Por los pasillos del Salón de Ginebra ronda el 'Fantasma' de Rolls-Royce

El Rolls-Royce Wraith se estrena en Suiza con un sistema de GPS que le permite anticipar las circunstancias del terreno y tipo de carretera para ajustar mecánicamente las características del vehículo.

Redacción Motor

08:40 p.m. 07 de marzo del 2013

El Rolls-Royce Wrait es el vehículo más moderno, potente y avanzado que ha presentado la firma británica en toda su historia.

Y es que este 'espíritu' que brilla con luz propia en la actual cita automovilística de Suiza, desde su lanzamiento se ha manifestado entre los demás asistentes y medios de comunicación de forma perceptible, aportando nuevas tecnologías, sensaciones y prestaciones típicas de un vehículo con estas características.

Este vehículo exhibe una carrocería con inspirado acento coupé, acercándose de cierta manera al Phantom, recientemente puesto al día.

El Wraith se consagra como un vehículo de grandes prestaciones partiendo de una mecánica que esconde un potente motor V12 de 6.6 litros que entrega 624 caballos de potencia y un torque de 800 Nm, acoplado a una caja automática ZF de 8 velocidades con una especial particularidad.

Esta caja de doble embrague está asistida por GPS y detecta el tipo de trayecto que se va a recorrer, modificando las relaciones de marcha para encontrar el mejor desempeño posible y con una cómoda conducción lograr una aceleración hasta 100 km/h en tan solo 4,6 segundos y una velocidad punta de 250 km/h.

El GPS del Wraith puede ser gestionado mediante comandos de voz. Este 'gadget' se suma a otros como la información de marcha proyectada en el parabrisas frente al conductor, el alumbrado adaptativo o la apertura de puertas y capó sin necesidad de introducir la llave.  

Construido en torno a un monocasco de acero, la ventaja que ofrece esa estructura es una reducción de las medidas externas a la vez que se maximiza espacio interior. El Wraith mide 5,20 metros de largo, 1,95 de ancho y 1,51 metros de alto, cuenta con una distancia entre ejes de nada menos que 3,11 metros y llega a pesar nada más y nada menos que 2.371 kilogramos.

Referente a su estética, el nuevo Rolls-Royce Wraith alcanza el tope en cuanto a lujo y extravagancia se puede llegar a hablar, sin perder nunca los genes inculcados en cada uno de los modelos.

La parte delantera mantiene los rasgos que han caracterizado a esta marca a través de los años. Donde sí se presentan las mayores novedades, es en los laterales con dos puertas que se abren en forma contraria y en la parte trasera que mantiene las características de un vehículo coupé pero incorpora la puerta del maletero de un carro sedán.

A su vez, el habitáculo, perfectamente configurable conforme a los gustos del propietario, suma 4 plazas independientes con fácil acceso para los asientos traseros. Uno de los detalles más llamativos del interior son las 1.340 lamparitas de fibra óptica en el revestimiento del techo que dan la impresión de un brillantes y estrellado cielo nocturno.

De momento, se conoce que su precio antes de impuestos en Europa rondará los 245.000 euros, aproximadamente.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.