Un nuevo hit de Kia: llegó el Picanto Ión

Nuevo de punta a punta, este carro puede darle un revolcón a la gama popular pues tiene versiones entre los 25 y 32 millones, con motores 1.0 y 1.25 litros y hasta caja automática. Muy buen diseño.

Redacción Motor

12:54 a.m. 07 de mayo del 2011

El diseño vuelve a hacer la gran diferencia para este Kia pero la mecánica está también a la misma altura de la estampa.

Para ingresar a la galería de fotos del Picanto ión haga clic acá.

La llegada de un nuevo producto de Kia despierta cada vez más atención e interés y más si se trata de un auto de la gama popular como lo será el Picanto Ion, que debuta en nuestras vitrinas por estos días.

Razones sobran para seguir los carros de esta marca, cuyo diseño y novedad los han convertido en piezas de referencia en sus segmentos respectivos en los cuales acusan impresionantes progresos en ventas a nivel mundial.

El Ion copa todas esas expectativas. Es un auto totalmente nuevo que se convierte en la segunda generación de este popular modelo, cuya primera fase conoció una evolución externa. Pero ahora viene con una plataforma más larga, más ancha y más espaciosa, otra motorización y la carrocería completamente diferente.

Desde el 2004, cuando apareció, se han vendido 1.1 millones de ejemplares, de los cuales hay 19.051 en Colombia por lo que la llegada de esta nueva pieza solamente puede hacer crecer de manera importante esas cifras, teniendo en cuenta que la posición de la marca en este momento frente al público es mucho más positiva que hace seis años cuando un Picanto era un aparato desconocido. En su proceso, fue - y es- el único carro de este tipo y nivel de precios en ofrecer una caja automática.

Es un vehículo con un perfil muy moderno, cuidado, en la línea del Cerato, el nuevo Rio y de la Sportage en algunos rasgos, pero se aparta por el tamaño y tipología de su segmento para ofrecer algo totalmente diferente en un empaque compacto de cabina de cinco puertas.

No admite comparaciones con el modelo que sale de circulación. La parte trasera es muy graciosa con los stops elevados y se montan en el paral superior de la cabina, el vidrio amplio y las luces adicionales incrustadas en el bómper. El costado está marcado por una línea de fuga en las láminas sobre la cual se apoyan las manijas de las puertas y sube desde el guardafango delantero hasta el quiebre de las luces traseras. Es ondulado, con un pellizco gracioso en la parte baja de las puertas.

Adelante son originales las formas, pero no tanto las soluciones, pues opta por el montaje de las lámparas y el capó elevados sobre los guardafangos, al estilo Spark pero con mucha mayor gracia y finura. En ese campo, el Picanto Ion no se aparta del frontal que muestran los carros coreanos de esta gama y que son prácticamente los únicos ejemplares que la ilustran ya que no hay muchos fabricantes ofreciendo vehículos de este tipo. Pero impone su diferencia con sus fauces de tigre con aire de Sportage.

Probamos el motor 1.2 en una versión intermedia de equipos, con la caja mecánica de cinco adelante. Los 87 caballos se disfrutan y se usan divinamente gracias a las curvas de torque, que marcan 9.6 kgm en el 1.000 cm3 y 12.2 kgm en el 1.200. La primera impresión es que las relaciones de caja son sumamente largas y que hasta la quinta sobrara pues con mucha dificultad llena el tacómetro en 4a. sobre los 140 por hora. Pero la verdad es que la curva de entrega de potencia luce usando el motor en el régimen de las 4.000 rpm y ahí se expresa divinamente, llegando a 160 por hora con naturalidad y los sostiene.

En el tráfico, camina divinamente con gran elasticidad y sin problemas para los adelantamientos. Las relaciones de caja son más cortas en el 1.0 a nivel de cuarta, lo mismo que el diferencial, para mantener la misma viveza y agilidad. El motor es sin duda uno de sus fuertes y será un gran diferenciador a su favor porque el caminado del carro es superior a lo esperado y sin duda, el mejor del grupo de competidores.

Las suspensiones han sido cuidadosamente planteadas por Kia. Funcionan de manera transparente, no transmiten ruidos, pasan sobre el piso con una suavidad envidiable y solamente en resaltos muy fuertes y a alta velocidad algunas veces se topetean los amortiguadores delanteros que van montados sobre cauchos de deformación progresiva. De todas maneras, anotamos que la frecuencia de los amortiguadores traseros no es la más exacta pues el carro tiene tendencia a bambolearse en los cambios de actitud a alta velocidad, sin que sea algo inseguro.

