El nuevo BMW M5 reúne el poder de un deportivo y el confort de una berlina de gama alta

A pesar del gran tamaño, esta berlina renovada ofrece hasta 560 caballos de potencia, a través de un motor V8 de 4.400 c.c. con doble turbocargador. Su precio arranca desde los 370 millones de pesos

Redacción Motor

04:52 p.m. 12 de junio del 2012

Ver fotos del nuevo M5 de BMW

Definitivamente, no se necesita un carro de estrechos dos puestos, pequeño baúl, carrocería comprimida y gran motor para volar en las carreteras de este mundo. Las berlinas familiares pueden ofrecer las fantásticas sensaciones de la aceleración, la velocidad extrema o el frenado superlativo, sin perder ambas
misiones.

Eso es lo que hace el BMW M5. Se trata de un automóvil del tercer nivel de talla BMW, es decir muy grande y espacioso, de casi cinco
metros de largo, y que pone la báscula en el filo de las dos toneladas (1.945 kilos). Con todos los juguetes de carro ejecutivo y empresarial, con el sabor pleno de un vehículo personalizado y el total significado de la letra M, Motorsport de BMW, que transpira potencia en todas sus partes.

No es solo la pinta exterior con las grandes bocatomas de aire para enfriar el gigante motor, los guardafangos ampliados para tapar unas ruedas proporcionales a sus arrestos, los cuatro tubos de escape en la parte trasera, los emblemas alusivos en los puntos más visitados, el equipo interior que se excede en lujos y detalles como asientos que se ajustan a lo ancho.

El M5 es todo un proceso de ingeniería para convertir la más tranquila berlina familiar en una bestia de las rutas, capaz de ir a 250 kilómetros por hora con sus empujes limitados por el pacto de los fabricantes alemanes, pero que se liberan hasta 300 kph con una reprogramación especial del computador. Y lo más notable, empuja esa masa de 0 a 100 kilómetros por hora en miserables
4,3 segundos y consume las distancias en siete bocados, que son las etapas de la caja de cambios.

FRASES:

Un M5 cuesta 370 millones de pesos con todos los equipos propios de su precio y todas las ayudas electrónicas de manejo y dos programas de uso de suspensiones y motor.

A pesar del tamaño y la potencia del motor, el consumo es muy frenos, la carga de batería solo en desaceleración y el sistema 'start and stop' para los semáforos.

RECUADROS:

La máquina del M5 es un V8 de 4.395 cm3 con dos turbocargadores colocados en el centro de la V de los cilindros
y que funcionan en dos fases, para tener perfecta respuesta desde bajas revoluciones.

Las 32 válvulas son de apertura variable y los ejes de levas también cambian sus tiempos a lo largo del rango de las 7.000 revoluciones. La inyección no es directa a las cámaras pero sí de alta precisión. La potencia final es de 560 caballos y el torque constante de 680 Nm desde 1.500 hasta 5.750 revoluciones.

"Drivelogic" para siete cambiod

La caja de velocidades instalada usa un sistema que BMW llama Drivelogic, que en realidad son dos en uno: un grupo de piñones maneja los cambios impares y otro los pares. Hay dos embragues que actúan alternadamente, de manera que cuando se pasa de primera a segunda apenas transcurren fracciones de segundo porque la marcha siguiente ya está "engatillada" en la caja número dos, y así sucesivamente. Los cambios se pueden hacer en
la palanca o en las levas del timón.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.