Con el Polo, VW sigue recuperando el legado 'hatchback' que la ha hecho famosa en todo el mundo

Llega con nueva cara para completar la oferta de compactos de la alemana. En Colombia se ofrecerá en tres versiones de equipamiento, los mismos atributos de seguridad y transmisión manual o Tiptronic.

Redacción Motor

04:08 p.m. 10 de marzo del 2015

VW Polo recicla la familia

La cadena hatchback de Volkswagen ya está completa. Con la llegada del renovado Polo, el importador de la marca alemana en nuestro país ajustó definitivamente el portafolio de sus más reconocidos compactos y suavizó esa especie de escalafón que arrancaba con el pequeño Gol de 99 caballos, daba un salto hacia el Golf de 110 y terminaba con el Golf Gti, el ‘aspiracional’ que se mueve con un motor turbo de 220 caballos de potencia.

Este nuevo jugador se ubica entre el Gol y el Golf, con los apellidos Trendline, Comfortline y Highline, los dos últimos armados opcionalmente con caja manual de cinco o Tiptronic de seis marchas, pero todos con el mismo motor de cuatro cilindros y 1.598 centímetros cúbicos que logra una potencia máxima de 105 caballos a 5.600 rpm.

Esto significa que, aun tratándose de tres vertientes de carrocería, son cinco las alternativas para el consumidor, con precios entre 39 y 50 millones de pesos: un rango amplio que lo obligará a competir por igual con vehículos de motores más reducidos, como el nuevo Mitsubishi Mirage (al que le dedicamos capítulo aparte en esta edición), y otros con máquinas similares y diferente equipamiento, como el Ford Fiesta Titanium, el Nissan Note o el Honda Fit.

No es fácil ubicar el VW Polo en un nicho de usuarios específico, pues se trata de un vehículo manso cuando circula a ritmo de trancón con la caja Tiptronic funcionando en sistema automático, y muy ágil si se echa mano de las opciones ‘sport’ y ‘secuencial’, dos modos de conducción adicionales que cambian la relación de los cambios y permiten un andar veloz y placentero en la carretera.

Eso sí, ninguno es tan agresivo como el que equipa la caja manual de cinco velocidades, con cambios cortos que llegan fácilmente a las 4.000 rpm, aunque relajados cuando se pasa de la cuarta a la quinta velocidad. Aquí, la sensación es la del Golf de marras gracias también a la dirección electromecánica que equipa a todas las versiones, la cual da una sensación de seguridad cuando se circula en curvas o se esquivan obstáculos en la carretera.

La suspensión (independiente tipo McPherson con barra estabilizadora adelante y de eje autoportante semiindependiente atrás) también juega un papel importante al momento de apretar el acelerador en carreteras accidentadas, pues se siente confortable en ondulados y rizados, al tiempo que le ayuda al timón a encontrar el camino correcto cuando el conductor se torna exigente al arrancar, cruzar o frenar.

Todo esto resume la filosofía con la cual fueron concebidos los hatchback de Volkswagen, de vehículos eficientes en términos de gasto de combustible y confort, pero no por ello carentes de la calidad y el picante característicos de la marca. Los números de las pruebas de laboratorio hablan de un consumo de un galón de gasolina cada 40 o 50 kilómetros, una cifra que habría que constatar con el uso diario dentro de nuestras congestionadas ciudades, especialmente las ubicadas muy por encima del nivel del mar, como Bogotá.

El VW Polo fue delineado con una atractiva figura y unas medidas generosas, incluida una distancia entre ejes de 2.469 milímetros, mayor a la del Gol, menor a la del Golf, pero suficiente para cumplir con las expectativas de los usuarios que ruedan en familia, y los solitarios que buscan un vehículo ‘vestidor’.

La ficha técnica ofrece todas las versiones con frenos ABS y distribución de frenado EBD, doble airbag y elevavidrios eléctricos (de un solo toque en las versiones mejor dotadas), ajuste de dirección en altura y profundidad, rines de 14 pulgadas para la carrocería Trendline y de 15 para los modelos Comfortline y Highline y detalles de la carrocería y la cabina que desmarcan, en mayor medida, al modelo de entrada, como aire acondicionado automático y Bluetooth (Comfortline y Highline) o sensor de reversa y control de radio y teléfono en el timón, tan solo presentes en la versión Highline.

Llega de la planta que posee la marca en la India, pero no por ello sin los requisitos de calidad exigidos por la casa matriz y sobre los cuales hacen mucho énfasis quienes comercializan este vehículo alrededor del mundo. Por eso, dicen, prefieren ubicarse por encima de sus competidores para sacrificar precio y no calidad.


