718: menos pistones, más caballos

El Porsche Boxster recibe unos nuevos motores de 4 cilindros turbocargados, de 2.0 y 2.5 litros, que producen 300 y 350 caballos, respectivamente.

Revista Motor

04:15 p.m. 03 de mayo del 2016
Porsche 718 Boxster

Porsche 718 Boxster

Toda la plataforma mecánica fue modificada y la cabina también tiene profundos cambios que ameritan su nueva apelación de 718.

Dos hechos fundamentales se registran en la historia de Porsche en el año 1964: nace el 911 que remplaza al muy conocido deportivo 356, y en este carro viene un motor de seis cilindros opuestos y 2000 cm3 que reemplaza a los de 4 pistones enfriados por aire que construyeron los primeros episodios en pista y ruta de esta marca.

Porsche 718 Boxster

Porsche 718 Boxster

El seis cilindros, que pasó por enemil cirugías de profunda ingeniería, hoy tiene más del doble de la cilindrada (3.8 litros) y con su turbocargador sopla 580 caballos de potencia, 432 más de lo que marcaba la máquina inicial, con la cual no comparte sino las tradiciones, pues es enfriado por agua y tiene una construcción totalmente diferente. Así tiene que ser más de medio siglo después.

Si la magia de Porsche ha logrado que un motor de esa potencia sea manejable a pesar de estar instalado en la cola de los 911, ahora se aplicó a la mecánica de los cuatro pistones y acaba de lanzar el 718, que no es otra cosa que un nuevo Boxster con la máquina instalada –como debe ser– en el centro del chasís, con otra familia de motores, más pequeña en cilindrada, pero ayudada por un fantástico turbocargador con el cual sus minúsculos 2000 cm3 de desplazamiento logran nada menos que 300 caballos. O 350, si pide la pistonería de 2.500, cifra que es mejor que la del motor que abandona el modelo de seis cilindros, que sale de producción.

Porsche 718 Boxster

Porsche 718 Boxster

No se trata de un ‘baby Porsche’ como se especuló durante tantos años sobre la llegada de un nuevo modelo más básico y económico en la familia de los deportivos. Por el contrario, el 718 pesa una decena de kilos suplementarios y su precio tiene un pequeño aumento. Tampoco de aplicar la tesis del ‘downsizing’ para ofrecer motores de menor costo y plantear un modelo más básico de entrada. Obliga entonces a preguntarse: ¿por qué y para qué lo hicieron?

El argumento central es ofrecer más eficiencia en los consumos de gasolina, anunciada con una ganancia en distancia por galón del 13 por ciento. Pero para Porsche, siempre en cada modelo –así sea con otra cabina o plataforma, como es este caso–, su filosofía es ofrecer siempre mayor potencia y rendimiento en sus motores.

El turbocargador

EL CAYMAN RECIBE LA MISMA MECÁNICA Y NOMENCLATURA Y SE COLOCÓ DE MANERA SIMULTÁNEA EN EL MERCADO PARA QUIENES PREFIEREN LA CAPOTA DURA Y LA FIGURA DEL COUPÉ.

Para este caso, la compleja instalación del sistema de enfriamiento del aire de admisión y la turbina del turbo de geometría variable son apenas dos de los exquisitos detalles del nuevo modelo. El turbo, que puede cargar hasta 20 libras, pone su presión máxima en el momento de torque, con lo cual la respuesta de la máquina es tan rápida como la del motor atmosférico y luego sostiene la carga en la gama completa del tacómetro, por lo cual el aparato acelera linealmente, sin patadas en la silla, de 0 a 100 en 4,7 segundos con el motor 2.0, o en solo 4,2 con el empuje de los 2.5 litros. Sostenido el acelerador a través de los seis pasos de la caja manual o de los 7 de la dotada con el sistema PDK de cambios más rápidos, la aguja marca 275 o 285 kilómetros por hora, dependiendo de la versión.

Porsche 718 Boxster

Porsche 718 Boxster

El chasís es nuevo, los frenos son mejores, las llantas ligeramente más anchas, diseñadas para este modelo (Pirelli) y de un impresionante agarre en piso empapado, en el cual probamos el carro; la dirección es de respuesta más rápida y la suspensión trasera reforzada, son algunas de las líneas del largo expediente de detalles técnicos que rodea a los 718, nombre que también se hace extensivo al Cayman, que por primera vez tiene una mecánica idéntica a la del convertible Boxster.

No estuvo de la mano del escenario el clima en la zona de Estoril, Portugal, donde probamos el carro, pero en esas ráfagas de agua, sobre piso incierto, se aprecia mejor el balance del carro y el perfecto trabajo de los controles de estabilidad y frenado, que son de uso obligatorio para domesticar con el computador la abundante caballería. A pesar de eso, lo hurgamos hasta los 260 (en un aeropuerto militar donde fueron los ensayos) sin ninguna aprehensión, sobre los charcos enormes en el concreto de la pista y las sucesivas pasadas por el eslalon, con el acelerador a discreción del piloto, fueron más que indicativas de los perfectos modales de este carro, ayudados por el motor central y la progresión perfecta de la potencia.

PORSCHE 718 BOXSTER

PORSCHE 718 BOXSTER

Obvio: todo viene con una nueva carrocería, cuyos detalles, ángulos, perfiles, luces y bocatomas pueden apreciar en las fotos. Es mucho más simple y elegante, la parte trasera con la franja de luz roja a lo ancho resalta la marca, las luces son menos protagonistas y más Porsche, y las entradas de aire indican claramente el apetito del motor y de sus radiadores.

¿Suena como Porsche? A pesar de tener menos cilindros y de que sus gases de salida se atenúan al paso por el turbo, el sonido sigue siendo el de estos carros y, para acentuarlo, hay un parlante en la cabina que lo amplifica con todos sus gorgoreos y ronquidos. Fantástico, aún en el pacífico tránsito de las ciudades donde cada golpe al acelerador lo contestan las dos salidas traseras de los escapes.

Porsche anunció que lo tendrá en venta en el país en noviembre, con ocasión del Salón del Automóvil de Bogotá.

José Clopatofsky
Asistimos al lanzamiento de Porsche 718 Boxster en Estoril, Portugal, por una gentil invitación de Porsche Latinoamérica y de Auto Elite, importador en Colombia.

Las raíces

El 718 es un número que Porsche vuelve a poner en escena para recordar el memorable auto de carreras que llevaba, como los nuevos, un motor de 4 cilindros opuestos y central en el chasís. Este Spyder, llamado 550, ganó más de 1.000 carreras, aunque solo se hicieron 89 piezas, entre 1953 y 1960. El motor era una compleja maquinaria con dos ejes de levas en cada banco, conocido como el ‘Fuhrmann’. Una segunda versión de este carro, el 718 RSK, que quería decir ‘Race, Sports’ y la K para distinguir sus suspensiones con barras de torsión, se hizo hasta 1964, con numerosas variantes, incluido un motor de 8 cilindros.

Las raíces

Las raíces

Las raíces

Las raíces

El turbocargador

Es una joya por su turbina, que cambia las aspas de posición mediante un motor eléctrico. De esta manera hace el mejor uso del paso de los gases de escape y el torque es inmediato desde las más bajas revoluciones.

El turbocargador

Turbocargador del 718

DATO

El intercambiador de calor de la admisión -intercooler- que va sobre el motor se refrigera con dos radiadores de agua independientes con sus ventiladores, que pasan líquido frío en los tanques del aire de admisión que suele estar apenas a 20 grados por encima de la temperatura ambiente.

Noticias recomendadas

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.