El nuevo Twingo 2014 con el motor atrás y cabina de cuatro puertas debutará en Ginebra

Seguramente las arquitecturas futuras del carro más popular de Renault optarán por este novedoso esquema dado a conocer, en víspera del Salón de Ginebra, en donde se destaparán sus características.

Redacción Motor

04:52 p.m. 21 de febrero del 2014

Vea imágenes de la tercera generación del Twingo

El próximo modelo del carro más popular de Renault revuelca todos los principios actuales de la ingeniería al instalar el motor atrás para ofrecer una cabina mejor y más espaciosa, mejores condiciones de estacionamiento y maniobrabilidad y seguramente excelentes soluciones de ingeniería desarrolladas conjuntamente con Daimler.

¿De dónde sale Renault con esta idea y, más que idea, con un auto que empezará a vender en breve y va construido al revés de todos y puede catalogarse, de alguna manera, como un paso atrás en la tecnología?

En realidad el motor trasero nunca ha sido una solución descartada, pero sí pasó a los archivos cuando se impusieron el diseño del motor transversal adelante y la tracción para salvar el espacio de la cabina, hacer más compacta la mecánica y más barata la fabricación de los carros que hoy son un lugar común en la materia.

Por supuesto que poner todo el peso en la parte trasera del carro, en especial como era en carros bien conocidos por nosotros como el Simca y los Renault 8 y 10, tiene sus peros especialmente en materia de estabilidad, pues es obvio que con el trasero más pesado el carro tiende a sacar la cola y eso hace su manejo delicado y difícil.

Naturalmente estamos hablando de la ingeniería de hace 50 y más años y seguramente el nuevo Twingo tiene soluciones que en esos tiempos no se contemplaban siquiera. Muy probablemente el motor será transversal sobre o por delante del eje trasero, y no en voladizo como lo era en el Simca o el Topolino, hacia atrás de las ruedas aumentando la palanca, por lo cual sacaba la cola con más facilidad.

Además no es atrevido pensar que el motor irá completamente acostado para bajar el centro de gravedad y dar espacio a un segundo baúl sobre la máquina, como sucedía en los VW Variant, también de aquellos tiempos. Ya en los primeros datos Renault habla de dos baúles, luego la deducción sobre cómo armaron la mecánica es bastante obvia.

Se supone que los motores serán los pequeños tres cilindros del orden de los 1000 c. c., como ya se ven en el Clio y el Captur, pero turbocargados, lo cual impone una severa tarea de buscar aire en la parte trasera para los radiadores y el intercooler, lo mismo que aislar el ruido del motor de la cabina. Pero no son problemas del otro mundo y menos cuando han sido estudiados conjuntamente con Daimler (Mercedes Benz) desde hace años, con el fin de lanzar los nuevos Smart Two y Four, que serán muy seguramente hermanos mecánicos del Twingo.

Con las llantas de ahora, la inteligencia de las suspensiones, los controles de tracción y el conocimiento de ingeniería es más que seguro que Renault y Daimler hayan logrado un comportamiento dinámico del carro bien balanceado y con un tren delantero obediente y seguro. Y la forma de la carrocería tiene todo el apoyo aerodinámico para que en fuertes vientos cruzados no se pierda el trazo direccional, como sucedía en los Escarabajos de VW, que eran más seguros con un bulto de arena en el baúl (que era adelante). Dejar de lado la directriz de que el Twingo debía ser de dos puertas es otra de las decisiones, más de mercadeo que de diseño, importantes.

La cabina con solo dos accesos es una limitación para vender un carro pues a muchas personas no les conviene ni funciona, mientras que las cuatro entradas son un servicio universal y le dan mayores perspectivas de mercado al automóvil que, por ser citadino, no debe de dejar de cumplir sus tareas familiares y utilitarias proporcionales a su volumen.

El popular empezó con el motor trasero

El 4CV, primer Renault popular lanzado en los años 50, tenía el motor trasero y la marca se sostuvo en ese diseño por muchísimos años con los modelos Dauphine, R8, R10, que siempre estuvieron por encima del R4, que fue el promotor de lo opuesto: el motor delantero central. El R5 marcó el entierro de los motores atrás pero nadie contaba con esta resurrección y menos en un carro tan importante en el mercado popular como el Twingo. Pero era el único que lo podía soportar y, probablemente, el más necesitado de plantear una revolución en la especie como lo hizo cuando nació, por su espacio, diseño y soluciones, vigentes aún.

Un trabajo con Mercedes

El desarrollo del nuevo Twingo se hizo gracias a un acuerdo de cooperación que firmaron desde 2010 Renault y Mercedes para este carro y los próximos Smart. Las líneas del Twingo ya se habían juzgado en los prototipos Twin'Z y Twin'Run que se habían visto en los recientes salones del automóvil, pero nunca se adivinó que estaba destinado a tener la mecánica al revés de todos.

DATOS
El Twingo nació en el Salón del Automóvil de París de 1992 y fue toda una novedad y avance por sus soluciones y formas. Dos modelos que siguieron al clásico fundador no lograron su vida y ahora emprende una nueva carrera, con "todo atrás". ¿Empezarán a copiarlo, como pasó en el 92?

Gracias a que el tren delantero solo se ocupa de la dirección y el frenado, el radio de viraje del Twingo será mucho mayor, lo cual es una ventaja para estacionar y maniobrar en las ciudades.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.