Así opera la póliza de 'responsabilidad civil a terceros'

Esta póliza protege todo su patrimonio y le da una mano al Soat.

Redacción Motor

09:37 p.m. 27 de diciembre del 2013

Hace 15 años, el entonces estudiante universitario Antonio Duarte* arrolló a un ciudadano que se lanzó irresponsablemente hacia la calzada para alcanzar el andén opuesto, luego de bajarse de una buseta. Aunque lo recogió y lo llevó de inmediato a la clínica más cercana, el intrépido finalmente murió.

Contra Antonio se abrió un proceso por delito culposo que finalmente terminó con su absolución gracias a que no había tomado trago ni circulaba a exceso de velocidad, y porque el juez tuvo en cuenta que, por el simple hecho de trasladar a la víctima a una clínica y asumir los gastos de atención primaria, tuvo la firme intención de salvar su vida.

Sin embargo, su familia debió asumir gran parte de los gastos médicos y funerarios, los cuales se habrían evitado con una póliza de responsabilidad civil (RC) diseñada para ayudar a conductores como Antonio y, consecuentemente, a la misma víctima, que puede acceder a recursos adicionales a los que incluye el Soat cuando la condición médica amerita.

Pero, ¿por qué siendo tan evidente la culpabilidad del difunto, Antonio debió asumir todos los gastos? “Antes de que la gente empezara a manejar, la responsabilidad como institución jurídica se entendía subjetiva, es decir, se tenía que probar la culpa de la persona –explica Carlos Varela, de Fasecolda–. Pero luego, el legislador se dio cuenta de que eso no era del todo justo en algunas actividades y entonces dijo: ‘El solo hecho de montarse en un carro hace que la persona se monte sobre un régimen de responsabilidad distinto, el objetivo’. Es decir, no importa si tiene o no la culpa del accidente, sobre él recae la presunción de culpa”.

Esto porque conducir en Colombia es considerado una actividad peligrosa y, desde el punto de vista del derecho, el carro es visto como un arma mortal. Significa también que sin responsabilidad civil no hay póliza para automóviles. Además, su cobertura la decide el beneficiario.

Colpatria, por ejemplo, tiene una cobertura llamada ‘RC a mi medida’, que es voluntaria y diseñada para vehículos livianos, como automóviles, camperos y camionetas de servicio particular. “Esta póliza cubre los perjuicios causados a terceros (…) en un accidente con el vehículo asegurado, bien sea conducido por el propietario o por cualquier persona autorizada –asegura la vicepresidencia de negocios de la compañía–.

Es complemento de la póliza de ‘todo riesgo’, lo que permite es ampliar la cobertura en RC y complementa el Soat”.

Este tipo de coberturas asumen daños patrimoniales y extrapatrimoniales (ver recuadros, págs. 1 y 2) y actúan en todo incidente: desde un choque simple, en donde es posible conciliar entre las partes, hasta los accidentes con lesiones y muerte, en donde es un juez el que determina hasta dónde llega cada responsabilidad.

*Nombre cambiado.

Los daños patrimoniales

Daño emergente: es todo lo que tiene que sacar el conductor de su bolsillo para poder resarcir el daño que le causó a la víctima (gastos médicos y mecánicos).

Lucro cesante: se da cuando una persona queda inválida y sus ingresos disminuyen o si el carro de la otra persona es una herramienta de trabajo y deja de producir un mes porque lo están arreglando.

¿Cuándo deja de pagar la aseguradora?

1. Cuando el hecho se dio por caso fortuito, como la caída de un rayo o un terremoto que hizo que el carro se subiera a un andén y atropellara a una persona.

2. Por culpa exclusiva de la víctima, por ejemplo, si el atropellado iba en estado de embriaguez o si cruzó la calle sin utilizar el puente peatonal aledaño.

Tenga en cuenta…

Si un carro se ‘engalla’, el ideal es reportar esos cambios a la aseguradora, que tiene el derecho de no indemnizar si esos nuevos accesorios afectaron la seguridad del carro.

La responsabilidad civil solo arranca cuando el beneficiario demanda. Si no lo hace, puede perder el derecho a hacer uso de esta cobertura.

El seguro es un colchón que no sirve de nada si el beneficiario es irresponsable. Acciones negligentes, como alcoholemia, irrespeto de las normas de tránsito o conducción temeraria se tienen en cuenta al momento de las reclamaciones.

Seguro complementario

El Soat es un seguro universal que siempre opera en la primera capa para las víctimas y para el victimario, y la cobertura RC en lesiones o muerte arranca cuando los montos exceden los de ese seguro. Pero, ojo: el Soat solo cubre gastos médicos y funerarios, mientras que la póliza RC también prevé daños en bienes ajenos.

¿Cómo negociar la póliza?

1. Revise el valor. La aseguradora le vende una póliza estándar pero usted tiene la posibilidad de decir si quiere más o menos cobertura.

2. Lea la letra menuda. El contrato implica derechos, pero también una serie de obligaciones que si no se cumplen, el seguro no paga. Por ejemplo: tener dolo (alcohol, drogas, etc.), circular sin óptimas condiciones mecánicas o poseer pase falsificado.

3. Mire la oferta. Algunas aseguradoras cubren solo si el beneficiario maneja su carro, pero él puede decir cuáles personas están autorizadas para conducir el vehículo para no tener problemas en caso de un incidente.

4. Ojo a la cobertura. Hay compañías que aseguran contra todo y otras que piden datos como cuántos años tiene el beneficiario, si tiene hijos, quiénes manejan en la casa, etc. para decidir cuál póliza le dan. Prefiera las que ofrecen asistencia mecánica, médica y jurídica.

Los daños extrapatrimoniales

Daño moral: la muerte de un hijo, un padre o un hermano no tiene precio.

Hay un monto máximo autorizado por la Corte Suprema por cada beneficiario de ese muerto cuando el que iba manejando cometió el accidente con dolo.

Sufrimiento fisiológico: se tasa, mediante conciliación, el dolor moral que le causa a la víctima el hecho de haber perdido un brazo o de quedar con cualquier daño físico permanente.

Daño de vida en relación: cuando los padres de un niño de brazos mueren en un accidente de tránsito, no se da solo daño moral, sino que al niño le va a cambiar completamente la vida sin sus papás. Eso también se concilia.

REDACCIÓN VEHÍCULOS

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.