El nuevo Audi A3, auto de referencia entre los compactos de alta gama

Su precio va desde 65 hasta 96 millones de pesos. La nueva generación llega con dos opciones: el 1,2 y el 1,8.

Redacción Motor

07:08 p.m. 20 de agosto del 2013

Ver en imágenes aspectos de la nueva generación alemana

Una modalidad literaria que parece encontrar siempre inagotables fuentes de inspiración es la que acompaña a todas las presentaciones oficiales de los automóviles. Son textos elocuentes, muy complejos de por qué una enorme mayoría logra que lugares comunes del automóvil en muchos de los nuevos modelos aparezcan como algo inédito en un producto en el cual casi todas sus características están requeteinventadas.

Sin embargo, corriendo por los lujosos catálogos de presentación del nuevo Audi A3, que llega a su tercera refacción, encontramos una frase muy atinada para definirlo y ubicarlo: “Con el A3, usted se sentirá bien vestido en cualquier condición que lo use”.

Buena analogía con el diario vivir en un automóvil que se mueve con toda propiedad, elegancia y modernidad en todos los ambientes. Es un compacto de tamaño pequeño cuando hablamos de las marcas de alta gama, y muy juvenil cuando se trata de ubicar a esta nueva generación de autos con los cuales tradicionales fabricantes de autos de lujo quieren refrescar a su clientela con carros menos señoriales y prosopopéyicos.

Ahí vemos el Mercedes Clase A, los BMW Serie 1 y naturalmente el Audi A3, que es el fundador de la categoría. El nuevo A3 naturalmente resume toda la filosofía tecnológica de Audi, enfocada a conseguir autos más livianos gracias al uso de materiales especiales, sobre todo el aluminio, con unos motores vigorosos, lujo muy bien puesto, y una estampa siempre tan discreta como deportiva y moderna que no pasa desapercibida, precisamente porque transmite toda la dinámica y la provocación sin ampulosidades ni aletas innecesarias.

Manejamos el A3 en su versión más completa, con un motor de 180 caballos y cuya factura ronda los 96 millones de pesos. Es el tope de la gama y la musculatura, desde el primer tornillo hasta el último tapete. Tiene una máquina de 1,8 litros denominada genéricamente en el grupo VAG (VW, Seat, Skoda y Audi en muchos de cuyos modelos reside) como TFSI, en el cual se combinan la inyección directa de combustible con un turbocargador y tiempos variables. Lo hacen funcionar con la caja Stronic de siete velocidades, con operación manual automática y accionable también desde levas en el timón. Es una unidad capaz de llevar a este carro a los 225 kph sin dificultades y con una aceleración consistente y de una efectividad total desde cualquier rango de velocidad.

Digamos que este esquema mecánico es conocido y por supuesto tiene todas las últimas evoluciones para lograr menores consumos y emisiones, lo cual se facilita porque la masa a mover con esta motorización es solo de 1.325 kilos.

Pero el modelo más interesante es el que se mueve con el pequeño motor en cilindrada -1,2 litros-, en el cual también los cuatro pistones en línea se animan con un turbocargador y se surten de gasolina colocada directamente en las cámaras a través de válvulas igualmente de diagrama de apertura variable. Este conjunto mecánico entrega 105 caballos a las 5.000 rpm (los motores de esta marca no son veloces molinos pues su especialidad es entregar mucho torque a una gama de vueltas más modesta).

Este motor 1,2 da 175 Nm a los 4.000 giros y lleva el carro hasta los 193 kilómetros por hora. La caja es manual de cinco velocidades en el modelo de entrada. Esta maquinaria 1,2 tiene un peso final muy inferior al del 1,8, ya que el modelo de base solamente pone la aguja de la báscula en los 1.191 kilos, una tara bien baja para sus dimensiones.

También en esta configuración la aguja de la cuenta sube mucho menos pues es posible acceder a este modelo con el menor nivel de  equipo, que de todas maneras es muy alto, por 65 millones de pesos, sin perder nada de la pinta, ni el confort ni la calidad de los acabados.

Ya casi no es pertinente hablar de la dinámica del carro en este nivel de autos. Todos frenan impecable, cruzan perfecto, son pilísimos para pasar la potencia al piso pues los computadores se encargan de cubrir los excesos del conductor con el acelerador, y sumamente respetuosos con la eficiencia de la gasolina.

El A3 agrega que ahora es mucho más silencioso y su marcha es suave, gracias a la elasticidad de los resortes, la exacta coordinación de los amortiguadores y la insonorización de la cabina, que lo hacen rodar como una limusina.

Ni hablar de los equipos y las funciones inteligentes, amén de la seguridad que en estos vehículos de homologaciones más serias y exigentes no es un accesorio sino algo de norma, como los tres airbags delanteros, los laterales y otro para la cabeza, los controles de tracción, el ABS con EBD en frenado, los cuatro discos de frenos, las luces de encendido automático, la dirección electroasistida o la pantalla de información abatible en el centro del tablero. Esto solo para hablar de la lista de serie del modelo básico 1,2 Attraction, a la cual le pueden agregar muchísimas y sofisticadas opciones a medida que suben  la cilindrada, la gama y… el precio.

Todos vienen con la carrocería hatchback, con la cual su versatilidad se incrementa, pero la carrocería está tan bien cuidada que mantiene su carácter muy deportivo y transporta perfectamente tanto a la familia en su rutina diaria como al piloto brioso para quien toda la arrogancia de los 180 caballos viaja divina y discretamente camuflada en este nuevo auto, con el cual Audi defiende su posición en un tipo de carros donde todos sus competidores quieren tener el mismo éxito que ha acompañado a este auto insignia de los cuatro anillos.

RECUADROS:

El A3 tiene un interior minimalista que destaca todos los detalles de los acabados y la funcionalidad de los controles. La pantalla central es abatible y en la consola van todos los mandos, incluido el selector de las cinco posibilidades de ajustes de suspensión y desempeño del motor, y una de ellas se puede personalizar al gusto.

16 años de historia:
El primer A3 salió en 1996 e inicialmente su carrocería solo tenía tres puertas. La primera refacción vino en 1999 cuando se ofreció una carrocería hatchback de cinco puertas. En 2003, bajo el lápiz del famoso diseñador brasileño Walter Da Silva, se dio un cambio radical, y ahora, desde mediados de 2012, existe esta última carrocería que debuta en el país. En la familia A3 son famosas las versiones S y RS, con motores hasta de 335 caballos.

FRASES:

El A3 pesa ahora 80 kilos menos que el modelo anterior, lo cual resume todos los avances que ha logrado Audi en cuanto a materiales, diseño y fabricación de sus carros.

“Un diseño que no necesita adornos; la belleza de esta escultura está en sus propios méritos”, Es la frase con la cual Wolfgang Egger define al nuevo A3. Y tiene toda la razón, pues es un carro que resume la modernidad dentro de las líneas más clásicas.

Ver fotos del Audi A3 2014

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.