 es el carro más chico de la casa, pero esa definición no le hace honor a su perfil porque lo equipararía directamente con el Mini de BMW, que es un carro de temperamento y características totalmente diferentes por lo cual, aunque viven en el mismo mundo "yuppie" o "play" de sus clientes potenciales, pensamos que es un modelo que hará ruta y vida aparte en su propio mundo.

Que, de paso, servirá para incorporar una clientela más joven a la gama de los otros autos -también es el propósito de Audi- que busca refrescar el perfil de sus compradores.

Cuatro versiones, desde $73.8 millones
El Audi A1 estará disponible en cuatro modelos, pero todos usan la misma configuración de motor 1.4 turbo de 122 caballos y caja de siete marchas adelante S-Tronic. La oferta empieza con el Atraction que cuesta 73.8 millones de pesos y escala al Ambition por el cual se pagan 80 millones. Más arriba ofrecen el Journalist por 88.3 millones y el full equipo se llama Luxury, que cuesta 95.1 millones de pesos. Las diferencias entre los modelos se refieren a equipo adicional interior y externo. 

Una cabina fresca y personal
Toda la concepción de interior y la ergonomía son propias de un carro deportivo. En la banca trasera hay espacio correcto para dos personas y el baúl se amplía abatiendo parcialmente los espaldares. La baja altura de la cabina aumenta la sensación de
control sobre el vehículo.

Audi optó por la sencillez y sobriedad en toda la parte exterior del A1. No hay un solo bocel en la parte lateral y las linternas conservan el "guiño" de identidad que forman los leds y alumbran de manera permanente. Los stops abren con la compuerta por lo cual hay una segunda luz de posición en el interior para señalar el auto cuando está detenido con el baúl abierto.

FRASES

El Audi A1 se esbozó con un prototipo en el Salón de Tokio en 2007, pero solamente se lanzó al mercado el año pasado en Ginebra y apenas inicia su vida en mercados fuera de Europa.

El motor tiene inyección directa y turbocargador, fórmula que le permite entregar el máximo torque y de manera lineal entre las 1.500 y 4.000 revoluciones.

Es un vehículo que buscar atraer a una clientela más joven a la marca y competir básicamente con el Mini de BMW.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.