La SUV Mitsubishi Outlander PHEV llega al país. Corriente alternativa

Los representantes de la marca ya están seduciendo a los más fieles con
su tecnología híbrida. Su precio estaría cerca de los 160 millones de pesos.

Por Redacción Motor

04:20 p.m. 16 de junio del 2015
Outlander Phev

Outlander Phev

Así es la Outlander PHEV.

Las palabras ‘hibrido’ y ‘eléctrico’ ya no suenan extrañas para los colombianos que buscan vehículos salidos del lugar común y, ojalá, baratos de mantener. Es el tipo de clientes a quienes se dirigen casi todas las marcas alrededor del mundo, algunas movidas por un deseo legítimo de contribuir al bienestar del planeta, la mayoría motivadas por el afán de ‘verse bien’ frente a sus gobiernos, la competencia y el cliente final.

Sea cual sea su intención, lo cierto es que cada día son más los vehículos alternativos que llegan a nuestras manos, como los enchufables Kia Soul, BMW i3 y Renault Twizy o este híbrido de Mitsubishi, llamado Outlander PHEV, la primera SUV de este tipo que se comercializará en nuestro país y que, de paso, acompañará al pequeño i-Miev de la misma marca, un citycar totalmente eléctrico ya reconocido por estas latitudes.

Outlander Phev

Outlander Phev

La Outlander PHEV luce exactamente igual a la 'convencional', al menos en su aspecto exterior. Esta, sin embargo, incorpora no uno, sino tres motores: dos eléctricos instalados, cada uno, sobre el eje delantero y el eje trasero, y uno de gasolina de cuatro cilindros y 1.998 centímetros cúbicos bajo el capó, cuya misión es servir de potencia alternativa cuando se acaba la batería que alimenta los impulsores eléctricos o la de planta de carga mientras el vehículo circula con gasolina.

Suena complicado, pero tan solo implica accionar un botón ubicado en la consola central o ‘frenar de caja’ cuando se utiliza la transmisión manual desde las levas del volante. Es lo que se conoce como ‘frenada regenerativa’, identificada con una ‘B’ en el tablero de esta camioneta cuando se recurre a ella y cuya intensidad puede graduarse, tal cual sucede cuando se baja de un cambio a otro en la carretera.

Lo paradójico en este caso es que para que vuelvan a funcionar los motores eléctricos se necesita gasolina. Un contrasentido desde el punto de vista ecológico, pero en el caso de la Outlander PHEV es una de dos maneras de revivirlos. La otra es enchufar el vehículo en la casa o la oficina y dejarlo cargar por espacio de cinco horas, o por 30 minutos si se hace en una electrolinera de carga rápida.


Esto último significa que se podría circular con los motores eléctricos durante semanas sin gastar una sola gota de gasolina, pues la marca promete una autonomía de 52 kilómetros en condiciones normales de manejo, la cual, a decir verdad, se resiente durante la circulación nocturna, pues los motores eléctricos se vuelven muy glotones cuando se prenden las luces y el radio, se acelera a buen ritmo y se recurre a sistemas de conectividad, como el Bluetooth. Con todo al mismo tiempo, gasta energía que da gusto, al punto que se puede ver el marcador de la carga descendiendo rápidamente.

Esto no tiene nada de malo, pues se puede acudir al motor de combustión interna, bien sea para cargar o para circular ahorrando batería. Y es justo aquí donde esta tecnología marca diferencia con el vehículo eléctrico convencional: mientras aquel alcanza autonomías de 150 a 200 kilómetros, las plantas eléctricas de este logran 50 o 60. Por el contrario, mientras el eléctrico queda ‘muerto’ si se acaba la batería, el híbrido puede continuar circulando hasta agotar la gasolina, como cualquier vehículo convencional.

Outlander Phev

Outlander Phev

Otra diferencia radical entre una y otra tecnología tiene que ver con el uso del vehículo. El eléctrico fue diseñado para circular dentro del perímetro urbano, pues por su tamaño y prestaciones está enfocado hacia una movilidad citadina más inteligente y limpia. El híbrido, en cambio, puede atravesar el país sin problema utilizando ambas fuentes de energía, pues no depende de enchufes ni electrolineras para sobrevivir cualquier viaje.

En seguridad, incluye siete airbags: dos delanteros, uno de rodillas para el conductor, dos laterales y dos de cortina. Cámara de reversa, luces HID con tecnología led, asistencia de arranque en pendiente, control de tracción y estabilidad, bloqueo 4WD, alerta de aproximación de vehículos y encendido sin llave (Keyless).

Híbrido manipulable

Aunque a altas velocidades el motor de combustión interna arranca automáticamente para que la Outlander pueda seguir acelerando, el conductor tiene a disposición dos botones ubicados al lado de la palanca de cambios: el modo Battery Charge, que enciende el motor de gasolina para cargar la batería mientras circula, y el modo Bettery Save, que sirve para reducir el uso de energía de la batería.

Para cinco ocupantes

Las versiones Outlander convencionales incluyen una tercera banca que se despliega en el baúl, una ventaja que aquí no es posible por la disposición de la planta eléctrica trasera. La cabina incluye aire acondicionado dual, techo corredizo, sistema de sonido Rockford, asientos en cuero, baúl de 498 litros (934 con los asientos traeros abatidos) y timón multifunción.

datos

Incluye control de modo ‘eco’, que le permite obtener un uso más eficiente de los motores eléctricos, el de gasolina y del sistema 4wd (4x4). La aceleración en modo eléctrico es inmediata y muy eficiente.

La Outlander PHEV tiene tracción total gracias a los motores eléctricos que mueven ambos ejes y que generan 82 caballos cada uno. La circulación en modo eléctrico es muy rápida y silenciosa, y responde muy bien en destapado, gracias también a su altura libre, de 190 milímetros. La carrocería mide 4.655 milímetros de largo, 1.810 de ancho total y 1.680 de altura.

Noticias recomendadas

Más noticias

Bajarse del carro y subirse a la moto

Pasar del carro a la moto conlleva una larga lista de consideraciones que no deberían ignorarse. Conozca las ventajas de hacer el cambio.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.