Opel presentó la segunda generación del modelo 'Insignia' en Alemania

Mantiene intacto el motor V6 de 325 caballos del modelo original y hace eco en las modificaciones estéticas recién llegadas a toda la gama, además de una novedosa suspensión trasera.

Redacción Motor

09:49 p.m. 26 de agosto del 2013

El próximo Salón de Frankfurt sigue dando de qué hablar. Ahora, el turno de actualización es para el modelo de más altas prestaciones de la filial europea de General Motors: el Opel Insignia Sports Tourer o también conocido como OPC, que llega al mercado europeo con todas las intenciones de enfrentarse a rivales de la talla del Audi S4 o del BMW 335i con 333 y 306 caballos de potencia, respectivamente.

Si bien, es lógico que no alcanza tal nivel de refinamiento, de seguro les hará mella en prestaciones y tal vez en precio, que se revelará durante su primera aparición al público en la próxima cita alemana, una de las más importantes para varios constructores en ese continente, donde también se podrán apreciar sus cambios estéticos en los que se modificaron el frontal y la parte trasera, haciéndose coherente con el nuevo diseño que luce la versión normal. Los costados se conservaron. Estará disponible con las mismas carrocerías, cambio manual o automático, y siempre con tracción total mediante multiembragues Haldex.

Los cambios más significativos están en el interior, donde cambia profundamente el diseño del volante, el tablero de instrumentos y en general toda la consola. Hablando del tablero, gana protagonismo lo digital, y se incluye una pantalla táctil como empieza a ser habitual. Así se pueden incluir todas las informaciones que se requiera.

El nuevo Opel Insignia OPC no modifica en nada el corazón que late bajo su capó. Incorpora un motor de 2.8 litros de seis cilindros en configuración en V turboalimentado que desarrolla 325 caballos de potencia y 435 Nm de par motor, números con los que mantiene cifras de aceleración de 0 a 100 km/h en 6 segundos y una velocidad máxima de hasta 270 km/h.

Este modelo, estará disponible en dos carrocerías: de tipo berlina con 4 ó 5 puertas y la Sports Tourer o familiar con cambio manual de serie y opcionalmente se podría adquirir con transmisión automática de tipo convertidor de par con levas al volante, para acentuar una conducción más efectiva de la que también se encargan la tracción integral controlada electrónicamente por un embrague de tipo Haldex y el sistema OPC de reprogramación deportiva de parámetros como ESP, dirección o entrega de la potencia, todo de serie.

Las mejoras del chasis se concretan en el nuevo eje trasero revisado, donde se han modificado alrededor del 60 por ciento de los componentes. El nuevo software del ESP permite una puesta a punto dinámica aún más precisa, especialmente en las reacciones al subviraje y el software modificado de amortiguación del chasis FlexRide, con sus amortiguadores ajustables, asegura un óptimo comportamiento.

En el interior se incluyen asientos Recaro de altas prestaciones, que también están disponibles en cuero y con función de memoria. Los conductores pueden controlar detalles informativos del vehículo como la presión de aceite y su temperatura, la carga de la batería, la posición del pedal del acelerador, la fuerza de frenado o la aceleración resultante de la aceleración lateral en la pantalla opcional de 8 pulgadas.

En la imagen que acompaña este artículo se ve al presidente del consejo de administración de Adam Opel AG, Karl-Thomas Neumann (c-izq), presentando con un grupo de colaboradores de la planta de Rüsselsheim en Alemania, el primer modelo que será llevado a la próxima cita automovilística que se realizará en suelo patrio para la firma del 'rayo'.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.