¿Octubre o años negros?

¿Octubre o años negros?

Redacción Motor

03:55 p.m. 07 de octubre del 2014

He recorrido en estos días pasados en horas diferentes a las de mi movimiento diario y por otras vías para sufrir los eternos trancones, saltar sobre las obras donde se ve a un obrero trabajando, recordar los huecos de siempre, esquivar los taxis estacionados sobre las vías principales en lugar de hacerlo en las calles de acceso a los puentes peatonales, protegerse de los buses que saltan desde su dizque carril especial para culebrear entre los carros apilados en lo que dejaron de la carrera Séptima. Y en los minutos que ruedan mucho más rápido que los metros que avanza el carro, pensaba cómo poner en este espacio algunas palabras y análisis que tuvieran algo de novedad. Pero es imposible. La capital de Colombia está cada vez peor y sus responsables se rotan la entrada y salida del gabinete Petro con una impavidez total.

No sé cuántos gerentes de TransMilenio y de los sistemas de transporte van en este gobierno. El tobogán de la Secretaría de Movilidad sigue igual de resbaloso y sus ocupantes peor de babosos. Más arriba, llevamos ya dos meses sin viceministro de Transporte, aunque es un cargo que poco les aporta a los problemas nacionales cuando ha estado ocupado y ahora quedó a merced de la vicepresidencia de obras públicas, que ejerce con mucho brío Germán Vargas Lleras. Ojalá durante una semana de su tarea deje las garlanchas y la dedique a echar pito en cualquier esquina de Colombia. Le sale otra tarea fenomenal.

Estaba dándoles vueltas a estas frases tan repetitivas, porque los males son iguales y los remedios más distantes por la falta de gestión y gerencia de la Alcaldía de Bogotá, cuando resolví digerir una esquemática columna del ex candidato, ex ministro, ex senador, ex comisionado de Paz, ex alcalde Rafael Pardo Rueda, titulada “Evitar un octubre negro” (EL TIEMPO, octubre 2, http://www.eltiempo. com/opinion/columnistas/evitar-un-octubre-negro/14623717).

El análisis que hace sobre los problemas del transporte público de Bogotá es un listado más comprimido que un vagón de TransMilenio en hora pico. Nada funciona. No hay soluciones. El problema es una bomba de tiempo que, en eso difiero del ilustre escritor y, luego de ver su columna, seguro aspirante a la Alcaldía de la ciudad, no nos lleva a un simple octubre negro sino más bien a un futuro más oscuro que el negro, si eso existe.

Tomo algunas frases: “El atraso en nuevas troncales (la Boyacá y la cancelación de la troncal de la 7.ª) ha concentrado el movimiento por la Caracas y la autopista Norte, y no les cabe un pasajero más en hora pico. TM está saturado, estaciones insuficientes y vías en pésimo estado… Mientras los 6.300 azules SITP, casi desocupados, llevan 100 personas al día, las 6.000 busetas llevan más de 500. De 9 empresas zonales, 2, con el 40 por ciento de las rutas, reventaron, están intervenidas, sin capital, e incumplieron en chatarrizar busetas… Mientras tanto, el transporte tradicional nunca ha sido mejor negocio. Las busetas están a reventar, cada propietario alquila al conductor el bus por 200.000 pesos al día, la guerra del centavo volvió, la tarifa se negocia y los pasajeros, resignados, no tienen alternativa…. Lo anunciado por el Distrito, más estaciones y más buses, tardará un año. Mientras, hay que hacer gestión en la calle, más información, atención al usuario, cultura ciudadana, y hacer todo lo que descongestione las troncales en hora pico. Lo estructural: la troncal en la Boyacá; rehacer Caracas y Autonorte están en un documento Conpes desde abril y no se ha aprobado. Y el Conpes del metro depende de estudios aún no terminados…”.

Mejor dicho, estamos llevados y sin un horizonte inmediato mejor. Pobres bogotanos. Estamos condenados a vivir inmersos en una nube de ACPM mal quemado, a magullar el chasis de nuestros carros y el propio pasando huecos, perdiendo horas y horas de trabajo leyendo las placas del carro de enfrente, dándole vueltas en la cabeza a una forma de definir el caos al cual nos han traído las tres últimas alcaldías…

¿Tendremos mejor suerte y futuro con el próximo gobierno de Bogotá?

Agradecimiento
Abuso de este espacio para agradecerles a los lectores, amigos, empresas del sector y a muchísimas personas que han expresado su pésame, solidaridad y compañía por el reciente duelo que tenemos en nuestras familias a raíz de la muerte de mi hijo Gonzalo. ¡Él y Dios les paguen por estar con nosotros!

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.