Póngase en los zapatos de los demás a la hora de conducir

Conocimiento y destreza son virtudes que hacen más 'profesionales' a los conductores y les permiten ser más consecuentes con el entorno vial.

Redacción Motor

05:00 a.m. 23 de septiembre del 2008

Conocimiento y destreza son virtudes que hacen más 'profesionales' a los conductores y les permiten ser más consecuentes con el entorno vial.

Es importante ponerse en la situación de los demás conductores y usuarios de la vía para convertirse en un conductor previsivo y, según un estudio del Centro de Experimentación y Seguridad (Cesvi), diferenciarse de los conductores que no son profesionales.

"Como un corredor profesional que necesita horas de entrenamiento para llegar a la fama ¿añaden los expertos de Cesvi-, quienes aspiran a convertirse en conductores responsables necesitan muchos kilómetros al volante para desarrollar destrezas útiles sobre la vía". Para lograrlo, se debe tener en cuenta una serie de aspectos importantes.

Adaptación a la realidad. Tiene que ver con la madurez de la persona y su capacidad de distinguir entre las conductas adecuadas y las que no lo son, a la hora de tomar el volante.

También es importante tener claro que el vehículo es solo eso: un medio creado para transportarse, ¿no para utilizarlo como escudo de defensa frente a los demás¿.

La responsabilidad. Se refiere al respeto por las normas de tránsito, que están ahí para que los conductores, peatones, ciclistas y motociclistas compartan la vía sin mayores traumatismos.

Todo derecho trae consigo una obligación: si usted quiere que los demás le respeten su derecho a circular sin peligro, usted debe procurarles lo mismo a los demás.

El autocontrol. Un conductor profesional es capaz de controlarse frente a situaciones extremas que se le presenten en la vía y evita a toda costa la agresividad.

Manejar demasiado estresa
Usar el vehículo para todo y pasarse horas enteras frente al volante deteriora el estado físico del conductor y lo convierte en una persona irritable e intolerante en la calle.

Por eso es importante dejar guardado el carro cuando no lo necesite y no conducir durante mucho rato por la noche, ya que la mente no está diseñada para ¿torear¿ demasiado estrés y el cuerpo pide más reposo de noche que de día.

Aquí juegan un papel primordial los malos hábitos alimenticios, que se alteran no solo porque se está manejando a la hora de la comida, sino porque, "para ganar tiempo", se suele comer a las carreras, ya sea viajando por carretera o trabajando durante altas horas de la noche.


UN CONDUCTOR PROFESIONAL¿
Trata de prepararse intelectualmente.
Es conocedor de sus limitaciones y actitudes.
Sabe sortear las situaciones extraordinarias que se le presentan y trata de resolverlas lo mejor posible.
Se mantiene informado.
Es una persona líder y digna de imitar.
Tiene mucha seguridad en sí mismo.
Fuente: Cesvi Colombia.


SIGA ESTAS RECOMENDACIONES
Respete a los demás actores de la vía y cumpla con las normas de tránsito.
No vea su vehículo como un instrumento de dominio sobre los demás, sino como lo que es: un medio de transporte.
Actualícese no solo en normas de tránsito, sino en los cambios de vías, desvíos, nuevos puentes, etc. que determinen las autoridades.
No les conteste a los conductores agresivos, ni los provoque. No vale la pena arriesgarse. 


DEJE LOS PROBLEMAS EN CASA
Identifique qué le produce estrés y cuál es la reacción, mientras va manejando.
Organice bien sus cuentas: la sensación de falta de dinero es de las que más produce estrés.
Saque tiempo para su familia y sus hijos. Actividades lúdicas con ellos son un antídoto muy eficaz contra el estrés.
Busque un pasatiempo agradable, que le sirva de distracción después de conducir por largo rato.
Aprenda a manejar la rabia: cuando usted pelea con otro conductor, quizá le dure ¿la espinita¿ todo el día, mientras que a su contrincante probablemente se le pase rápido.
Administre bien su tiempo y trate de desplazarse en carro lo menos posible.    

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.