Operación 'M' al Serie 1 de BMW

Un motor biturbo de seis cilindros, 3 litros, 340 caballos y caja manual de seis cambios, convierten al carro familiar más popular de la marca en otra bestia digna de llevar el escudo de Motorsports.

Redacción Motor

02:42 p.m. 07 de junio del 2011

Vea fotos del nuevo Serie 1 M cupé

Siete años después de estar rodando la Serie 1 de BMW, aparecen las tripas de Motorsport incrustadas en la carrocería más liviana, ágil y deportiva de la marca. Desde su lanzamiento pensamos que era obvio que BMW le metiera una mecánica corpulenta a este carro para beneficiarse del bajo peso, tamaño de la cabina y la rigidez estructural, ideales inclusive para las carreras pero el perfil netamente familiar que ha tenido la Serie 1 posiblemente mantuvo a los magos de potencia en Munich ajenos a esta tentación.

La llegada del nuevo miembro de la familia 'M' tuvo problemas estratégicos porque no se podía llamar M1 como correspondería en el abecedario de Motorsports de BMW debido a que en el pasado existió un auto deportivo que llevaba esa sigla y su connotación histórica era intocable. Entonces decidieron llamarlo oficialmente "Serie 1 M cupé".

La repotenciación es impresionante porque le pusieron el motor de seis en línea, biturbo, inyección directa. 3 litros, 335 caballos de potencia, con caja manual de seis adelante. Pero esta vez fueron
a una transformación más profunda, que la que se hizo para vender el i35 que funcionó como prólogo del verdadero modelo 'M'.

BMW va a fabricar inicialmente solo 2.700 unidades de este carro, aunque es posible que amplíe la serie que está agendada hasta el primer semestre del 2012, tiempo en el cual debe salir la nueva versión de carrocería del Serie 1 genérico. De ese selecto grupo de carros -son ya una edición coleccionable-, 40 vienen para Colombia, que fue sede del lanzamiento internacional también para los países vecinos.

El motor apenas debe mover 4.4 kilos por cada caballo que hay bajo el acelerador, con lo cual llega a los 100 kph en míseros 4.9 segundos y la aguja pasa por los 200 kph. después de 17.5 segundos de marcha mientras se devora fácilmente la cascada de relaciones que caen muy rápido pues como el auto está limitado por convenio a una velocidad máxima de 250, las multiplicaciones son proporcionalmente muy cortas. Además, existen dos mapas de uso del motor, en los cuales se puede poner el torque en una cota de 450 NM o en 500 NM, una barbaridad, pues gracias a los dos turbos que van en serie, están disponibles de las 1.500 rpm.

Esto hace que todos los sistemas de paso de la potencia al piso, corrección de frenado, estabilidad y dirección sean fundamentales y altamente aconsejable que estén siempre activos porque el carro tiene unas reacciones inmediatas que sorprenden aun a pilotos bien expertos. No es carro para jugar ni el pedal derecho se puede usar sin pensar.

Sin embargo, y con la electrónica de controles de estabilidad a favor, es posible llevar al M1, perdón por usar este nombre en contra del oficial, con toda suavidad y a cualquier velocidad ya que el motor, como todo seis cilindros, es suave, dócil, predecible, mientras respira con un sonido perfecto que brota por las cuatro salidas de escape.

También es muy amable el comportamiento del chasís que tiene un resortado muy suave (para ser un carro 'M') que permite mezclar muy bien la estabilidad con el confort y como se apoya sobre unas enormes ruedas 245/35x19 adelante y 265/35x19 atrás, en rines de 9 y 10 pulgadas de ancho respectivamente, la conexión con el piso es totalmente correcta, siempre y cuando no haya desbordamientos de adrenalina al volante, difíciles de evitar ante la incitación que produce este carro, que no es tan brutal como el M3. Pero con las suficientes hormonas para justificar plenamente el diferencial de precio.

Lógicamente, el departamento M de BMW trabajó las trochas más anchas, unos frenos colosales y enormes, optimizó todo el conjunto de suspensiones, ensanchó sutilmente los guardafangos y reservó tres únicos colores para distinguirlos. Serán solo blancos, negros o con el naranja de nuestras fotos.

La aerodinámica
Las formas del nuevo auto, con grandes ductos de entrada de aire adelante, se explican no solamente por la necesidad de refrescar el potente motor sino también para darle un mejor comportamiento aerodinámico.

BMW hace fluir el aire por unas entradas laterales en los bómperes y lo evacuan en los pasos de las ruedas delanteras a través de una delgada apertura vertical que, de paso, le cambia la forma lateral al auto. Eso elimina la turbulencia alrededor de las ruedas con mayor limpieza para el avance y bajo ruido. Atrás también se instaló una salida del aire que se acumula en los guardafangos posteriores.

La cola del carro con los cuatro escapes emite potencia. Se aprecia bien cómo la trocha más ancha y las ruedas enormes de por sí traducen todos los genes de un auto que lleva el ADN de la 'M' de BMW.

FRASES

El 1M cupé se vende en dos configuraciones de equipo, Standard y Premium, pero con la misma mecánica, en 185 y 205 millones de pesos, respectivamente.

El carro llegaría eventualmente a los 300 kilómetros por hora, pero está en el pacto de los fabricantes alemanes (salvo Porsche) que los limita a 250.

La Serie M se inauguró en 1986 con el M3, hecho en la carrocería del modelo conocido como E30. Tenía 2.3 litros y 195 caballos de potencia, apenas un poquito más de la mitad de lo que ofrece el nuevo carro.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.