El nuevo Chevrolet Sail se presentó con el orgulloso sello 'Made in Colombia'

Colmotores lanza el Sail con la sorpresa de que va a ser ensamblado íntegramente en el país. El consumo del nuevo motor 1.4 de 102 caballos es brillante pues logra los 50 kilómetros por galón.

Redacción Motor

08:05 p.m. 23 de julio del 2012

Ver galería de fotos de las dos carrocerías del Sail

Que venía un nuevo Chevrolet no era secreto pues habíamos anticipado hace unas semanas en este mismo espacio su inminente lanzamiento.

También sabíamos que el origen era chino. Lo que se tenía bien guardado Colmotores es que el Sail, así se llama, es de ensamble nacional, con el debido aporte del componente local al CKD, que es efectivamente todo chino.

El automóvil es un producto ciento por ciento desarrollado por General Motors conjuntamente con su asociado chino, SAIC.
No comparte elementos con otros carros aunque sí muchas de sus piezas, de suspensión especialmente, que guardan una
enorme similitud con las de Aveo.

De hecho el chasis o plataforma son totalmente novedosos e inéditos pues el tanque de gasolina va situado muy bajo en el piso, debajo y hacia atrás de las sillas delanteras, con lo cual se libera enorme cantidad de espacio en el baúl y se mejora la estabilidad al bajar el centro de gravedad.

De ahí para arriba, obviamente todo es diferente, empezando por el motor que es un cuatro cilindros de 1.400 cm3 de 102 caballos de potencia. Tiene dos ejes de levas, de tiempos fijos, pero con la gran ventaja para el mantenimiento de que son movidos por cadena y no por correa y las 16 válvulas no corren el riesgo de estrellarse con los pistones en caso de un reventón.

Tiene múltiple de admisión de ductos variables para mayor torque y una relación de compresión de 10 a 1, lo cual explica su excepcional rendimiento en consumo. Luego de los apetitos reconocidos de los motores de Aveo, hicimos varias repeticiones
de recorridos para verificar su gasto de gasolina, que la fábrica dice puede llegar hasta 60 kilómetros por galón. Nuestros ensayos dieron 48 y 51 kpg en uso de ciudad y carretera, respectivamente,
por lo cual la cifra que predican es perfectamente viable con un trato benévolo del acelerador.

Además, Colmotores autoriza el uso de gasolina corriente en todo terreno, lo cual será un buen aliciente para quienes llevan las cuentas del gasto de combustible.

Está montado con una caja de velocidades, también específica
del modelo, con cinco marchas adelante y unas relaciones
bastante bien calculadas para combinar velocidad y aceleración
decentes. No es una bala ni la velocidad de punta (170 kph con trabajo) será su atributo, pero siendo un carro de perfil eminentemente familiar, funciona perfecto.

La relación peso-potencia en el sedán es de 104 kilos por caballo, lo cual lo sitúa en el promedio de ese tipo de autos. De momento, no hay opción de caja automática. Colmotores intervino con su departamento de ingeniería en la formulación de toda la planta mecánica, por eso la caja rueda bien calibrada y las suspensiones son firmes, sin dureza que moleste, y la progresividad de los
resortes y amortiguadores va muy bien en los rizados y se endurece cuando hay movimientos bruscos y rápidos de las ruedas. Como debe ser.

No hay novedades en los principios de las suspensiones que usan el McPherson adelante con tijera inferior de anclaje en la parte trasera del puente para mejor control de movimientos, y un puente
trasero deformable, ese sí calcado del que conocemos en los Aveo.

Va con discos adelante y campanas atrás, calzado en llantas Continental de Ecuador 185/60 en rines de 14 pulgadas. Dinámicamente el carro es un aparato neutral en todas sus manifestaciones. Gracias a los resortes de dureza algo por encima del promedio no se acuesta en las curvas y las toma dócilmente.

No es superlativo en frenado pero tampoco agota las distancias como para que amerite más contundencia del pedal central. Los acabados son de nivel local, es decir, nada de chino pues los confeccionan los proveedores de Colmotores en el standard de calidad de todos sus carros.