Cabina refinada

El interior del Polo es sobrio y con acabados similares a los del Golf. Asientos forrados en tela, el diseño del timón característico de la marca y un tablero moldeado en plástico de buena calidad. La versión Highline incluye comandos de radio y Bluetooth en el volante y equipo de sonido con CD/ MP3 con puerto USB, auxiliar, ranura para tarjeta SD y cuatro parlantes (también presente en el modelo Comfortline), mientras que la Trendline se ofrece con preinstalación para cualquier tipo de radio.


Algunos competidores del Volkswagen polo Trendline de 39 millones de pesos

CHEVROLET COBALT 1.8 LTZ
Tiene motor de 1,8 litros y 104 caballos de potencia. Se organiza en dos versiones, según su transmisión: en manual de cinco velocidades o automática de seis. Viene con doble airbag, frenos ABS, dirección hidráulica y su baúl es enorme: 563 litros. Origen: Colombia. $ 41,5 millones.

FIAT IDEA ADVENTURE
Este crossover tiene un motor de 1,6 litros y 113 caballos de potencia con un torque de 160 Nm. Incorpora doble airbag, frenos ABS y EBD, aire acondicionado, vidrios, seguros y espejos de mando eléctrico y sistema Locker de bloqueo del diferencial. Origen: Brasil. $ 41,7 millones.

FORD FIESTA SEDÁN
En este precio arranca la carrocería sedán con motor de 1,6 litros y 120 caballos de potencia. Es uno de los más equipados de la zona, con siete airbags, dirección eléctrica, control de estabilidad, asistente de arranque en pendiente y sensor de reversa. Origen: México. $ 42 millones.

HYUNDAI I25
Llega con motores de 1,4 litros de 100 caballos y de 1,6 litros de 122 caballos de potencia (este último arranca en 40,7 millones de pesos), todos con caja manual de seis velocidades o automática de cuatro. La versión más básica es la hatchback. Origen: Corea. $ 38,9 millones.

KIA RIO
Sus motores son de 1,25 litros, de 87 caballos de potencia, y 1,4 litros de 109, con cajas manuales de cinco y seis velocidades o automática de cuatro. De serie trae vidrios, espejos y seguros eléctricos y dirección electroasistida. Origen: Corea. $ 38,3 millones.

MAZDA 2 SPORT
Tiene motor de 1,5 litros de 102 caballos de potencia, acoplado a una caja manual de cinco velocidades o automática de cuatro. Le añadieron doble airbag, frenos ABS con EBD, dirección electroasistida y vidrios y espejos eléctricos. Origen: Colombia. $ 38,9 millones.

NISSAN TIIDA MIIO
Este sedán tiene motor 1,8 litros de 124 caballos, el más potente y el de mayor torque (170 Nm) por su precio, con caja automática de cuatro velocidades. Su equipo básico incluye aire acondicionado y timón graduable en altura. Origen: México. $ 40 millones.

NISSAN VERSA
Este precio corresponde a la versión básica, que trae motor de 1,6 litros de 106 caballos de potencia, con disponibilidad de caja manual o automática. Todas las ediciones incluyen doble airbag y frenos ABS con EBD. Origen: México. $ 39,5 millones.

SKODA FABIA COMFORTLINE
Incorpora motores de 1,2 litros y 69 caballos y 1,6 litros de 108 de potencia, con versiones que rondan entre 39 y 41 millones de pesos. Cuenta con sensores de reversa e indicador de manejo económico. Origen: República Checa. $ 39 millones.


El nuevo Cross Fox

Unido al Polo, Porsche Colombia (representante de Volkswagen en el país) presentó el renovado Cross Fox, un vehículo ya conocido por estas latitudes, que llega de Brasil con rines de 16 pulgadas en sus versiones más equipadas y cambios en su estética exterior, como boceles en las molduras inferiores, luces traseras horizontales que cubren parte del portón, rieles de techo con bocel plateado y una pinta exterior e interior mucho más ‘Volkswagen’.

Fue equipado con motor 1,6 litros de 110 caballos de potencia y caja manual de seis marchas o automatizada (i-Motion) de cinco, que no es electrónica como la ‘secuencial’ del Polo, sino mecánica, aunque maniobrable sin necesidad de embrague.


DATOS
17 espacios para guardar objetos, entre gavetas, portavasos, guanteras y carteras de las puertas, tiene el VW Polo, además del baúl de 262 litros que se acciona maniobrando el logotipo trasero.

40 años cumple el VW Polo en el 2015. Arrancó en 1975 como modelo básico de tres puertas y hoy se ofrece en Europa con diferentes motorizaciones y en versión GTI de 192 caballos de potencia.

El diseño del VW Polo fue pensado de adentro hacia afuera para darles prioridad a la seguridad y el confort de los pasajeros. Esto se traduce, según sus voceros, en una cabina más amplia y cómoda y una carrocería con todas las características de seguridad exigidas por la marca.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.