El nuevo Mercedes-Benz CLA, un modelo hecho para marcar la diferencia

El automóvil más reciente de Mercedes quiere abrir otros apetitos en la clientela joven. La única versión que llega, CLA 200 Limited Plus, tiene motor 1,6 Turbo, de 154 caballos, y vale 97,5 millones.

Redacción Motor

10:31 p.m. 16 de septiembre del 2013

Ver imágenes del nuevo modelo alemán

Si Mercedes ha venido ganando mercado en el país en los últimos dos años, no solamente hay que atribuirle su reubicación en el segmento ‘Premium’ a una agresiva política comercial o a la favorabilidad de los precios por la revaluación del peso, sino también a la renovación total de sus modelos, por dentro y por fuera.

El CLA es la última expresión de esa evolución que tiene como fin primario acercarse más a la gente joven y ampliar el espectro de sus compradores ofreciéndoles vehículos más agresivos, más impactantes, más ágiles y bajando un poco el escalón de sus gamas, como sucede con los modelos A y B. Este nuevo automóvil, que fue presentado en Bogotá durante un gran encuentro de aficionados de la marca que reunió 350 vehículos de todas las épocas y cuya asistencia se postula para los Récords Guinness, es un modelo que compila todo ese sabor.

Se trata de un coupé con el estilo de ese tipo de autos de techo largo y bajo, pero que no pierde su funcionalidad pues las dos puertas traseras están divinamente mimetizadas en la carrocería, de tal manera que el CLA es un vehículo totalmente incluyente por sus líneas y nada excluyente si perdiera habitabilidad y acceso, que restringirían su uso familiar.

El lindo ejercicio de estilo se traduce también en enormes ventajas dinámicas, pues en este momento es el auto con más coeficiente de resistencia al aire en el mundo, lo cual significa un menor consumo de gasolina. Nuestra galería de fotos muestra perfectamente el alcance emocional y visual del CLA, que rompe todos los patrones clásicos de Mercedes sin perder para nada la distinción ni los perfiles que todo el mundo busca en un Mercedes, empezando por la parrilla, cuyas formas y colores son totalmente convincentes cuando de impacto de marca se trata.

Es la cara de un Mercedes, pero de un Mercedes muy diferente. Y atrás, el cambio y el nuevo estilo son quizás más notorios con las formas de los stops, que se meten casi hasta el centro de la carrocería y juegan con la forma del difusor trasero, escaneado del de los deportivos de alta potencia. Ese es el siguiente punto a considerar, pues semejante pinta debe ir acompañada de alguna musculatura significativa, tema que le confiaron a una máquina de 4 cilindros, de inyección directa de combustible y turbocargado, que eroga 154 caballos de potencia que lo llevan hasta los 230 kph (según catálogo).

Es un motor enmarcado en los parámetros de BlueEfficiency, en el cual todos los elementos son llevados a la mínima fricción y el diseño busca el mejor aprovechamiento de la combustión, surtiendo el aire a las cámaras con un tren de válvulas de posiciones variables, y el aporte de gasolina es con unos precisos inyectores piezoeléctricos. Además, viene equipado de norma con el sistema Stop and Start, para disminuir el gasto y la contaminación en las detenciones. La caja es también de última concepción y factura, pues tiene el sistema de cambios rápidos gracias a un embrague doble que ‘engatilla’ la relación siguiente y la suelta sin demora para no perder la inercia, y la cascada de las siete relaciones hacia adelante, con las cuales el motor siempre anda en su mejor punto de torque.

El automóvil es grande aunque más pequeño que un Clase C, pues mide 4,06 metros de largo, pero muy bajito, apenas 2 metros, por lo cual se ve mucho más impresionante en la calle que el sedán tradicional contra el cual compite, porque no hay duda de que por precios, motorización similar y atractivos, la decisión entre este falso Coupé y el sedán real de la Clase C, con más baúl, es difícil. Pesa muy cerca de los 1.400 kilos, una buena dosis de masa, lo cual da una idea de sus dimensiones y volumen.

Las suspensiones son independientes en las cuatro ruedas, con un mecanismo convencional McPherson adelante, y se pueden calibrar desde la cabina en tres posiciones que también significan cambios de mapas en el motor. El programa económico es el más suave y lleva la amortiguación en el campo blando para un manejo citadino despreocupado y con menor consumo. En el punto deportivo, el programa asume de inmediato el cambio anterior para subir las revoluciones del motor tanto en ascenso como en desaceleración, y luego está la posición manual, en la cual el piloto escoge a su gusto las marchas y el motor a su máximo rendimiento.

Todo esto se puede hacer desde las levas en el timón. La absorción de las suspensiones se calculó de tal manera que  cuando se comprimen tengan la mayor elasticidad para que sea suave abordar los baches, pero la reacción está controlada en una rata tres veces superior para evitar el rebote de la carrocería.

El interior del CLA es el mismo del Clase A, con los instrumentos montados en dos cilindros que simulan las turbinas de un avión, tal como lo cita la marca, y se destaca el timón con 12 mandos de diversas funciones de manejo y la multimedia.

El CLA ya está en Colombia y la red lo ofrece en una única configuración llamada CLA 200 Limited Plus, a un precio en el cual se pagan las ganas y el gusto de rodar en un Mercedes fuera de lo común: 97,5 millones de pesos.

RECUADROS:

Doble vía
Si para la gente, el CLA va a ser motivo de observación por sus formas, para quien viaje en su cabina disfrutar el entorno también será un placer gracias al techo completo de cristal que, además, juega de manera importante con los colores de la carrocería. El motor va colocado de la misma manera transversal del Clase A, y la tracción es en las ruedas delanteras una diferencia grande con los sedanes tradicionales de Mercedes.

FRASES:
El CLA rec ibe toda la dotac ión visual de un auto muy deportivo, sin perder sus funcionalidades familiares ni la juventud de la Clase A de Mercedes.

La cabina está hecha con materiales de nivel mercedes. La instrumentación es la misma del Clase A, incrustada en dos cilindros que simulan las turbinas de un avión. La cámara de reverso es de serie.

Entre sus principales servicios se cuentan: el parqueo automático en línea, el detector de cansancio, luces bixenón, frenos de emergencia autónomos y airbags en todos los puntos de la cabina.

Ver el nuevo Mercedes-Benz Clase CLA en imágenes

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.