Las principales marcas de relojes asociadas al mundo automotor

Los relojes y los carros son una pasión en común que lleva a las fábricas automotrices y a las relojeras a aliarse para elaborar piezas exclusivasen las cuales unen su fama y tecnología.

Redacción Motor

05:26 a.m. 20 de marzo del 2012

La pasión por los autos es equivalente al gusto y aprecio de las personas por los relojes. Por esto los grandes relojeros del mundo siempre han asociado muchas de sus piezas con esas marcas y con los grandes sucesos del automovilismo, así como con los nombres de los pilotos famosos.

La química es tal que a la par con el Salón del Automóvil de Ginebra, la más "chic" de las exposiciones, se celebró en Basilea el Baselworld, la feria Mundial de la Relojería que estaba patrocinada principalmente no por una marca propia del mundo de las máquinas del tiempo sino por Maserati.

Hay una sinergia enorme pues muchos relojes llevan los nombres de grandes competencias del pasado y presente o son la dotación oficial de los pilotos relevantes, y, a la vez, hay automóviles que incluyen grandes marcas en su instrumentación de abordo, como es el caso del reloj Breitling que va en todos los Bentley.

Hay una razón por la cual las revoluciones de los motores y las agujas de los relojes son inseparables pues todas las referencias de las máquinas o la velocidad vienen dadas contra el tiempo: revoluciones por minuto, kilómetros por hora, aceleración y más.

Tiempo a las carreras
El encargado de abrir esta puerta y afianzar la alianza entre el tiempo y los caballos de potencia fue Edouard Heuer, en 1860, poco antes de fundar la fábrica de relojes hoy conocida como Tag Heuer.

La historia comienza años antes de 1870, cuando los fabricantes de relojes empiezan a fijarse detenidamente en los caballos, y no precisamente en los de potencia sino en los verdaderos que competían en carreras. Se dieron cuenta de que debían fabricar piezas que estuvieran a la par con su velocidad y aceleración para poderlos comparar y cuantificar.

La pericia de Heuer lo llevó a crear los cronógrafos en 1882, con los cuales se podía -y se puede- registrar el tiempo de un intervalo. Rápidamente estos aparatos se convirtieron en la herramienta principal de los jinetes y todos sus equipos.

En 1887, Heuer patentó el revolucionario mecanismo de piñones
de oscilación, que hoy se sigue usando. Así, cuando empezaron las carreras de autos, los relojes estaban a la par para registrar y  pedir la evolución del automóvil. Los años pasaron y los cronógrafos fueron adquiriendo importancia en las pruebas de velocidad para valorar en tiempo la capacidad de los motores. Ya en 1900, la competencia entre las relojeras se concentró en buscar la precisión cronométrica, y mientras los carros adquirían velocidad y tecnología, los relojes obtenían mayor sofisticación.

Por esto, más temprano que tarde, entraron a las pistas las grandes fábricas de relojes. Aunque al principio Rolex se  especializó en relojes de marina, no pasó mucho tiempo para que comenzara a hacer lo mismo en aplicaciones para los  utomóviles, y desde 1930 patrocinó en forma los deportes de grandes competencias.

Actualmente es el auspiciador de la Rolex 24 Horas de Daytona, evento que inspira el famoso Cosmograph Daytona, de las 24 Horas de Le Mans y Le Mans Series. Además, por muchos años fue la fiel aliada del reconocido piloto Jackie Stewart.

La competencia de los relojeros en las pistas se endureció cuando a mediados de siglo, Omega llegó con una pieza muy fuerte: el Speedmaster, que en 1965 fue el único, en su momento, probado y aprobado por la Nasa, que lo designó como dotación oficial del equipo de astronautas que fue a la Luna por primera vez.

Siguiendo con sus nexos espaciales, Omega presentó en el Baselworld 2012 el Speedmaster Professional Apollo-Soyuz, en el cual incorpora una carátula con partes de un meteorito extraído de Namibia en el África.

Otro gran jugador en este ámbito es Chopard, considerado el espíritu de las carreras, padrino oficial de la tradicional carrera Mille
Miglia, de la cual nace la edición limitada todos los años del reloj "Mille Miglia", hecho en oro rosado y del cual solo se tallan 250
unidades destinadas a los participantes en la competencia, aunque también hay edición en acero, algo más popular y mucho más accesible.

Chopard tiene además en su catálogo el Jacky Ickx V, con el cual hace un homenaje al conocido belga, ganador cinco veces de las 24 Horas de Le Mans.

