Orbitron, el auto ideal para 'Los Súpersónicos'

Su singular diseño lo ubica a medio camino entre 'hot rod' y obra de arte. Un auto con mucha imaginación y creado de diversas piezas, sería el transporte ideal para la familia del futuro. Locura.

Redacción Motor

03:11 p.m. 02 de mayo del 2014

 Conozca al Orbitron, diseñado y construido por Ed Roth

Ed Roth, famoso dibujante de caricaturas y preparador de hot rods en California, Estados Unidos entre los años 50 y 60, diseñaba además curiosos automóviles de una rareza impresionante.

Entre sus logros como constructor de autos personalizados, Roth creó en 1964 lo que fue tal vez su pieza maestra: el Orbitron. Aunque el vehículo bien podría haberse llamado ‘Frankencar’, porque se construyó a partir de una gran variedad de piezas, se ajusta más al modelo que conduciría la familia futurista de los dibujos animados ‘Los Supersónicos’.

Sus partes incluyen:

- Un motor Chevy V8 de mediados de los años 50.
- La cola de un Chevy 1956.
- El eje delantero y frenos de un Ford.
- Una burbuja de plexiglás para su parte superior.
- Una cabina tapizada con peluche.
- Una consola personalizada que incluye un televisor de 11 pulgadas (predecesor de las pantallas LCD)
- Faros delanteros en rojo, blanco, y verde, que en conjunto se parecía a una antigua cámara de televisión a color.

El chasís del Orbitron fue hecho en cromo y la carrocería en fibra de vidrio; combinación que al final forjó un aspecto entre el clásico hot rod y una obra de arte moderno, algo que asombraba con molestia a sus observadores.

Incluso el mismo Roth no estuvo conforme con el vehículo, pues su cuerpo en fibra de vidrio cubrió gran parte del trabajo de cromo que logró alrededor del motor. Finalmente vendió el carro a su colega Darryl Starbird en 1967 por 750 dólares y este lo cambió con un cliente no identificado en Texas, quien lo tuvo hasta 1991.

Se desconoce dónde estuvo el Orbitron hasta 2007. En ese año, el restaurador de autos Michael Lightbourn lo encontró en Ciudad Juárez, México y después de un intenso tira y afloja con su dueño, finalmente lo pudo comprar.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.