Así va la política pública de Bogotá en su lucha contra el robo de autos

El Ministerio del Interior y la entidad Inif están implementando estrategias para hacer que se reduzca la tasa de hurto de vehículos en el país.

Redacción Motor

05:00 a.m. 29 de agosto del 2008

A pesar de que el Presidente de la República, Álvaro Uribe Vélez, dijo en un discurso a principios de año que la tasa de hurto de vehículos había bajado 43 por ciento de 2005 a 2006 y que en los últimos cuatro años se había reducido, es mucho lo que se puede hacer para seguir bajando los índices de esta modalidad de crimen.

La Alcaldía de Bogotá emitió un reporte del primer semestre del 2006 que dice que ¿el hurto de vehículos disminuyó en 764 casos: pasó de 2.614 en el primer semestre de 2005 a 1.850 en el mismo período de 2006¿. Eso demuestra que en Bogotá también se redujo la cantidad de vehículos robados.

Para continuar la lucha contra ese delito, el Ministerio del Interior y el Instituto Nacional de Investigación y Prevención del Fraude (Inif) adelantan una investigación para redactar una política pública, un documento que dé directrices para combatir el robo de vehículos, la comercialización de autopartes en el mercado ilegal, la receptación (recibir o adquirir un auto robado) y el fraude en seguros de autos, entre otros.

El objetivo: desmantelar bandas
El proyecto está motivado porque el Gobierno considera este delito un problema de interés público, dada su dimensión política, social y económica. En la parte social, involucra directamente a las víctimas de un robo, ya que les trae consecuencias sicológicas, sobre todo cuando hay un robo violento o con armas y amenazas; y económicas, pues pierden parte de su patrimonio.

Desde el punto de vista económico, pierde el país, pues el delito tiene incidencia en la producción de empleo y afecta la economía nacional. La dimensión política se siente por sus implicaciones sobre la seguridad, por ser una amenaza y un riesgo para la tranquilidad, la integridad y la libertad de los ciudadanos.

Mediante la formulación de estrategias, estudios y gestiones de coordinación entre instituciones, la idea es llegar a desmantelar bandas de ladrones de autos, con el firme compromiso del Gobierno de apoyar las iniciativas que allí se expongan.

Entre los puntos del documento, se propone crear un comité que integre y coordine las máximas autoridades públicas y privadas interesadas en la lucha contra este flagelo, así como generar propuestas en términos de prevención, operación, investigación y trámite judicial que hagan parte del plan.

También pretende establecer mecanismos y criterios de evaluación de las medidas implementadas para combatir esta modalidad delictiva.

CARRUSEL DE DELITOS
Una de las modalidades más comunes de robo de autos en la actualidad es conocida como ¿carrusel¿. El vehículo es ¿jalado¿ (robado en la calle, mediante una llave maestra, sin que medie la violencia), por ejemplo, en Bogotá; 24 horas antes del robo, los ladrones lo ponen a la venta en otra ciudad (por ejemplo, Medellín), tiempo suficiente para conseguir un cliente incauto, pues normalmente ofrecen el carro un poco por debajo del precio comercial, con la excusa de que quien lo vende necesita el dinero para viajar con urgencia.

Cuando los delincuentes ya tienen el carro y el cliente, simplemente lo venden antes de que las autoridades hagan efectiva la denuncia por hurto, que se demora días en tramitarse.

Así, los ladrones huyen con la plata de la venta del carro y dejan al comprador metido en un lío jurídico y sin el dinero que pagó por el carro.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.