Por esta misma línea de asociar a los grandes pilotos de la historia está el exquisito cronógrafo Tazio Nuvolari, de Eberhard & Co, famoso por que el primero (de 1992) fue fabricado en oro rojo de 18 quilates como ho menaje al piloto italiano de ese nombre, ganador del Gran Prix de Europa en 1935, de la Mille Miglia en dos ocasiones y de las 24 Horas de Le Mans en 1933, entre otras.

Su particularidad, además del diseño y el funcionamiento,
es que lleva la firma del piloto "Mantuano Volador" y en el interior de la tapa la legendaria tortuga dorada, amuleto de la buena suerte del piloto, que le fue regalada por Gabriela d'Annunzio con la dedicatoria "el animal más lento del mundo para el piloto más rápido del mundo".

En la historia de Audemars Piguet, partícipe de varios rallyes como el Tour Auto, el National Classic Tour (Bélgica) y el Audemars Piguet Gstaad Classic (Suiza), se cita su asociación en el 2005 con el piloto Rubens Barrichello para la cual lanzó el Royal Oak Offshore Rubens Barrichello. Hoy Oris, la misma casa que en 1970 produjo el Chronoris, uno de los relojes más emblemáticos
de la Fórmula 1, ha sido patrocinador por varios años del
equipo Williams con esta competencia, por el cual hizo
el Williams F1 Team Skeleton Engine Date.

Por su parte, la firma sueca Hublot hizo el F1 King Power, el reloj emblema de la Fórmula 1 en el 2010, que llama la atención porque utiliza alta tecnología y un fino logo de la F1 en oro blanco plasmado en la pantalla.

Y hace pocos días presentó, durante el Baselworld 2012, el Big Bang Ferrari, como muestra de la unión que hicieron ambas marcas, del cual saldrán 500 ejemplares fabricados a mano con cajas de oro de 18 quilates y mil de titanio.

Y si de patrocinadores de la velocidad se habla, una marca hito del automovilismo es Tag Heuer, la cual ha pasado por las 500 Millas de Indianápolis, las 24 Horas de Le Mans, la Fórmula 1, ha hecho negocios con las escuderías Ferrari y McLaren, con quienes ya tiene más de un cuarto de siglo de comunidad. También ha sido y es apoyo de pilotos como Ayrton Senna, Fangio, Räikkonen, Mika, Häkkinen, Fernando Alonso, Louis Hamilton, Juan Pablo Montoya y David Coulthard, entre otros.

Además tiene uno de los relojes más codiciados de la historia del automovilismo, el Tag Carrera, diseñado en 1964 por el mismísimo Jack Heuer como homenaje a la carrera Panamericana de México. Es famosa también la máquina de tiempo que llevaba Steve
McQueen en la película de las 24 Horas de Le Mans.

Tiempo: ADN de los carros
Poco después de que los cronógrafos hicieran parte de las carreras, con la misma elegancia con la que adornaban los bolsillos y las muñecas de las personas, también empezaron a hacer parte de los tableros de los carros, usualmente hechos con finas maderas donde era pertinente un reloj de marca y renombre a la par con el nivel del auto.

Al punto que hoy son varias las alianzas históricas que permanecen entre grandes fabricantes de autos y de máquinas del ti empo como el caso de Bentley y Breitling, que unieron las alas de sus escudos y hoy existe el reloj Supersports como parte de la boutique del famoso fabricante de carros.

Por años -incluso se habla que viene desde días después de la Primera Guerra Mundial-, Jaeger-LeCoultre ha contado el tiempo de los Aston Martin.

Es conocido también el apretón de manos de Bugatti y Parmigiani Fleurier, quienes ya llevan años trabajando juntos. Y este año también se dio a conocer la alianza de dos grandes: Bulgari y Maserati, y para sellar el lazo presentaron el Octo Maserati en Basilea, un reloj digno de coleccionar.

PORSCHE DESIGN
Otra marca ligada a los relojes es Porsche con su filial Porsche Design, que desde los años 60 está fabricando relojes con brújula, especiales para buceadores, además del Le Mans Frontansicht.

FRASES:

Aunque el cuarzo hizo una revolución con los relojes digitales,
los movimientos mecánicos tradicionales y de cuerda automática.
siguen siendo la referencia de calidad, diseño y precio y superaron
largamente la ofensiva de las pilas.

Usualmente los "relojes de carros" de importancia son de marcas costosas y exclusivas y también objeto para obras de alta joyería como algunos modelos del Rolex Daytona.

report_error_form_error
Reporte enviado
¿Encontraste un error?
Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.