Nuevo Jaguar F-Type Coupé, una verdadera joya de diseño y tecnología

Este automóvil es la apuesta de la marca inglesa para entrar, de nuevo y con todos los argumentos, al segmento de los superdeportivos de lujo.

Redacción Motor

04:45 p.m. 22 de abril del 2014

Imágenes del nuevo Jaguar F-Type

Fue presentado en tres variantes diferentes: los 3,0 litros V6 Coupé y S-Coupé, de 340 y 380 caballos, y el poderoso 5,0 litros V8 R-Coupé de 550 caballos de potencia.

Jaguar pretende darle un nuevo significado a la marca con la llegada del F-Type Coupé, o al me­nos eso fue lo que nos confesaron sus diseñadores durante el lanza­miento mundial realizado en la pista de carreras Motorland, de Aragón (España), en donde tuvimos la opor­tunidad de probar todas sus bonda­des antes de lanzarnos a las carre­teras que circundan Lleida, dentro de un recorrido que no dejó dudas de que estábamos al mando de un deportivo de muchos quilates.

La razón que esgrimieron los or­ganizadores del encuentro para in­vitarnos a conducirlo por igual en pista y calle tiene que ver con el carácter que los ingenieros le impri­mieron a este bólido: aun tratándose de un vehículo de grandes prestacio­nes deportivas, se comporta como todo un ‘lord’ a lo largo de barrios y carreteras veredales, en gran medi­da gracias al lujo inglés que se des­taca en cada detalle de la cabina, en parte por sus avanzados sistemas de seguridad y confort.

De ahí que sus competidores na­turales sean los modelos de Porsche, concebidos, como este Jaguar, para rodar cualquier día, por cualquier parte y a cualquier hora (a diferencia de ‘intocables’ como Ferrari, Lam­borghini o Bugatti), por eso también los tres mercados más importantes para la marca, además de China, son Inglaterra, Estados Unidos y Alema­nia, en donde ya está posicionado el F-Type convertible lanzado en el Salón de París del 2012.

Estos vehículos son el producto lógico de una apuesta que inició Ja­guar hace ocho años y que fue divi­dida en tres etapas: crear una base sólida de la compañía (2006-2010), ampliar el portafolio (2011-2012) y, a partir del 2013, producir vehículos innovadores como el F-Type Coupé, proveniente de la planta de la com­pañía con asiento en Birmingham (Inglaterra).

Este nuevo superdeportivo fue concebido para ‘ponérselo’ gracias a sus elegantes formas exteriores que ocultan una plataforma de aluminio conformada por paneles laterales de una sola pieza hechos en el mismo material y trabajado en frío, y arcos de techo hidroformados, también en aluminio extruido, que le permiten una excelente rigidez torsional al momento de exigirlo en las curvas y elevarlo a la velocidad tope de 275 km/h (300 km/h en la versión más musculosa), características que gene­ran una gran sensación de seguridad en el conductor sin importar hasta dónde aprieta el acelerador.

A su novedosa estructura se su­man los frenos CCM de carbón cerá­mico, que permiten un rendimiento constante y una resistencia casi per­fecta a la fatiga de los materiales. Estos frenos se instalan de serie en la versión Coupé, equipada con un mo­tor V6 supercargado de 2.995 c. c., de 340 caballos de potencia a 6.500 rpm y un torque de 450 Nm a 3.500- 5.000 rpm, pero son opcionales en el S-Coupé de 380 caballos de poten­cia a 6.500 rpm y torque de 460 Nm a 3.500-5.000 rpm, y en el poderoso R-Coupé, con motor V8 supercar­gado de 5.000 c. c. con un rendi­miento de 550 caballos de potencia a 6.500 rpm y un torque de 680 Nm a 3.500 rpm.

Para proteger a los amantes de la velocidad extrema, los tres F-Type incorporan un diferencial electróni­co activo que bloquea por completo el vehículo en menos de 200 me­tros y actúa de forma precisa en las curvas cuando se lo lleva al límite de adherencia.

Este sistema va unido a otro de torque vectorial de frenado (TVbB, por sus siglas en inglés) que permi­te giros precisos pues actúa sobre las ruedas interiores al momento de tomar una curva a gran velocidad.

Fue lo que pudimos comprobar durante los dos días asignados para las pruebas de manejo, que arranca­ron con el sencillo acto de sentarse en las cómodas sillas deportivas y realizar un paneo visual a toda la cabina, destacada por su gran senci­llez y elegancia.

El refinado cuero de los asientos se extiende al tablero, los paneles de las puertas, el timón y la consola con pantalla central para el manejo del radio y el teléfono. Los comandos in­crustados en el timón permiten ac­cionar fácilmente el computador de a bordo y manipular el sistema de in­foentretenimiento, mientras que los botones para abrir y cerrar ventanas, al igual que los comandos para mover los espejos exteriores y los asientos, están al alcance de la mano para no distraer la mirada de la carretera ni un solo segundo.

El motor se acciona con un botón start/stop que no requiere la inser­ción previa de la llave, pero que sí le saca un sonido profundo e indescrip­tible para dispararlo luego hacia una nueva etapa con la cual Jaguar busca atrapar a las nuevas generaciones de clientes (o, mejor, de pilotos) con un superdeportivo que los mismos directivos califican como punta de lanza para darle un nuevo significa­do a la marca.

Saben que los vehículos están asumiendo dimensiones más re­ducidas y cómodas, con motores ‘verdes’ y soluciones prácticas, pe­ro paralelamente siguen evolucio­nando el mundo de los supercarros, los cuales existirán siempre por gusto, pasión, emoción y colección.

Manuel Antonio Orduz
Estuvimos en el lanzamiento del Jaguar F-Type Coupé, en Aragón (España), por una invitación del Grupo Premier.

 

Diseño único

La aerodinámica es la razón de ser del Jaguar F-Type Coupé, de ahí que le fue integrada a lo largo y an­cho de su cuerpo para evitar planeos inesperados y procurarle una exce­lente estabilidad cuando circula con decisión por carreteras y autopistas. Un spoiler delantero bajo la parrilla y un alerón trasero que se acciona cuando suben las rpm, le permiten andar con sensación deportiva, aun a bajas velocidades.

Auto de calle

El Jaguar F-Type Coupé puede llevar dos pasajeros cómodamente sentados y les permite trastear suficiente equipaje gracias al baúl de 407 litros de muy fácil acceso.

El tamaño exterior es otra de sus virtudes: 4.470 milímetros de largo y 1.923 de ancho, medidas que suenan exageradas en un auto deportivo, pero que se ajustan al promedio del tamaño de los que ruedan hoy por las diferentes ciudades del mundo.

Dos en uno

El contraste entre la elegancia interior y la agre­sividad exterior es evidente y lo convierte en un vehículo amañador gracias también a la suspensión que, en el caso de la versión R-Coupé, se ajusta has­ta 500 veces por segundo de acuerdo con las exi­gencias del pedal y de la vía por donde circula. Los muelles tienen índices de compresión elevados, lo que permite un rodaje ‘de lujo’ a bajas velocidades.

DATOS
Los tres modelos incorporan caja automática con opción manual de ocho velocidades, bautizada ‘Quickshift’ y accionada a gusto desde levas instaladas a lado y lado del volante.

El pliegue superior del guardabarros, respecto al portón trasero, forma un túnel de viento que lo ‘pega’ al piso a grandes velocidades.

La consola central incluye un botón de modo ‘sport’ que cambia las configuraciones de motor y suspensión y le dan un sonido más envolvente y deportivo.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.