Policía de tránsito busca el control en Cali

Policía de tránsito busca el control en Cali

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

El próximo año los uniformados manejarán el tránsito en la capital de Nariño. Este año asumirán el manejo en La Hormiga (Putumayo).

La regulación del tránsito en 14 capitales del país y en 199 ciudades intermedias está hoy en manos de la Policía Nacional de Tránsito. Para este año la institución tiene previsto firmar convenio con cinco municipios más y uno de sus objetivos es Cali.

En breve se verá a la Policía por las calles de Villavicencio, Popayán, Barranquilla, Florencia y La Hormiga, y en el 2009 tendrán el control en las vías de Pasto, Arauca, Tunja, San José del Guaviare y Riohacha. Tumaco también acaba de firmar el convenio con la institución.

Las ciudades con una población urbana superior a los 50.000 habitantes podrán acceder a los servicios de la Policía de Tránsito.

El jefe de Área de la Policía de Carreteras, coronel Hernán Torres, les recordó a los nuevos secretarios de Tránsito del suroccidente del país el artículo 8 de la Ley 105 de 1993 que define a quién le corresponde prestar este servicio. El oficial participó de un foro convocado por el Fondo de Prevención Vial en Cali.

Les dijo que la institución está muy interesada en continuar con sus campañas de prevención y en velar por la movilidad en los distintos municipios del país. Incluso, entre el 2008 y el 2010 la meta es asumir los tramos de la red vial nacional que hoy están bajo el control del Ejército y la Armada.

La preocupación de las alcaldías es cómo se pagará por este servicio, hecho que según el coronel es conciliable.

"La Policía no supedita su función al cumplimiento del pago o no de un presupuesto. Ni más faltaba que la Policía impusiera valores irreconciliables que impidieran la celebración del convenio", dijo el coronel Torres.

"Lo bueno del convenio es que se firma con una institución especializada. Además, la Policía inspira respeto", dijo el secretario de Tránsito de Tumaco, Gunter Gaeth.

En Tumaco, con una población de 110.000 habitantes, el control del tránsito quedará en manos de 30 policías. Hasta diciembre pasado ese servicio era prestado por personal civil, cuota de la administración.

"Estamos en una zona roja y por la misma seguridad de las personas, optamos porque el servicio lo prestara la Policía", dijo Millán Cabrera, secretario de Tránsito de La Hormiga, Putumayo, que a finales de mayo firmará el convenio. 

Cali, un objetivo

La Policía de Tránsito busca articular el control que mantiene en las carreteras con el de las vías urbanas.

"Queremos armonizar el trabajo de la Policía y acabar con ese fraccionamiento. La gente consume licor en las ciudades y se accidenta en las carreteras", señaló el coronel Torres.

La Policía se ha acercado a la Administración caleña en busca de la firma de un convenio que le permita controlar el tránsito en la capital del Valle y sancionar a los infractores. Según el subdirector de la Policía de Tránsito, hay un buen ambiente para celebrarlo.

En Bogotá se cuenta con 1.200 policías y aquí se dispondría de 500. El cambio en la capital del país le representó a la Alcaldía un ahorro del 80 por ciento en los desembolsos que eran de 13 mil millones de pesos anuales, según dijo el asesor operativo del Fondo de Prevención Vial, coronel (r) Marco Antonio Molano.

Sin embargo, el secretario de Tránsito de Cali, Gustavo González, dijo que esa propuesta estaba quieta y que se pensaba en reforzar el cuerpo de guardas bachilleres.

En Cali, 277 auxiliares bachilleres se encargan del control vial y la meta es contar con 400, aunque lo ideal, según González, serían 600. Muchos de los que están en las oficinas tendrán que salir a la calle a controlar el tráfico promedio diario de 500 mil vehículos que circulan en la capital del Valle.

"El policía inspira más respeto que un guarda. Hay muchos guardas a los que la gente les ha pegado. Si en Cali cambiaran a los guardas no me parecería malo", dijo Juan Guzmán, conductor de vehículo particular.

Y hay perlas como esta, que exponen una opinión contraria: "Es más fácil que un policía acepte plata. Si cometo una infracción y un guarda me para, nunca se me ocurriría sobornarlo", señaló  Éver Zúñiga, motociclista.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.