Los plásticos son buenos, inclusive algunos hechos en Colombia. Hay algunas costuras de la carrocería que no son muy estéticas, pero por cuestión de diseño no de mano de obra, y seguramente con el tiempo se corregirán ciertas imperfecciones como el espejo retrovisor, que distorsiona la visión.

El panel de instrumentos es simple, con la novedad de que el tacómetro es digital y la preponderancia la tiene el contador de velocidad. Hay buena visibilidad y hasta ayuda una pequeña ventanita lateral que va cerca del paral delantero que, además, continúa la línea externa en la cual son inevitables las comparaciones y similitudes con el actual Cruze.

A tal punto que parece el mismo carro en una talla menos, sobre todo por delante. Atrás, en cambio, el sedán tiene presencia de carro americano, ancho y amplio, con pocos adornos y un gran
panel de baúl. El hatchback es una versión muy diferente y la carrocería es mejor proporcionada respecto al tamaño de las ruedas, que en el sedán se ven pequeñas.

Total, hay un carro más para escoger en la gama popular. Colmotores sostiene que no se canibaliza con los Aveo que mantendrá en producción, pues se dirige a clientes diferentes, y en otros países como Chile y Ecuador así ha sucedido. Veremos cómo va la apuesta porque es un producto de forzosa larga vida debido al proceso industrial que respalda, por lo cual lo primero que hay que hacer es saludarlo de manera bien bogotana: "¡Ala, mi chino, bienvenido!

FRASES:

El consumo del nuevo motor 1,4 de 102 caballos es brillante pues logra los 50 kilómetros por galón. Es una máquina totalmente nueva, con relación de compresión de 10,2 a 1, pero camina con
gasolina corriente.

El interior es simple y funcional. El baúl es muy grande en el sedán
gracias a que el tanque de gasolina va debajo de las sillas delanteras.

La versión hatchback, de carrocería más corta, tiene un sabor mucho más deportivo aunque no pierde su función familiar por las cinco puertas.

RECUADROS:

Sorpresas en el lanzamiento del Sail

Colmotores lanza el Sail con la sorpresa de que es ensamblado íntegramente en el país y con alto aporte de elementos nacionales, especialmente de acabados. Es un carro nuevo de punta a punta, con ingeniería GM, componentes CKD chinos, de perfil familiar y popular.

El primer carro colombiano

El proyecto Sail, en el cual se invirtieron 15,5 millones de dólares, va a desembocar en que será el primer carro con carrocería estampada en un alto porcentaje en Colmotores. La adecuación de la planta para las prensas ya está en curso, las herramientas están en plena instalación y ya opera el primer robot de sellado de la cabina con soldaduras automáticas.

La idea es lograr una cadencia de 1.500 unidades mensuales.
Habrá luego un segundo modelo de Chevrolet cuya carrocería también se estampará en Colmotores para emplear la plena capacidad de la nueva unidad, que debe funcionar dentro de unos seis meses.

Los equipos y precios

El Sail tiene varias propuestas: hay un sedán básico que se vende en 28,7 millones pelado y en 30 millones con el aire acondicionado. Viene con un airbag. El segundo piso son las versiones LT en ambas carrocerías. La LT ofrece el Chevystar Connect (que ahora anuncia el pico y placa) y más accesorios eléctricos.

Agrega rines de aluminio, asiento trasero abatible y dos airbags, entre lo más visible. Los LT sedán valen 33 y el hatchback 32,7 millones. Los LTZ ya incorporan el airbag doble, ABS de frenos, vidrios eléctricos en las 4 puertas y exploradoras, además del Chevystar más avanzado y techo de cristal. Por estas versiones se pagan 36 millones si es hatchback y 35 en el sedán. El Sail ya está en preventa y en un par de semanas formalmente en vitrinas de toda la red.

Dos cabinas

El Sail se puede comprar con dos carrocerías, muy diferentes, la de sedán tres volúmenes tradicional que mide 4,3 metros de largo, y la hatchback que es 30 centímetros más corta y resalta un corte mucho más deportivo. La diferencia de pesos es de diez kilos. Obviamente, el estupendo baúl del sedán se ve recortado en el hatchback, pero será una opción que tomará cada cliente de acuerdo con su perfil y necesidades.

Ver galería de fotos del aspecto del nuevo Sail

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.