Prototipos que algunas marcas crearon para 'Gran Turismo' no se quedaron en una propuesta de diseño

Hechos para la sexta entrega del famoso juego digital, han tenido desarrollos en modelos reales, que muestran las proyecciones mecánicas y estilísticas de sus futuros modelos deportivos.

Redacción Motor

10:42 p.m. 01 de julio del 2014

Imágenes de los autos virtuales

Del mundo virtual al real. La presencia de las marcas en las consolas virtuales a través de los juegos de conducción y velocidad como Gran Turismo se ha converti­do en una gran vitrina para mostrar las capacidades mecánicas y estilís­ticas de sus carros y la posibilidad de probar virtualmente sus condi­ciones de potencia y deportividad, unidas a unas líneas de fantasía.

Por esa razón, los vehículos vir­tuales tienen unas capacidades que en muchos casos son difíciles de emular en la realidad, pero gracias a los avances tecnológicos de los juegos y a la fidelidad que los usua­rios reclaman y las marcas que pre­sentan sus modelos necesitan, cada vez la realidad y la fantasía ruedan más cerca, tanto en la forma como en el fondo.

Ese es el caso de los más recien­tes modelos que las marcas Mer­cedes Benz, Nissan y Volkswagen desarrollaron para la sexta saga del famoso videojuego.

Por ejemplo, Volkswagen, con el denominado Roadster GTI, se puso a la tarea de hacer la versión más radical y deportiva para el prototipo del Golf, su automóvil insignia. Usó como plataforma para el jue­go el Volkswagen Golf en su sépti­ma generación y le hizo profundos cambios estéticos para darle el es­píritu más competitivo hasta ahora visto en la casa alemana.

Gracias a la flexibilidad de los programas gráficos, VW lo recortó a la altura del capó y lo transformó en un biplaza con un diminuto pa­rabrisas que integra las ventanas laterales, eliminó el techo y con­virtió el pilar C, característico de la nueva generación del Golf, en una enorme barra antivuelco en la parte posterior que está integrada a la carrocería.

A esas primeras modificaciones se suma también la nueva vista fron­tal y posterior. En el caso del frontal, se pueden anticipar los rasgos que muy posiblemente ya están plas­mando los ingenieros de Volkswa­gen en sus próximos carros.

Con unos enormes bómperes, una diminuta parrilla superior so­bre la cual flota el logo y que con­trasta con la gran entrada de aire inferior en forma de trapecio in­vertido, los bajos faldones, las luces led para el día en forma de L inver­tida y el conjunto óptico principal instalado en el extremo de la angu­losa trompa, justo en el frente de los abombados pasos de rueda, este carro en nada se parece a un Golf. Y menos si se contemplan los dos respiraderos que rompen con la mo­notonía del capó y le dan un estatus atlético.

En los costados, llama la atención que el carro pareciera estar integra­do por tres piezas. Un marco infe­rior hecho en fibra de carbono que se extiende por la parte baja de toda la carrocería, luego el costado que a la altura de las puertas se convierte en una delgada lámina, y retraídas hacia adentro están las puertas, que, dicho sea de paso, son tipo 'tijera', pues se abren hacia arriba utilizando el pilar A como pivote. Estas puertas hacen también que el carro tenga una cintura de avispa.

En la parte posterior se cierra el conjunto con un enorme alerón que le da pinta de monoplaza de Fórmu­la 1 al Roadster GTI, leds para los stops que tienen forma de búmeran, una gran salida de aire con una re­jilla estilo panal, muy atípica por cierto, y en la gran salida inferior los difusores que, junto con el logo que identifica a este prototipo y las sali­das de escape de ubicación central, le aportan el sabor adecuado a este espectacular deportivo.

El interior también es de otro mundo. La cabina está dividida en dos, con espacios individuales para conductor y pasajero, el tablero de instrumentos no existe y fue reem­plazado por una pantalla táctil que va presentando la información según las necesidades de conducción o prefe­rencia del piloto; los asientos son tipo cubo con cinturones de cuatro pun­tos y, por último, el volante proviene de una concepción aeronáutica.

Pero el cuento va más allá por­que este GTI, además de ser el más reciente agregado en los carros del juego Gran Turismo 6, existe en la vida real y se presentó en la feria conocida como el Wörtherse, en la cual anualmente todos los aficiona­dos de la marca y los más reconoci­dos modificadores de los automóvi­les de serie asisten para confrontar sus proyectos. Lo que no esperaban es que el competidor más duro fuera la propia marca con este prototipo funcional que dejó a todo el mundo boquiabierto y con la ansiedad de poder algún día comprarlo si pasara a la línea industrial.

Pero VW no está solo en esta nueva tendencia. Hay otros ejem­plares hechos para Gran Turis­mo no menos espectaculares, que igualmente han conocido la vida virtual y real de manera simultá­nea. Por ejemplo, está el Nissan Concept Vision 2020 Gran Turis­mo, que es la última revelación y agregado de la parrilla del juego. Nissan compiló lo mejor en diseño y tecnología de sus superautos, y no se descarta que este Concept 2020 GT esté adelantando las lí­neas de la próxima generación del Nissan GT-R, según lo dio a enten­der el propio fabricante.

