El nuevo BMW Serie 3 nuevo estará en nuestro mercado el mes entrante

Resume todos los lujos y funciones más adelantadas, con un diseño totalmente diferente pero que no se aparta de las líneas de los BMW actuales.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

En marcha, el carro es una espléndida síntesis de la tecnología presente llevada al día a día. El nuevo serie 3 se lanza el mes entrante con el primer modelo de motor 2 litros en 119 millones de pesos.

Cada nuevo BMW es un alto obligado en el camino. No se les puede mirar con ojos convencionales porque son carros que destilan modernidad y en cada generación mecánica les entregan a sus clientes los componentes y conocimientos de mayor avanzada, empacados en unas cabinas que son una incitación a manejarlos.

 Hace medio año tuvimos entre manos el M5 con el motor V10 derivado de la Fórmula 1. Una bestia de la velocidad auténtica, domesticable gracias a la electrónica, que le permite a cualquier mortal andar con 500 caballos debajo del acelerador sin límites diferentes a la capacidad de su chequera. La convocatoria del mes pasado fue a probar el nuevo Serie 3, el carro familiar y bandera de BMW por excelencia, así ahora exista el Serie 1, para un público un poco más genérico. Este vehículo, después del BMW 2002, fue el que cimentó las bases de la pirámide para que esta marca alemana en medio siglo exacto pasara de ser la vendedora de máquinas de coser con ruedas como el Isetta, que también les reseñamos en esta entrega, hasta convertirse en el icono de referencia del lujo, las altas prestaciones, la seguridad y la velocidad, en un mano a mano directo con la poderosa Mercedes Benz.

 En esa pelea por el mercado de alta gama, al cual se asoman con poco éxito muchos otros fabricantes de otras nacionalidades, los alemanes llevan una gran ventaja porque su país está abierto al uso del vehículo y no restringe sus prestaciones. Han logrado demostrar que velocidad no simboliza accidentalidad y que acelerar una buena máquina no es un pecado contra la ecología ni contra los sistemas timoratos en los que se mueve el tráfico automotor del resto del mundo. Es tal su madurez, que los límites de velocidad los pactan los mismos fabricantes, en 250 kilómetros por hora, cifra considerada accesible para cualquier persona, en un buen carro, por supuesto alemán.

Cuando aceleramos el nuevo Serie 3 en las afueras de Valencia, España, se palpó que el 90 por ciento de su atractivo está por dentro, en el girar de su motor o en el silencioso trabajo de los computadores. Porque en su exterior, aunque es totalmente diferente y concilia todas las nuevas tendencias de BMW y corrige algunos rasgos de los Serie 7 que no han sido universalmente aceptados, el Serie 3 no es una sorpresa estética porque se acerca a los otros modelos de la marca.

Resume la tendencia actual de las ventanas laterales pequeñas y reducidas en la parte trasera con el consabido sacrificio de visibilidad por estar a la moda. La parrilla, con los riñones tradicionales, es más ancha, lo cual le da la cara de las berlinas grandes y las linternas conservan el guiño que apareció en la Serie 3 del año 2002, pero ahora en la parte superior. Es la firma del diseñador Chris Bangle, norteamericano al servicio de BMW desde hace muchos años.

La parte trasera es más redonda, con unos stops de gran tamaño que se incrustan en una parte de la tapa del baúl en la cual va un spoiler discretamente tallado. No hay boceles ni cromos. La carrocería maneja diversas curvaturas con una armonía total y muy elegantes perfiles en los estribos y los remates del bómper trasero. Pero es más notoria la limpieza de formas que el recargo de elementos al cual otros diseñadores recurren.

 En el interior, hay todo o poco, según se interprete. Todo porque es una cabina de serie 7 o 5, ligeramente achicada a las dimensiones del 3, pero con los mismos páneles de controles, navegación y manejo de funciones desde un mouse en la consola
y la perfecta ergonomía en las posiciones de manejo u ocupantes.

Es un ambiente plenamente familiar y conocido que, para los usuarios de la marca, será como sentarse en la sala de su casa. En cambio para el recién llegado será toda una novedad por lo simple a la vez que completo. BMW no es ampuloso ni propenso a exaltar su calidad con acabados innecesarios. Todo en el ambiente es de gran sobriedad y perfectamente puesto, sin excesos.

 Estos se encuentran al manejarlo, porque sobra de todo. Potencia, frenos, aceleración, agarre, comodidad, están en la punta de los dedos y el carro funciona de una manera intachable. 6.3 segundos de 0 a 100 kilómetros por hora, velocidad máxima por encima de los 250 kph a pesar del pacto, seis velocidades adelante con el motor seis cilindros, 3.3 litros, de 258 caballos de potencia.

 Por estas características, el 333i es la nave insignia de la serie 3 y probablemente de la marca y a ese modelo estuvo dedicado el ensayo. Pero en Colombia se venderá toda la gama, empezando por el 320 tradicional que arrancará en 119,5 millones; el 325 de 136 millones y el 330, de 192 millones de pesos.

 El motor 3.3 es una maravilla mecánica. Todo el cigüeñal va montado en un cárter o bancadas de magnesio y el tren valvular es variable no sólo en tiempo de los ejes de levas sino que cambia la apertura de las válvulas según el régimen de revoluciones. Esto incide en un torque altísimo y parejo, tasado en 300 Nm, similar entre las 2.500 y 4.000 revoluciones. Para efectos prácticos, el carro en el tráfico acelera como una flecha.

