Con la presentación del nuevo BMW 328i la marca se puso al día con la evolución del Serie 3

Además de la nueva carrocería, el 328i estrena el motor 2 litros con dos turbocargadores secuenciales y una caja de ocho cambios que optimiza aún más su funcionamiento.

Redacción Motor

09:39 p.m. 16 de abril del 2012

Ver galería de fotos del BMW 328i

No hay nada como vivir y sentir un automóvil en su lugar de  operaciones. Probamos autos en muchas partes del mundo, todas con mejores calles y carreteras, obviamente, pero cuando retomamos un modelo nuevo en nuestro hábitat, las comparaciones y diferencias son mucho más notorias.

En especial cuando se trata de un contacto con el nuevo Serie 3 de BMW. Y más si debajo del capó está instalado un sensacional motor de 2 litros, cuatro cilindros, pero con dos turbocargadores
secuenciales, que pone a las ruedas traseras a trabajar arduamente para contener los impulsos de los 245 caballos de potencia.

Este carro se llama 328i, referencia que, no sobra recordar, en BMW ya no indica la cilindrada sino más bien la equivalencia de lo que son los motores de ahora con el rendimiento de modelos anteriores.

Para citar una comparación, un 3.0 atmosférico de seis cilindros en BMW está en los 255 caballos, y este mucho más pequeño tiene casi el mismo rendimiento, con el beneficio de que a la altura de Bogotá no cae en potencia.

Por eso, este 328i que pasó por nuestras manos es un verdadero "tote". Como si fueran pocos los músculos de la máquina, la conectaron con una caja automática y secuencial manual de ocho cambios, con lo cual la cascada de relaciones nunca deja al motor por fuera de su mejor gama de torque y permite manejarlo como
un juicioso carro de calle o como un camuflado superdeportivo que pulveriza las distancias y deja plantada a la concurrencia en los semáforos, por un competitivo precio de 114 millones de pesos comparado con los otros autos del segmento.

Como decíamos, son distintas las impresiones que genera un auto en su zona de trabajo respecto a un contacto inicial que tuvo MOTOR en otro escenario con ocasión de su lanzamiento en España.

Pasar los huecos de siempre, tomar las subidas conocidas, acelerarlo en los espacios cotidianos da una medida más clara y precisa de su nueva ingeniería.

Dejando aparte el motor, un gran cambio se aprecia en las suspensiones, que ahora son muy suaves y más confortables que  en el Serie 3 precedente. Igualmente la dirección es, ahora sí, objeto de una asistencia notable, por lo cual el manejo del carro es mucho menos alemán y más amable, sin castigar su estabilidad.

En el 328i pudimos apreciar las diferencias con las cuatro opciones de manejo, el sistema de apagado y arranque del motor en los semáforos (se reactiva al soltar el freno, tocar el acelerador o mover el timón), el mayor espacio de la cabina y un cambio importante en la presentación del instrumental, así como la notoria
pantalla de funciones que va sobre el centro del tablero, desplegada de manera permanente.

Además del 328i, BMW ofrece en el Serie 3, que estrena atuendo y contenido de punta a punta, el motor diésel de 2 litros y uno aún más potente, el 3.0, seis cilindros, también biturbo, con 306 caballos. Este último es el M3 más racional que uno puede comprar, empacado en traje de una berlina familiar.

Sin duda, y como era su obligación y responsabilidad al rehacer un modelo tan crítico para su portafolio, BMW consiguió un auto  totalmente nuevo sin desconectarlo de sus medidas y tipología,
y marca ahora sí un cambio radical pues en sus anteriores modelos las diferencias fueron muy sutiles y estaba en deuda con su carro insignia.

FRASES:

BMW estaba en deuda con el Serie 3, que en los últimos años no había recibido cambios tan sustanciales en la estética y la mecánica como los que trae el nuevo modelo.

Por donde se le mire, el Serie 3 tiene importantes diferencias,
además de ser más grande por fuera y espacioso en el interior.

El Serie 3 llega con tres motores, el 2.0 diésel, 2.0 cuatro cilindros turbo a gasolina, y el 3 litros y seis cilindros, también turbo, de 245 caballos.

RECUADROS:

Además de la nueva carrocería, el 328i estrena el motor 2 litros con dos turbocargadores secuenciales y una caja de ocho cambios que optimiza aún más su impresionante funcionamiento.

Ocho cambios hacia adelante

La palanca de cambios es un interruptor que permite escoger las posiciones pues no se desplaza como las convencionales y requiere familiarización. Al lado izquierdo, el selector de opciones de manejo, y el mouse para controlar las funciones de entretenimiento y comunicaciones, a la derecha.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.