La dirección es mecánica en el modelo inicial de 1.000 cm3 pero en los Xtrem, con máquina 1.2 ya hay una asistencia eléctrica. También nos merece comentarios el funcionamiento de esta última pues aunque el manual acusa un elevado ángulo de cáster (4.2 grados) lo cual supone que genera el retorno del timón al centro mucho más exacto y vivo, no sucede. La nariz es poco obediente a velocidad alta y hay que traer siempre la dirección pues se queda en la orden inicial. Hay que acostumbrarse a este estilo de marcha, que pensamos se debe más al efecto de la asistencia eléctrica que al efecto mecánico. Usa llantas 165/60
en rines de 14 pulgadas, todos con copas, menos en el carro automático.

Algo que merece cinco estrellas son los frenos, de una impresionante eficacia inicial y no decaen con el uso en carretera.
Son discos adelante y campanas atrás, sin ABS. Es un pedal de tanto efecto que hay que manejarlo con prudencia mientras se
le toma el pulso.

Kia ofrece el Ion en seis posibilidades. Dos de ellas son con el motor 1.0 con servicios básicos y con o sin aire acondicionado, en 25 y 26.5 millones dependiendo de los servicios instalados.

Con el motor 1.25 se proponen cuatro opciones, dos de ellas con la caja mecánica convencional de cinco adelante y otras dos con el mayor equipamiento, con la transmisión automática de cuatro marchas hacia adelante. Es posible comprar el Xtrem con el motor 1.25 sin aire acondicionado (muy bueno, por cierto) con un cheque de 27.5 millones de pesos con caja mecánica y de 29.1 con climatizador.

Para la versión automática, hay dos posibilidades: $31.7 millones con todos los 'juguetes' propios de la gama y otra de 32.2 millones que agrega un airbag para el conductor y los rines de aleación. Es el carro automático más barato del mercado y una opción clara para quienes desean este servicio, que ahora será más eficiente gracias al mejor desempeño y cilindrada del motor con respecto al auto anterior.

REFACCIÓN TOTAL
Todos los elementos del Ion, internos y externos, son novedosos, bien ejecutados con materiales de perfecta factura para la gama. La cabina cumple con las últimas normas internacionales de seguridad y ergonomía. Solamente se ofrece un airbag en la versión tope con caja automática y no hay ABS de frenos disponible.

MOTORES NUEVOS
El Picanto Ion ofrece dos motores. En los modelos más baratos, se mueve con un motor de 3 cilindros en línea, de 1.000 cm3, 10.5 a 1 de relación de compresión y 69 caballos de potencia.
La segunda maquinaria es un 4 cilindros, en línea también, de 1.248 cm3 y 87 caballos de rendimiento. Estos motores, conocidos como familia "Kappa" tanto en Kia como en Hyundai (son marcas hermanas), tienen la distribución operada con cadena y una curiosa arquitectura pues en lugar de usar descentrados los bulones en los pistones como es usual para que la biela tenga un efecto más lineal sobre el cigüeñal en la carrera de trabajo, es el cigüeñal el que está desplazado con respecto al eje del motor.
Los bloques son en aluminio, tienen distribución variable de ambos ejes de levas y un cuidadoso tratamiento de los puntos de fricción para mejorar su eficiencia.
El aire acondicionado tiene un mecanismo de descarga electrónico que optimiza su funcionamiento y carga sobre el motor.

Más espacio
El uso de los centímetros es algo muy meticuloso en la ergonomía de los carros. Externamente, el Ion es más corto atrás pero tiene más voladizo delantero con respecto al modelo anterior. Creció 64 milímetros en el largo, 15 en ancho y 69 en altura lo cual se traduce en una cabina más espaciosa y cómoda.

FRASES

En el panel de instrumentos hay un computador que sugiere el cambio para usar que genere el mejor rendimiento de consumo.

Hay cinco posibilidades de configurar el Ion, dos con motor 1.0 y cuatro con la máquina de 1.250 cm3 y 87 caballos, entre 25 y 32.2
millones de pesos.

El Ion es el automóvil automático más barato del mercado y único en su gama.

· Asistimos al lanzamiento del Kia Picanto Ion en Ginebra, Suiza, por una gentil invitación de la importadora Metro Kia de Colombia.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.