Sin embargo, hay quienes se atreven a afirmar que por la com­plejidad de las líneas del prototipo virtual, es poco probable que todos sus detalles sean llevados a la reali­dad en un próximo auto físico. Pero ciertos rasgos podrían esconder la siguiente generación del carro más deportivo de la marca japonesa, sin necesidad de adoptar este perfil tan afilado ni esos ángulos tan dramá­ticos.

Lo que más llama la atención del nuevo Nissan es su juego de luces delanteras dispuestas verticalmente de una forma muy particular y fu­turista, así como unas grandes 'bur­bujas' aerodinámicas que se forman en los extremos de la defensa delan­tera, que dejan ver en medio su ca­racterística parrilla. Allí se identifica plenamente con el GT-R.

También su diseño tiene una in­tersección con el legendario deporti­vo de serie en la parte trasera, como los stops redondos, el enorme alerón, que más que aportarle eficiencia ae­rodinámica para el juego es un apén­dice estético ineludible, y el peculiar diseño de sus rines y sus enormes pasos de rueda. Lamentablemente Nissan no reveló detalles mecánicos de este impresionante prototipo.

Y, por último, está el Mercedes Benz AMG Vision Gran Turismo. Un impresionante prototipo que ya debutó, desde finales del año pasa­do, en diversas muestras automovi­lísticas y en los principales salones de autos en el mundo.

Las asombrosas formas de este automóvil han recibido las críticas más positivas de la industria espe­cializada y se cataloga como obra maestra. De este prototipo resaltan la armonía de sus proporciones y el sentido estético de sus curvas, to­das puestas en su lugar. Dentro de sus detalles innovadores están las cámaras digitales, que reemplazan los retrovisores, y los enormes rines cromados y llantas de bajo perfil.

Si se hiciera realidad este pro­yecto, para lo cual la marca cuen­ta con todo el respaldo financiero, tendría un motor V8 de doble turbo y 5,5 litros de cilindrada, que le en­tregaría la friolera de 600 caballos, administrados por una caja automá­tica de doble embrague de 7 velo­cidades. Si se piensa en el peso del carro, que está en el orden de los 1.300 kilos, esto lo convertiría en un bólido impresionante con una relación peso-potencia de 2,16 kilos por cada unidad de potencia. ¡Una barbaridad!

En cualquier caso, estos carros, aunque se queden como maquetas sin pasar a la producción final, son un excelente ejercicio de diseño de las marcas que permiten que tenga­mos una visión 20/20 sobre lo que nos depara el futuro en materia de deportividad extrema.

Imágenes de los autos virtuales

El más real

El GTI Roadster es el más real de estos tres autos y sería el que menos problemas ofrecería al llevarlo a producción. Hasta la mecánica es muy racional para los alcances de Volkswagen. Este auto cuenta con un motor V6 TSI biturbo de 3 litros y 503 caballos de potencia, asociado a una caja DSG de 7 velocidades y con tracción integral permanente. Si llegara a las pistas po­dría alcanzar una velocidad de 310 kph. El carro en escala real mide 1,09 metros de alto.

Gran visión

Eso fue lo que tuvo el equipo de jóvenes diseñadores del centro de diseño de Nissan en Europa, quienes crearon este prototipo. La fachada aerodinámica de perfil de cuña del Gran Vision 2020 se concreta con sus costados con profundos pliegues y un marco inferior que integra y arma la carrocería. Como en el Volkswagen, este carro tiene las puertas por debajo del borde de los pasos de rueda y en la parte trasera sobresalen los pasos de rueda robustos, unos gigantescos difusores y sus generosos alerones.

Conciliando el pasado y el futuro

Aunque es más futurista que clásico, en el diseño del AMG Vision hay muchos rasgos del clásico 130, que se combina con aplicaciones de otros modelos icónicos de Mercedes Benz, como, por ejemplo, las puertas tipo 'ala de gaviota' del SL. La carrocería es un logro de la ingeniería, pues es ultraligera, y se­gún sus diseñadores, se inspiraron en las formas de los más grandes felinos.

DATOS
El Volkswagen Roadster GTI estuvo presente en el festival de la modificación de autos del grupo Volkswagen en Wörtherse.

El Nissan se mostró la semana pasada en tamaño real en el festival de la velocidad de Goodwood.

El Mercedes AMG Vision GT6 adornó las principales citas automovilísticas de este año, entre ellas el salón de Ginebra.

Zona Comercial
report_error_form_error
Reporte enviado

¿Encontraste un error?

Para EL TIEMPO las observaciones sobre su contenido son importantes. Permítenos conocerlas para, si es el caso, tomar los correctivos necesarios, o darle trámite ante las instancias pertinentes dentro de EL TIEMPO Casa Editorial.