 Y corre como un Porsche. Basta con encontrar una línea recta generosa y los relojes comienzan a caminar. En una carretera secundaria, manos libres o timón suelto, pudimos tomar fotos del velocímetro sobre los 260 por hora y todavía le quedaban al motor unas 350 revoluciones por completar en sexta. No logramos saber si el limitador entraba en algún momento, pues de todas maneras a esa velocidad hay que andar ojo avizor en medio de los paquidérmicos tractores de los campesinos españoles y escampando la vigilancia de la policía que en esas áridas planicies de Castilla y La Mancha no pierde la ocasión de interceptar semejante violación.

Todos los Serie 3 vendrán con la caja de seis velocidades manual ¿que podría tener unas relaciones más cerradas¿  como equipo de norma y sus características básicas incluyen el arranque con botón que activa todos los sistemas además del arranque, airbags completos, ABS de frenos, aire acondicionado y su control electrónico de temperaturas de cabina, centro de información en la pantalla central, mandos desde el timón para el radio y otras funciones programables a voluntad, teléfonos celulares propios del carro, cuero, gran equipo de sonido y se pueden agregar muchas opciones electrónicas a gusto del dueño.

 La dirección activa, que viene como equipo opcional, es uno de los puntos tecnológicos sobresalientes pues va cambiando su progresión en proporción con la velocidad, por lo cual el carro mantiene las trayectorias perfectamente ¿como lo pudimos probar a la velocidad máxima sin llevar el timón  y es maniobrable sin riesgos porque los impulsos del volante no se traducirán en mandos bruscos a las ruedas. Esto, con los frenos de una eficacia impecable y los controles de tracción que permiten pasarle toda la potencia al eje trasero sin temor a patinazos, proporciona la conducción más segura posible pero sin aislar al piloto de las sensaciones de la potencia y la ruta, que han sido la química de BMW con sus compradores.

 En suma, el Serie 3 tiene más novedades por dentro que por fuera y hay que manejarlo para apreciar el salto generacional de este carro emblemático que llega a Colombia de manera simultánea con su puesta en venta en Europa y a unos precios francamente sorprendentes por la favorabilidad del dólar. El mes entrante es su lanzamiento y comenzará su vida la quinta generación, que sin duda seguirá haciendo historia en el país, donde el Serie 3 es la imagen de BMW desde su nacimiento.

 * Asistimos al lanzamiento del Serie 3 en España gracias a una amable invitación de Autogermana y la casa matriz de BMW.

Cuadro 1

No todos los modelos de los carros suelen perpetuarse con la misma denominación. Pero hay casos muy ilustres como la Serie 3 de BMW que data de 1975. Pero ya vamos en la quinta generación de estos carros, muy populares en Colombia y que gracias a su difusión permanente están al alcance de mucha gente en el mercado del usado.

La Serie 3 es una denominación que BMW adoptó para su carro más pequeño y salió después de la Serie 5, que abrió la nomenclatura. Inicialmente era un coupé con motor 2 litros y la forma de su trompa fue algo especial, con el capó en voladizo o por delante del bómper. Muchos lo llaman el 320 y así se denomina, pero esa sigla sigue vigente en la generación que se acaba de lanzar.

La forma de distinguirlos es por su cifra de código dentro de BMW, tema que muchos no conocen y se forma de la siguiente manera:
E 21: Fabricados entre 1975 y 1982
E 30: Desde el 82 al 90
E 36: Entre el 90 y el 98
E 46: Del 98 al 2005
E 90: La última creación

Hay muchas otras variantes dentro de cada modelo como el Touring (camioneta), Compact (hatchback), Cabriolet y M, para los deportivos.

Se debe anotar que las tres cifras que componen la denominación de un BMW significan la carrocería (primer número, que quiere decir la serie) y los dos últimos la cilindrada (por ejemplo, 25 quiere decir 2.5) aunque en esto hay algunas diferencias entre el escudo y el motor ya que algunos tienen máquina más capaz que lo que dice su escudo.

También se ve la letra I, cuando empezaron a salir los de motor con inyección, pero ahora aplica a diferencias de equipos.
Un nombre que se ve raramente es el de Bavaria, que se colocaba a los vehículos de fabricación para el mercado de Estados Unidos. Y también se cita mucho a Alpina, que es un preparador y modificador especializado en BMW que desarrolla equipos y accesorios que vienen incorporados desde la fábrica.

LA FAMILIA M

Con la segunda generación de la Serie E30, salieron al mercado los famosos ¿M¿, que derivan su sigla de Motorsport, el departamento de preparación de máquinas avanzadas de BMW.

Los M han estado en las familias 3, 5 y 6, pero los más famosos y populares son los de la Serie 3, que empezaron a salir con la carrocería E30, es decir, la segunda generación.

Estos M tienen un motor especial, las cajas usualmente llevan un patrón de los cambios diferente, la carrocería es mejor tratada aerodinámicamente y se complementan con asientos, timones y otras características deportivas, además de los colores de Motorsport, con dos tonos de azul y un rojo en franjas transversales.

El primer M3 tenía un motor 4 cilindros derivado de la Fórmula 2, con 200 caballos de potencia. 16 válvulas y un altísimo rendimiento que aún hoy lo mantiene como ganador de su grupo en muchas pistas del mundo.

Los siguientes M3 tienen motores de seis cilindros.
 Usualmente, los M3 salen un año después de que se lanza la versión de calle y se producen también convertibles.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.