Un piloto colombiano volvió a pisar oficialmente el territorio de la Fórmula 1

El pasado 9 de junio, Ómar Julián Leal, bumangués de 24 años, hizo una sesión de ensayos con el equipo Caterham en Silverstone luego de participar en el Gran Premio inglés en la GP2.

Redacción Motor

08:02 p.m. 14 de julio del 2014

Colombia volvió a tocar la F1

Leal está corriendo en Europa desde el 2007, cuando se inició en la Fórmula Euroseries 3000, donde corrió dos temporadas que lo vieron dos veces en el podio en 15 carreras.

En 2009 se movió a la World Se­ries 3,5 de Renault con el equipo Prema. Fue un año difícil que solo lo vio una vez en los puntos. Pasó al Draco Racing en 2010 dentro del mismo torneo, logrando como me­jor resultado un cuarto puesto en la carrera de Brno.

Para 2011 se movió a la serie GP2, telonera de la F1 y en la cual hay varios equipos sucursales de las escuderías de la F1 y pilotos de re­serva de las mismas. Ya ajusta su cuarta temporada en la categoría, en la cual se le ha visto conduciendo para Rapax. Hizo el puesto 27 en 2011 y subió al 21 en 2012 con los autos del equipo Trident, pasando cuatro veces entre los diez primeros.

En busca de mejores monturas, en 2013 corrió para Racing Enginee­ring, lo cual se vio con dos podios consecutivos fruto de un segundo puesto en la difícil pista de Spa y un tercero en Monza. Fue su mejor temporada, aunque el 2014 pinta mucho mejor.

Este año nuevamente cambia de equipo, al Car­lin, que es el más sólido del torneo y por el cual pasaron muchos de los actuales pilotos de la F1, incluido Sebastián Vettel. Los resultados mejora­ron radicalmente con doble podio en Bahrein (2º y 3º), 4º y 5º en Barcelona y dos veces quinto en Silverstone.

Esos resultados le permitieron acceder a esta sesión de pruebas, de las pocas que tiene la F1 con el equipo Caterham, que utiliza las unidades de potencia de Renault, cuya baja confiabilidad malo­gró buena parte de la jornada, pues perdió toda la mañana esperando a que solucionaran problemas. A pesar de las demoras logró hacer 51 vueltas, que sumaron más de 200 kilómetros necesarios para recibir la superlicencia que se requiere para even­tualmente correr en la F1.

La prueba fue exitosa desde el punto de vista técnico, aunque muy corta para permitirle una fa­miliarización completa con la maquinaria, por ello sus tiempos no fueron relevantes.

Las perspectivas para la F1 son complejas, pues al nivel de estos equipos todos los pilotos deben portar buenos patrocinios para soportarlos finan­cieramente tanto en eventuales carreras, en en­sayos de viernes de los grandes premios o en este tipo de pruebas oficiales.

Sin embargo, es el colombiano que está más cerca de volver al mundial, pues Muñoz y Huertas se trasladaron a los Estados Unidos y los otros co­rredores, como Tunjo, todavía tienen varias etapas pendientes antes de acceder a estas opciones.

Es el cuarto en la F1

Ómar Julián Leal es el cuarto colombiano en subirse a un Fórmula 1. El primero fue Ricardo 'Cuchilla' Londoño, quien participó con un Ensign en los ensayos del Gran Premio de Brasil en 1981, pero vetaron su salida en la carrera porque no te­nía la licencia deportiva requerida.

Luego Roberto José Guerrero, en ese mismo equipo que luego se llamó Theodore, debutó en la F1 en 1982. Corrió 21 pruebas y su mejor resul­tado fue un octavo puesto en Alemania, 1982.

Juan Pablo Montoya empezó en la F1 en 1997 como piloto de pruebas de Williams, pero entró formalmente al mundial entre el 2001 y 2006 con Williams y al final con McLaren.

Corrió 94 Grandes Premios, ganó siete, hizo 13 poles y fue dos veces tercero del mundo.

Caterham acaba de ser vendido por el afamado hombre de negocios Tony Fernandes a un grupo de inversionistas cuya identidad no se ha revelado. Su salud financiera parece estar asegurada con este movimiento.

DATO
Leal manejó el chasis CT05 001 de Caterham con la unidad motriz de Renault. A pesar de las dificultades técnicas en el carro, cubrió 51 vueltas en Silverstone.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.